Menu

Coche del día: Peugeot 505 V6

Un viejo león con corazón V6

Coche del día: Peugeot 505 V6

Esta versión del modelo más alto de la gama de la marca del león. El Peugeot 505 V6 se comercializó en 1987, tras la actualización de medio ciclo de vida, en un momento que ya gozaba de popularidad y veteranía. Andaba necesitado de un motor más potente para poderse medirse con el resto de las grandes berlinas de su clase, en vez de con vehículos más pequeños a causa de esta falta de potencia.

Tal vez este propulsor llegara demasiado tarde, casi al final de la vida comercial del Peugeot 505

Sus responsables introdujeron este motor no se sabe si para darle una jubilación con categoría, o bien dotarle de una segunda juventud y competir de tú a tú  con sus rivales. Contaba ya con una línea veterana y algo pasada de moda, y la función de vehículo de representación quedaba mermada en el coche.

Sus cotas de habitabilidad eran buenas en líneas generales, no solo por sus considerables medidas exteriores, sino por un buen aprovechamiento del espacio interior. El maletero gozaba de una gran capacidad, si acaso su baja altura y gran profundidad le quitaban algo de practicidad. Los asientos, de tapicería agradable al tacto, aunque algo calurosa, y de dureza equilibrada, resultaban muy cómodos. El asiento trasero estaba configurado para la comodidad de dos pasajeros, el tercero no tenía la comodidad de sus compañeros.

Peugeot 505 Turbo Interior

Interior del Peugeot 505 Turbo

Su acabado y calidad de materiales no eran precisamente brillantes, pero se compensaba con un equipamiento bastante bueno, como apertura remota, ABS, corrector de la altura de los faros o captafaros luminosos en las puertas. Los asientos delanteros tenían hasta cinco reglajes diferentes, incluyendo el reglaje lumbar. Resultaban amplios en todas sus dimensiones, exceptuando la longitud de la banqueta, tal vez un poco corta.

El tablero de instrumentos resultaba completo y de fácil lectura, con las palancas a mano, y el volante contaba con un diámetro y un tacto apropiados. No era difícil encontrar una postura adecuada al volante. La climatización no estaba muy conseguida, sobre todo para las plazas traseras, que no contaban con unas salidas de aireación adecuadas.

Peugeot no buscaba una potencia espectacular con este propulsor, sino una conducción agradable, aportando elasticidad, una regularidad y suavidad de funcionamiento encomiable

Peugeot 505 V6 3

Desarrollado con Renault y Volvo (PRV), lo llevaban modelos como el Renault 25 V6 y el Volvo 760 GLE. Este seis cilindros en V a 90º contaba con unos contrapesos situados en los ejes de las levas que actuaban como árboles contrarrotantes, asegurando su suavidad de funcionamiento. Era alternativa al 2.2 Turbo de gasolina

Su alimentación se llevaba a cabo por un sistema de inyección electrónica  Bosch LH 2-2 con encendido multipunto y dos detectores de autodetonación, uno por cada bancada de cilindros. Se decidió no utilizar un diferencial autoblocante para permitir un mejor aprovechamiento del ABS. La dirección contaba con asistencia variable, disminuyendo con la velocidad, hasta los 150 km/h, punto en el que permanecía invariable.

Este seis cilindros en V, en posición delantera longitudinal, cubicaba 2.849 cm3, dos árboles de levas y dos válvulas por cilindro. Erogaba 170 CV a 5.600 RPM, y 235 Nm a 4.150 RPM. Son caballos tirando a mansos, pues podías pisar el acelerador con fuerza en pleno apoyo de la curva sin tener ninguna reacción brusca del tren trasero. Al ser un coche de propulsión trasera su comportamiento era ligeramente sobrevirador, informando de una cierta pérdida de motricidad en curvas lentas. En firme mojado aparece este sobreviraje, pero fácilmente controlable, gracias a una plataforma de generosas medidas, tanto en batalla como en vías.

Peugeot 505 V6 2

Su caja de cambios era manual de cinco relaciones. El manejo de la palanca era ruidoso pero suave, con falta de precisión, por lo que había que buscar el hueco de las marchas. Alcanzaba una velocidad máxima de 200 km/h, cubriendo el 0 a 100 km/h en 9,6 segundos, y los 1.000 metros desde parado los realizaba en 31,7 segundos. Su consumo por ciudad superaba los 13 l/100 km, mientras que por vías rápidas consumía algo más de 9 l/100 km a una velocidad de crucero de 120 km/h. Con un depósito de combustible de 70 litros no andaba mal de autonomía.

Su suspensión cumplía a la perfección, transmitiendo pocas irregularidades a sus ocupantes, a pesar de contar con un eje trasero rígido. Su buena insonorización  y el elástico comportamiento del motor lo hacían muy cómodo para moverse tanto por ciudad como por carretera. La dirección de asistencia variable resultaba blandita a velocidades bajas y medias, con una relación de desmultiplicación muy directa, por lo cual había que prestar más atención si circulábamos deprisa por carreteras viradas. El equipo de frenos contaba con discos en ambos ejes, siendo ventilados los delanteros.

La mejor baza de este coche era su precio, 3.500.000 pesetas, unos 54.000 euros a día de hoy (no precisamente barato). No existían competidores que ofreciesen tanto por tan «poco», aunque su línea veterana fuese su mayor enemigo. Era un vehículo que contaba con su clientela fiel, ya con una mecánica a la altura de sus rivales. Fue reemplazado por el 605.

Os dejamos con un vídeo original de formación para empleados de Peugeot en francés, en el que cuentan las novedades de esa época, el GTD diésel, Turbo gasolina y V6.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.