Coche del día: Peugeot 205

Coche del día: Peugeot 205

El coche que salvó a Peugeot de la bancarrota y se convirtió en un mito


Tiempo de lectura: 3 min.

Peugeot es, a día de hoy, uno de los fabricantes más fuertes del panorama mundial. Sin ir más lejos, fueron uno de los desencadenantes de la creación de Stellantis, y con ello, se hicieron con el control de marcas como Jeep, uno de esos caramelos que pocas empresas rivales habrían dejado escapar. Pero ha llegado hasta ahí gracias a esfuerzo, a buenas decisiones y sí, algo de suerte.

La firma francesa llegó a estar con el agua al cuello tras hacerse con el control de Citroën, y luego, de Chrysler Europe. Fueron apuestas muy fuertes, pero les impidió renovar sus productos consecuentemente y pronto empezó a ser superada por los rivales. Además, Peugeot se ganó fama de marca conservadora, lo que tampoco hizo bien a sus ventas. Necesitaban algo que les sacara del atolladero, y ese algo fue el famoso “proyecto M24”.

El proyecto M24 se desarrolló entre 1977 y 1982 en el más absoluto secreto, algo que en la era de Internet sería bastante complicado, aunque, para ser sinceros, muchas filtraciones no son reales y son pequeños “escapes” de información que permiten las marcas. Sin embargo, Peugeot lo guardo como un secreto de estado y tenían entre sus objetivos al casi intocable Renault 5. Crearían un coche económico, práctico, fácil de conducir, ligero y aerodinámico, crearían el Peugeot 205, y cambiarían su futuro para siempre.

Todo lo que se pueda contar del Peugeot 205 se ha repetido infinidad de veces, aunque nunca está de más comentar cosas como que Pininfarina estuvo presente en el desarrollo, aunque su propuesta fue rechazada en favor de un diseño interno, de formas redondeadas, cuya evolución estuvo al cargo de Gerald Welter, mientras que Paul Bracq se vio al cargo de diseñar el interior. Incluso se usaron técnicas muy novedosas como programas CAD.

peugeot 205 (3)

Finalmente, la producción del Peugeot 205 comenzó en noviembre de 1982 en Mulhouse, y tiempo después, el 24 de febrero de 1983, se realizó la presentación oficial del modelo a la prensa. Su gama se componía de motores ya vistos en otros modelos de la firma, no había dinero para crear nuevas mecánicas, y por eso había opciones como un motor de 954 centímetros cúbicos y 45 CV. No obstante, eran otros tiempos y 45 CV se consideraban suficientes para determinados usos, aunque también había otra mecánica con 1.260 centímetros cúbicos con 80 CV.

El ahorro de costes también obligó a usar la plataforma del Peugeot 104, equipada con las suspensiones del Peugeot 305, detalles que no impidieron que fuera un conjunto muy equilibrado y capaz, que tuvo, como todos sabemos, versiones que marcaron una época, como el Peugeot 205 GTi 1.9, el radical Peugeot 205 Rallye o el brutal Peugeot 205 T16. Solo del 205 GTi se vendieron en Europa 298.345 unidades.

peugeot 205 (2)

Se mantuvo en producción durante 16 años, durante los cuales, llegaron diferentes versiones especiales, una carrocería descapotable, algunas comerciales y dos restyling. Al final, se reemplazó por el Peugeot 206, otro best seller de la marca francesa, tras haber fabricado 5.278.300 unidades.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.