Coche del día: Talbot Solara

Coche del día: Talbot Solara

Sus pobres motores y un defecto en el diseño de los frenos, le permitieron triunfar como se merecía


Tiempo de lectura: 3 min.

En 1978, Peugeot se hacía con los activos de Chrysler Europe, entre los que se encontraban varias
marcas como SIMCA y Talbot, dos compañías francesas con una historia muy interesante detrás,
sobre todo la última, Talbot, una empresa que podía presumir con orgullo de creaciones como los
Talbot Lago T26. De eso y de tener una historia de lo más rocambolesca.

Cuando Peugeot añadió a su portfolio la marca Talbot, decidió darle una segunda vida y aprovechar,
de paso, el tirón que debería tener un hombre que había sido capaz de batirse el cobre con las
mejores marcas de mundo en las carreras duras a nivel internacional, aunque de primeras, solo
renombró los modelos de Chrysler y Simca, como el Talbot 150 –en España se vendió durante un
tiempo como Chrysler 150–. Sin embargo, también tuvo que desarrollar nuevos modelos, como el
Talbot Solara.

talbot solara (2)

El Solara era un sedán de gama media-alta, o eso al menos se pretendía, que llegó para ocupar el
lugar del Chrysler 180 y se colocaría en un segmento donde había coches como el Ford Granada o el
Peugeot 604, dos huesos muy duros de roer. La base de la que partieron para su desarrollo fue el
Talbot 150, cuya plataforma se alargó ocho centímetros para darle más empaque, lograr más
espacio interior y poder lograr unos volúmenes adecuados de su carrocería de tipo sedán con 4.392
milímetros de largo. Hoy estaría entre los compactos, pero en aquellos años, era un coche grande y con
una imagen bastante elegante.

Peugeot permitió bastante libertad a los responsables de Talbot, y el Solara presumía de una calidad
general bastante buena –aunque el techo, revestido de plástico, no era precisamente lo más
acertado– y contaba con un buen equipamiento, donde destaca el ordenador de a bordo capaz de
informar sobre velocidad y consumo medio o consumo instantáneo. Incluso contaba con un testigo
para el desgaste de los frenos y otro para el precalentamiento de los motores diésel –en aquellos
años, los diésel todavía obligaban a esperar un tiempo a que los calentadores hicieran su trabajo–.

No falta, por supuesto, la dirección asistida, los elevalunas eléctricos, el cierre centralizado –sin
mando, los primeros mandos aparecieron a comienzos de los 80 en los coches más caros y lujosos–.

talbot solara (1)

Muchos cachivaches de confort, que no cuadran en absoluto con su gama de motores, bastante
pobre y además, bastante floja. Solo se ofrecía con un bloque gasolina de 1,6 litros y 90 CV, y un
diésel atmosférico de 65 CV, los cuales, podían combinarse con un cambio manual de cinco
relaciones o un cambio automático de cuatro marchas.

La producción del Talbot Solara se llevó a cabo en tres lugares diferentes, entre los que destacaba la
antigua planta de Barreiros, en Villaverde –Madrid–, propiedad actualmente de Stellantis. Estuvo a
la venta durante cinco años, entre 1980 y 1985, tiempo que permitió matricular 180.000 unidades.
No son pocas, pero tampoco son muchas. Afectó en sus ventas un defecto en el diseño de los frenos
delanteros que provocaba que se cayeran las pastillas si se apuraban demasiado, algo que,
lógicamente, dejaba al coche sin frenos.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.