Coche del día: Opel Omega 2.0

Coche del día: Opel Omega 2.0

Sobrio y eficiente, el Omega de primera generación con cilindrada de dos litros fue una buena opción para el uso diario


Tiempo de lectura: 4 min.

Al año siguiente de ser presentado en 1986, el Opel Omega lograba ser el Coche del Año en Europa. Un reconocimiento que no sólo tuvo una importancia crucial para el buen rendimiento comercial del modelo, sino también la capacidad de ser un antes y un después en la historia de la marca. Y sí, sabemos que esto puede sonar bastante presuntuoso para un simple premio al que realmente los compradores hacen cada vez menos caso, aunque al mismo tiempo tenemos nuestras razones para pensar así. En ese sentido, lo mejor será hacer algo de historia retrocediendo hasta los años cincuenta. Veamos.

Acabada la Segunda Guerra Mundial, la industria alemana comenzó un ambicioso programa de reconstrucción al que Opel se sumaría en 1947 tras pasarse buena parte de la contienda fabricando camiones para las tropas nazis. Y vaya, al contrario de marcas como BMW – la cual tuvo que producir incluso utensilios de cocina para poder cuadrar sus cuentas – Opel se recuperó con cierta normalidad gracias al apoyo de General Motors. El gigante americano que ya había entrado en su accionariado en 1929, usando a la empresa germana como la punta de lanza de sus productos en el corazón del mercado europeo.

Gracias a ello, las creaciones de Opel a partir de 1947 reflejaban una clara inspiración en el automovilismo floreciente al otro lado del Atlántico. Eso sí, con unas proporciones y cilindradas asumibles por el comprador alemán. Racionales, robustos y aptos para el día a día los Opel nunca destacaron por nada en especial. De hecho, ésta era quizás su principal virtud. No obstante, durante los años sesenta y setenta lograron destacar en el mundo de los rallyes e incluso lanzar deportivos tan interesantes como el Manta A de 1970 en contraposición al Ford Capri.

opel omega a (3)

Hasta la aparición de ciertas novedades tecnológicas a finales de los setenta, Opel había sido una marca realmente conservadora que lejos de haber tenido el diseño o la novedad por banderas había jugado todo a la fiabilidad para el día a día

Opel Omega, un coche pensado para destacar

Llegados a este punto, la verdad es que la imagen de Opel daba confianza pero al tiempo era incapaz de seducir debido a su conservadurismo mecánico. Sin embargo, esto empezó a cambiar a finales de los años setenta con la salida al mercado del nuevo Kadett. Dotado de una eficiente y novedosa tracción delantera, este modelo fue el inicio de una serie de ventajas tecnológicas en las que Opel fue pionera dentro de los automóviles populares producidos en Europa. Algunas de ellas tan interesantes como el sistema responsable de hacer un reglaje automático en las suspensiones mediante técnicas hidráulicas.

Además, Opel fue de las primeras marcas en incorporar inyección electrónica. Unos aires renovados que se tradujeron a lo visual cuando empezaron a prestar más atención a la aerodinámica, logrando unos diseños afilados que dieron forma a la gama de los ochenta con frontales tan reconocibles como el del propio Opel Omega. Un vehículo del segmento E, nacido para sustituir al Rekord con una panoplia de novedades tecnológicas entre las cuales destacaba un futurista – para entonces – sistema electrónico de chequeo.

Con propulsión trasera a pesar del éxito de la tracción delantera del Kadett de 1979, el Opel Omega se presentó con una gama de motorizaciones donde dominó el bloque de cuatro cilindros para rendir de 82CV a 122 CV con una horquilla de cilindradas que iban desde los 1,8 litros hasta los 2,2. Un gradiente donde destacó la versión Opel Omega 2.0 con inyección electrónica Bosch, un par de 172 Nm y 122 CV para llegar hasta los 197 kilómetros por hora de velocidad punta. Todo ello definiendo unas prestaciones imprevistas para un modelo con sólo dos litros de cilindrada, aunque al mismo tiempo logrando unos consumos por debajo de los marcados por la competencia, principalmente formada por los Ford Sierra y Scorpio.

opel omega a (1)

La opción de 3 litros con bloque de seis cilindros salió al poco de aparecer el Omega, pero lo cierto es que el bloque de cuatro cilindros y 2 litros daba muy buenas prestaciones en relación con sus consumos siendo una opción de lo más interesante

Así las cosas, lo cierto es que con el Opel Omega 2.0 la marca alemana presentaba una berlina dotada de buena calidad relación / precio, una potencia correcta para desarrollar velocidades de crucero holgadas en grandes viajes y, además, todo ello sin renunciar a cierta economía en el combustible. No obstante, de cara a pisar con más fuerza en su sector se necesitaba una variante dotada de más fuerza, de más carácter prestacional. Asunto que se arregló a los meses del estreno en 1986, lanzando la versión 3.0. Ésta ya con un bloque de seis cilindros para llegar hasta los 177 CV en sus últimas evoluciones. Más adelante aparecería el icónico Lotus Omega, pero claro, eso ya es harina de otro costal. Una liga diferente a la mucho más sobria y racional en la que el Opel Omega 2.0 se alzó como una opción coherente para el día a día y los largos viajes.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pablo
Invitado
Pablo

Es un cochazo! Yo tengo el B1 del año 1998 y ya hace en julio tres años desde que lo compré de segunda mano, un coche pensado para viajar con lo cómodo y silencioso que es donde lo que prima es la experiencia de viaje sobre la velocidad pero aun así el motor de seis cilindros diésel que tengo hace maravillas!! Un coche hecho para durar!

Javi Martín
Editor

Hola Pablo, esto que nos cuentas merece foto, ¡queremos ver tu Omega!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.