Coche del día: Opel Zafira OPC (B)

Coche del día: Opel Zafira OPC (B)

Sus 240 CV y su talante superdeportivo, lo hacían único en el mercado


Tiempo de lectura: 3 min.

Durante algunos años de los que posiblemente muchos se acuerden, los monovolúmenes eran el presente y el futuro del automóvil. Diseños de un solo trazo se comenzaron a ver en todos los segmentos y todas las marcas “para las masas” llegaron a ofrecer un monovolumen en algún momento. De hecho, incluso Mercedes y BMW tuvieron en su catálogo vehículos monovolumen, tanto por diseño como por categoría. Era una locura, todo era monovolumen, incluso se llegaron a presentar prototipo de deportivos monovolumen, aunque no llegó tan lejos como ha ocurrido con los SUV.

El tema de los SUV es digno de estudio, pues en realidad, como ya se ha comentado cientos de veces, no ofrecen, realmente, mucho adicional frente a un turismo convencional, algo que sí ofrecían los monovolumen en forma de espacio y de versatilidad interior, pues los había con habitáculos que se podían configurar de varias formas. No era lo normal, pero por lo general, si eran coches más adecuados para familias. Lo más curioso es que solo hubo dos marcas que se atrevieron a ofrecer versiones deportivas de monovolúmenes: SEAT con el Altea FR y Opel con el Zafira OPC. Destacaba especialmente este último, con un planteamiento bastante radical para el coche que era, así como unas prestaciones casi de coche deportivo.

Opel Zafira OPC (3)

Opel presentó el Zafira OPC en 1999 y estaba equipado con el motor 2.0 turbo del Opel Astra Coupé Turbo, es decir, presumía de 192 CV. Pero no solo eso, por potencia los había más potentes, lo más sorprendente era su talante deportivo. No había nada como ese coche en el mercado, hasta que SEAT presentó el Altea FR y a los alemanes se les ocurrió lanzar la segunda generación del Opel Zafira OPC en el año 2005, y en esta ocasión, fueron todavía un poquito más lejos para convertir al modelo en una opción única en el segmento y en el mercado, pues nadie se atrevió a replicar.

Para la segunda entrega del Zafira OPC; en Opel decidieron que el motor del Astra OPC era una buenísima opción. Hablamos de un bloque de cuatro cilindros, 1.998 centímetros cúbicos, turbo e intercooler, inyección directa y una potencia de 177 kW –240 CV– a 5.600 revoluciones y 320 Nm entre 2.400 y 5.000 revoluciones. El cambio era manual de seis relaciones y la potencia llegaba a las ruedas delanteras. Podía hacer el 0 a 100 km/h en 7,8 segundos, el 0 a 200 km/h en 31,8 segundos, los 400 metros con salida parada los completaba en 15,6 segundos y el kilómetro también con salida parada en 28,4 segundos. La velocidad máxima era de 227 km/h.

Opel Zafira OPC (2)

Estéticamente seguía la línea de todos los modelos Opel Performance Center y entre otras cosas, destacaba por las llantas de 19 pulgadas y por los dos terminales de escape bajo el paragolpes trasero. Por supuesto, había nuevos elementos aerodinámicos tanto delante como detrás y se podía pedir en el característico azul de Opel OPC. También se dieron retoques al chasis, como cabría esperar. La suspensión, además de más firme –amortiguadores específicos y casquillos diferentes–, era 15 milímetros más corta y la dirección también se calibró especialmente para la ocasión. Los frenos se tomaron del Astra OPC, con discos delanteros de 321 milímetros.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
turbopizza
Invitado
turbopizza

Hay fallos de escritura en el articulo, en vez de monovolumen poneis suv.

El tema de los SUV es digno de estudio, pues en realidad, como ya se ha comentado cientos de veces, no ofrecen, realmente, mucho adicional frente a un turismo convencional, algo que sí ofrecían los SUV en forma de espacio y de versatilidad interior, pues los había con habitáculos que se podían configurar de varias formas.

El coche es un sleeper, muy exotico.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez