Coche del día: Peugeot 206 SW

Coche del día: Peugeot 206 SW

El primer utilitario familiar de la marca del león


Tiempo de lectura: 4 min.

El Peugeot 206 SW fue una versión del Peugeot 206 que, aunque no fue la más exitosa, ayudó al cómputo total de casi 5 millones de unidades vendidas de este mito francés, que nunca ha vuelto a igualar -y mucho menos superar-, cualquier otro modelo de la marca. Fue precedido por el 206 SW Concept en el Salón de Frankfurt de 2001.

A diferencia con el Peugeot 207, para el que para su versión familiar solo hubo que esperar unos meses desde el lanzamiento de la gama, para el 206 SW hubo que esperar casi cuatro añazos para tenerlo entre nosotros. Ese momento llegaría en septiembre de 2002, habiéndose presentado un poco antes, en el Salón de Ginebra.

Con unas dimensiones de su carrocería de 4.030 milímetros, y compartiendo la misma batalla con el resto de 206 de 2.440 milímetros, era 195 milímetros más largo que las versiones de tres y cinco puertas y solo 30 milímetros mayor que el Coupé Cabrio o CC.

Peugeot 206 SW XS 2

La altura se quedaba en 1.460 milímetros -unos 32 mm más que los tres/cinco puertas- y la anchura era común en toda la gama, 1.652 milímetros. El peso era siempre bajo, estando en torno a las 1,1 toneladas para todas las motorizaciones.

Al igual que para su sucesor, todo el incremento de longitud se iba directamente al voladizo trasero, por lo que el maletero pasaba de 245 litros a 313 litros hasta el borde inferior de la bandeja, pudiendo llegar a 480 litros si metíamos equipaje hasta el techo. Nada mal para un coche del segmento B.

Estaba claramente por debajo de rivales como el Škoda Fabia Combi -430 litros- o el SEAT Córdoba Vario -390 litros-, si bien es cierto que también era entre 135 y 190 milímetros más compacto que estos.

Peugeot 206 SW XS 4

Compartía la gama de motores casi al completo con el resto de variantes, exceptuando la motorización del 206 RC. En gasolina hubo versiones atmosféricas con potencias de entre 60 y 136 CV. El primero era un 1.1, había también un 1.4 de 75 CV y un 1.6 de 109 CV, siendo el más potente un 2.0 que compartía con el GTI-.

Había que intentar evitar en la medida de lo posible las más básicas, ya que casaban poco con el carácter de “mula de carga” de este vehículo. En gasóleo, las motorizaciones HDi iban desde el 1.4 de 68 CV al 2.0 de 90 CV, perfecto este último para este 206 SW. A diferencia del 206 cuando salió, no hay ningún diésel atmosférico ni con el sistema de inyección antiguo, los HDi tienen raíl común.

Todas las motorizaciones montaban una caja de cambios manual de cinco velocidades, variando ligeramente los desarrollos de las mismas en función de la motorización, y algún automático en opción. Como era esperable, y en todos los casos, la potencia era enviada siempre al eje delantero.

Peugeot 206 SW XS 3

Una de las peculiaridades de este coche era la incorporación del tirador de las puertas traseras sobre el pilar C, en aras de darle un carácter más deportivo y de coupé y siguiendo las directrices que Alfa Romeo llevaba un tiempo haciendo con los 156 y 147. El Renault Clio ST acabó usando el mismo recurso en su segunda generación.

Otra forma de acentuar el carácter aventurero y deportivo de este pequeño familiar era con el contraste de los montantes B, C y D en color negro. Un techo del mismo color que estos montantes le habría venido de perlas, pero aún no se llevaba. Su carácter práctico se acentuaba con la incorporación de una luneta trasera practicable y barras portaequipajes de techo en aluminio, que soportaban hasta 75 kg de carga máxima.

En el interior no destacaba por ser precisamente un modelo espacioso, pero poco se le podía pedir con su corta longitud, primando sobre todo por tener un maletero de buen acceso y formas regulares. La calidad de sus materiales estaba en la media alta del segmento, típico de la marca parisina. A continuación, el interior del 206 SW XS con navegador GPS, climatizador y cambio automáticos, etc.

Peugeot 206 SW XS 5

Dinámicamente, y al mantener la batalla con el resto de versiones, iba de manera similar si lo comparábamos con los otros 206, viéndose ligeramente penalizado por el sobrepeso extra de su mayor carrocería y algo más de inercias apreciables. En Europa se comercializó hasta 2006 debido a los motores Euro 3, su vida comercial se estiró hasta 2010 en mercados como el brasileño.

Con un precio que partía de unos 11.000 euros del año 2003 -o casi 15.000 euros a fecha de 2021 con la inflación-, puedes hacerte con uno desde unos 1.000 euros hasta 3.500 si quieres una unidad con pocos kilómetros y en buen estado de conservación.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Peugeot 206 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!