Coche del día: Opel Manta (B2)

Coche del día: Opel Manta (B2)

El último coupé deportivo con propulsión de Opel


Tiempo de lectura: 5 min.

Uno de los deportivos generalistas que más llamó la atención en los años 80 fue el Opel Manta (B2), el último de la saga. Era una remodelación estética y una actualización mecánica del Manta B. Se fabricó en el período 1982-1988 y se ofreció en carrocería coupé de dos puertas. Como modelo general, el Opel Manta sustituyó al Opel Ascona (B) y pasó el relevo al Calibra.

Los rasgos estéticos diferenciadores con el Manta B eran unos nuevos paragolpes fabricados en material termoplástico y pintados del mismo color que la carrocería, unos faros rectangulares (alguna versión los llevaba redondos, como la Exclusive), una parrilla delantera con cuatro tomas de aire, unos faldones laterales, unas pegatinas en la cintura y un discreto alerón en el portón trasero. Resultó ser la versión más espectacular del Manta.

Era liviano para sus dimensiones, con 1.060 kg para una carrocería de 4.500 mm de largo, 1.700 mm de ancho y 1.330 mm de alto, con una batalla de 2.520 mm

Los propulsores del Manta B se sustituyeron por otros de mayor cilindrada y potencia, quedando de la siguiente manera: el 1.2 se sustituyó por un 1.3 OHC, el 1.6 por un 1.8 OHC y el 1.9 por un 2.0 en dos variantes (S y E). El más popular fue el intermedio, el 1.8, que conseguía un consumo medio de 7,2 l/100 km.

Opel Manta GSi B2

Opel Manta GSi

El propulsor 1.3 (1.297 cm3) existió en dos variantes, la 13N y la 13S. En ambos casos compartían el mismo bloque de un árbol de levas en cabeza (OHC) y ocho válvulas, pero utilizaban distintos modos de alimentación: la 13N contemplaba un carburador Solex 35 PDSI y entregaba una potencia máxima de 59 CV y 96 Nm de par motor máximo, mientras que la 13S contaba con un carburador Varajet II que le otorgaba unos mayores valores de potencia y par máximos de 74 CV y 101 Nm.

El propulsor 1.6 contaba también con dos variantes: 16N y 16S. Era un motor de tipo CIH (Cam In Head, cámara de combustión en cabeza) y ocho válvulas, un diseño obsoleto y poco funcional porque llevaba situado el árbol de levas encima de la bancada de cilindros, pero las válvulas iban situadas aparte, accionadas por un brazo basculante y un empujador muy corto.

El 16N llevaba también el carburador Solex 35 PSDI, mientras que el 16S contaba con un Solex 32/32 DIDTA-4. Los valores de potencia eran los mismos que los del motor 1.3, 59 y 74 CV, pero el par motor era ligeramente superior, con 105 y 117 Nm, respectivamente.

Irmscher Opel Manta i200 B2

Irmscher Opel Manta i200

Por último, el motor 2.0 tenía tres variantes, 20N, 20S y 20E. Al igual que los otros dos motores compartían el bloque de cuatro cilindros, de tipo CIH también. El 20N llevaba un carburador Varajet II entregaba 88 CV de potencia y 145 Nm de par, el 20S llevaba el mismo carburador que el 20N, pero con un mayor valor de compresión (9:1 frente a 8:1), rindiendo 99 CV y 153 Nm de par. El 20E llevaba inyección L-Jetronic de Bosch (actualizada en 1982 con LE-Jetronic) y rendía 109 CV y 162 Nm de par.

Tal vez la edición más interesante fue el Opel Manta GSi, que no era sino el GT/E renombrado y con el mismo motor el 20E de 109 CV, aparecido en el mercado en 1984. No podemos olvidar las versiones especiales personalizadas por Irmscher, el famoso preparador alemán, conocidas como Irmscher Opel Manta i200, i240, i300 e i400.

El Manta i200 llevaba un motor 20E pero potenciado hasta los 125 CV a 5.900 RPM y 160 Nm a 4.750 RPM. El i240 tomaba como base el motor del i200, aumentando la carrera para subir la cilindrada hasta los 2,4 litros, modificando la inyección y agregando un escape deportivo, subiendo la potencia hasta los 136 CV. El i300 ya sube de nivel, pues nos vamos a un seis cilindros en línea de 3 litros CIH procedente del Opel Monza, 176 CV a 6.000 RPM y 232 Nm a 4.000 RPM de par máximo, que le empujaban a 220 km/h y alcanzaba los 100 km/h desde parado en 8,4 segundos.

El i400 venía heredado del Ascona 400, y el número se refería a las unidades producidas necesarias para poder participar en el Gr.4 del Campeonato Mundial de Rallyes. En 1982 la FIA cambió las reglas pasando a denominarse Gr.B, reduciendo la exigencia a 200 unidades, pero se mantuvo el apellido 400 a modo de referencia al Ascona 400.

La primera unidad de calle del Manta i400 se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1981, dotado inicialmente del motor CIH de 2 litros y 144 CV,reemplazado por un nuevo propulsor 2.4 de origen Coshworth, aunque se desarrolló a partir de un bloque 2.3 diésel procedente del Opel Rekord, de demostrada fiabilidad.

Se le añadieron unas bielas y un cigüeñal de acero reforzado, unos pistones Coshworth y una culata de 16 válvulas con una tecnología de alto flujo cruzado, de elevado rendimiento a los exigentes altos regímenes de los motores en los rallyes. Salió en tres fases diferentes, cada una con carburadores distintos, desde un doble Weber 45 DCOE pasando por un doble Weber 48 y finalizando con un doble Weber 50, con las respectivas potencias de 240, 261 y 280 CV.

Opel Manta GSi Exclusive B2

Opel Manta GSi Exclusive

En 1986 salió al mercado la última versión del Manta B2 conocida como GSi Exclusive, con un equipamiento específico. En el exterior se sustituyeron las ópticas rectangulares por unos dobles faros redondos protegidos por unas cubiertas de material plástico. Se le pusieron unas pegatinas específicas en el lateral mientras que en la zaga se le sustituyó el paragolpes por otro más bajo de la casa Irmscher, y el conocido y notable aleron de tres elementos que producía una fuerza de empuje de 80 kg a 200 km/h. El interior destacaba por el empleo de unos asientos Recaro confeccionados en tela roja combinados con piel de tono gris.

En 1988 este mito con propulsión a las ruedas traseras se sustituyó por el no menos mítico Calibra, con tracción delantera en este caso.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Manta con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Reverfons
Jefe de Equipo
Reverfons

Y como sonaba ese motor 2.0
Tremendo


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!