Menu

Se apaga el motor de Paco Costas

Nuestro más ilustre colaborador nos dejó el 11 de Julio de 2018 a la edad de 86 años

Se apaga el motor de Paco Costas

Hoy es uno de esos días tristes que no te apetece escribir y menos este tipo de noticias. Hace unas pocas horas que Javier me avisaba de la muerte de su abuelo, D. Francisco Costas Verde, más conocido como Paco Costas. Como os podéis imaginar cuando sucede algo así, la familia pasa por unos momentos muy duros, en donde es difícil encajar el golpe, y cuesta hacerse a la idea. Desde espíritu RACER queremos dar nuestro más sentido pésame especialmente a Javier Costas y hacerlo extensivo al resto de su familia.

No tuve la fortuna de conocer personalmente a D. Paco Costas, así que no voy a hacer un repaso a su biografía, porque cualquiera puede tener acceso a ella en su página web www.pacocostas.com o en wikipedia. Les corresponde a los que le conocieron bien escribir sobre él. Pero he de confesar que mi sensación es que le conozco de toda la vida. Los que nacimos antes de 1978 o fuimos a EGB, y de manera innata tenemos gasolina en las venas, estábamos siempre pegados al televisor cuando emitían el programa «La segunda oportunidad». Personalmente me considero un fiel seguidor de este programa, que no hizo otra cosa que amplificar mi amor por el mundo del motor.

Todas las noches, D. Paco Costas nos daba una lección magistral del mundo del automóvil, pero enfocado en la seguridad vial. Yo era muy pequeño, pero mi memoria nunca olvidará la imagen de la cabecera de la serie, con ese Jaguar/Daimler XJ estrellándose y haciéndose añicos en un abrir y cerrar de ojos. Desde entonces, D. Paco Costas es como si fuese de la familia, porque entraba en nuestra casa mientras cenábamos, nos mostraba qué hacer y qué no hacer al volante, y se despedía amablemente hasta el siguiente capítulo, como si fuera un amigo que nos visita.

Paco Costas 1978Esa sencillez con la que transmitía lo que quería decir, muestra de que conocía perfectamente el tema, y sus dotes de comunicador innatas, hicieron que su popularidad se disparase. El programa se emitió entre 1978 y 1979, en TVE1 y en horario de máxima audiencia. Recordad que en aquella época solo había dos canales de televisión disponibles: TVE1 y TVE2.

Cuando terminó la serie, recuerdo haber visto algún programa de «Grand Prix: Así es la Fórmula 1», aunque no entendía mucho lo que decía, pues yo todavía era muy pequeño, pero sí sabía que aquello de los coches me encantaba.

Al llegar a mi adolescencia, le ví en «Así fue, así lo cuenta», donde continuaba con su labor divulgativa sobre la seguridad vial, pero en esta ocasión junto a algunos famosetes de aquella época, que narraban sus experiencias al volante en primera persona. Lo cierto es que me gustaba el programa, pero no llegaba a gustarme tanto como «La segunda oportunidad». No sé qué tenían sus guiones -escritos por el propio Paco Costas- o la realización de Fernando Navarrete, que enganchaba mucho.

Trabajador incansable, estuvo unido al mundo del motor hasta el final de su vida, publicando de manera continuada vídeos y artículos en su página web, donde trataba siempre temas interesantes relacionados con el motor. Últimamente podíamos seguirle en esta humilde publicación. Si queréis leer los artículos que publicó por aquí, podéis pinchar en este enlace.

Hace poco, en 2016, le entrevistaban para que contase de manera resumida la historia de su vida, pero destacaré sobre toda la entrevista una respuesta a la pregunta de si era feliz. Su respuesta no puede ser más elocuente, condensando la esencia de lo que es la felicidad:

«No me sobra nada, ni me falta nada.» – Paco Costas

Hoy a su familia le falta Paco Costas. Y a nosotros, los que le vimos en la tele, le leímos, le admiramos y aprendimos acerca de este mundo del motor, también nos falta D. Paco Costas. Pero una cosa permanecerá dentro de nuestras cabezas para siempre: la importancia de la seguridad vial.

Gracias D. Paco Costas por todo lo que nos has enseñado.

NOTA: Como homenaje y muestra de nuestro respeto por D. Paco Costas, hoy no realizaremos ninguna otra publicación. Mañana continuaremos con nuestra labor habitual. Gracias por vuestra comprensión, queridos lectores.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

El ilustre paradigma del motor personificado lleve consigo mi eterno agradecimiento y grandísima admiración.

Hasta siempre, Maestro.

Muchos ánimos a Javier y familia.

LoseJuis
Invitado
LoseJuis

Todo mi ánimo para la familia y amigos, en especial a Javier.
Un saludo.

Matt
Invitado
Matt

Dep Don Francisco.

Yo era un niño de once años cuando se estrenó «La Segunda Oportunidad»

Recuerdo incluso comprar el libro que se editó para seguir disfrutando en cada momento de aquellos imborrables capítulos.

Durante años me pregunté porqué en la EGB no se daba una o dos horas de clase a la semana de Seguridad Vial.

A dia de hoy todavía me lo pregunto.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.