Coche del día: Peel P50

Coche del día: Peel P50

El coche más pequeño del mundo


Tiempo de lectura: 5 min.

Conocido como el coche más pequeño de la historia, el Peel P50 fue fabricado por la empresa británica Peel Engineering Company en el período 1962-1965, diseñado por Cyril Cannell. Se ofrecía al cliente como un monoplaza (no de Fórmula 1) con un hueco portaequipajes para llevar una bolsa de compra. Era de fabricación totalmente artesanal y se construyó en la ciudad de Peel, sita en la Isla de Man, en el Mar de Irlanda, entre Irlanda y Gran Bretaña. Sí, la que no tiene límites de velocidad.

Resultaba tan minúsculo en sus dimensiones -1.370 mm de largo, 990 mm de ancho y 1.000 mm de alto- que todos sus elementos estaban reducido a la mínima expresión. Por la única puerta que tenía, en posición lateral, se accedía al asiento. El equipo de iluminación se reducía a un solo faro. Su velocidad máxima era de 55 km/h y estaba homologado para circular por vías públicas.

Estas dimensiones tan reducidas le hacían bastante difícil de conducir, siendo la causa más probable de su fracaso de ventas (entre 47 y 100 unidades, según la fuente consultada). Aunque tuviese unas dimensiones pequeñas el espacio interior era engañoso, si no que se lo digan a Jeremy Clarkson, que consiguió embutirse dentro de él para probarlo en su célebre programa Top Gear.

Se podía considerar un triciclo ligero, pues solo poseía tres ruedas, dos delanteras directrices y una trasera motriz. El propulsor se situaba debajo del asiento, un monocilíndrico de dos tiempos fabricado por DKW, con 49 cm3 y 4,5 CV de potencia que se transmitían a la rueda mediante una caja de cambios manual de tres velocidades hacia adelante. Tampoco pesaba gran cosa, solo 59 kg, menos que un scooter actual. Además, su dirección permitía girar al vehículo sobre su propio eje. Su consumo se estimaba en 2 l/100 km.

Carecía de marcha atrás, por lo que era necesario bajarse del mismo y empujarlo con nuestras manos.

Tras el fracaso de esta versión monoplaza, la empresa se atrevió con un nuevo modelo denominado Peel Trident, con dos plazas. Su elemento más distintivo era una burbuja construida en plexiglás que conformaba el habitáculo. La empresa Peel Engineering Company se dedicaba a la construcción de botes utilizando la fibra de vidrio como materia prima y decidieron fabricar un vehículo que fuese ultraligero y ultracompacto.

En palabras de Cyril Cannell, “la idea era simplemente construir un automóvil que pudiera llevar a dos personas, siempre y cuando no fuesen demasiado grandes”. Este Trident de dos plazas era la versión de lujo. Tuvo éxito mediático en el continente europeo aunque en la propia isla tuvo sus detractores y defensores. Se fabricaron menos de 50 unidades de P50 originales y alrededor de 80 unidades del biplaza Trident. La producción cesó en 1966 y la empresa Peel Engineering cerró en 1974.

Peel P50 2

Por el año 2010 se especuló con la posibilidad de volver a producirlo de nuevo con un diseño actualizado, pero con un motor eléctrico, con una serie limitada de 50 unidades y a un precio estimado de 15.000 euros, nada barato, pero en consonancia con el precio de estos pequeñajos con ruedas.

En la actualidad existe una empresa denominada P50CARS que se dedica a fabricar réplicas de estos dos legendarios modelos y las entregan bien totalmente fabricadas y montadas o te lo envían a casa como un kit de automontaje. En 50 horas estaría listo.

Lo venden tanto con el motor alemán original DKW de dos tiempos conocido como Edición Limitada, que alcanza una velocidad máxima de 65 km/h por el nada módico precio de 24.995 libras, como con otros dos motores monocilíndricos de cuatro tiempos alimentados con gasolina e incluso una ecológica versión eléctrica.

Peel P50 5

Los otros dos modelos de gasolina son el Classic 50, con un moderno motor de gasolina de 49 cm3, frenos de tambor y una velocidad máxima de 45 km/h por un precio de 12.995 libras, unos 14.400 euros. El más potente de gasolina y de todas las versiones es el 125 GT, con un potente motor de 124 cm3, frenos de disco y una velocidad máxima de 88 km/h, con un precio de 14.995 libras, unos 16.600 euros.

Por último tenemos el E50, con un motor eléctrico de elevado par que le permite alcanzar los 56 km/h, frenos de disco y que además es el más económico de todos ellos, con un precio de 11.495 libras, unos 12.700 euros. Todos estos precios son sin IVA y son los vigentes en el mercado británico. Incluso existe una edición limitada denominada Spyder, con tan solo 50 unidades previstas con motor eléctrico y los dos de gasolina modernos.

Para completar la gama también ofrecen el Trident biplaza con dos motores eléctricos diferentes (bien un motor único, bien dos motores gemelos) o dos motores de gasolina, el conocido de 49 cm3 y uno novedoso de 110 cm3. Si tienes buenas manos y no te importa gastarte una pequeña fortuna para tener un microcoche único y original aquí tienes donde elegir. Se han llegado a pagar unos 158.000 euros por una unidad original en una subasta estadounidense; un verdadero capricho de coleccionista

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.