Coche del día: NSU Prinz (I, II y III)

Coche del día: NSU Prinz (I, II y III)

Un pequeño príncipe para el día a día


Tiempo de lectura: 4 min.

El eslogan de nuestro protagonista de hoy, el NSU Prinz, rezaba “Conduce un príncipe y serás un rey”, ya que la traducción de este pequeño coche era “príncipe”. Quizás no te sentirías como un rey; pero se trataba de un modelo muy honesto por los poco más de los 5.690 marcos que se pedía por uno, allá cuando salió en 1958.

Presentado por la NSU Motorenwerke AG de la Alemania Occidental (RFA) en el Salón del Automóvil de Frankfurt de septiembre del año 1957, empezaría su producción sólo unos meses después, en marzo de 1958. Coche destinado a las grandes masas, se trataba de un pequeño sedán de sólo 3.150 milímetros de longitud, 1.422 de anchura y una altura de 1.346; que permitiría acomodar con relativa comodidad a cuatro pasajeros, siempre y cuando ninguno de ellos jugara en la Basketball Bundesliga.

Para ello, contaba con una línea de techo muy plana, con el fin de que la cota de altura en el interior fuera la máxima posible, y unas puertas delanteras grandes y con un radio muy amplio de apertura, para facilitar la tarea de introducir pasajeros y equipaje -había un espacio habilitado para ello detrás de los asientos traseros-, en la parte trasera.

NSU Prinz I 2

NSU Prinz I

Al ser un modelo con un motor trasero de sólo dos cilindros, 0,58 litros y refrigerado por aire; el resto del equipaje debería compartir espacio en el -como se dice en jerga de 2020- frunk o maletero delantero, con el depósito de combustible y la rueda de repuesto.

Las prestaciones no eran para tirar cohetes: rendía una potencia máxima de 20 CV a 5.500 vueltas para su poco más de media tonelada de peso, que se transmitían a las ruedas traseras a través de una caja manual de cuatro velocidades -en un principio, no sincronizadas-, que lo «catapultaban» hasta una velocidad máxima de 105 km/h.

Con el Prinz se buscaba ante todo economía en los trayectos del día a día y en el mantenimiento. Y la verdad es que se consiguió: además de consumir poco -entre 5,4 y 6,2 litros a los 100 km, según serie-, era un coche que destacaba por tener un mantenimiento muy simple, económico y una fiabilidad a prueba de bombas.

NSU Prinz II 2

Un año después, en 1959, saldría al mercado el Prinz II. No era más que una versión “de lujo” del Prinz I. Esto es, con más molduras y cromados en la carrocería, mejores acabados para el interior -como asientos en polipiel y volante e instrumentación en blanco nácar-, y, a diferencia del Prinz I, una caja de cambios con las velocidades sincronizadas. Esta ahorraba la tarea de tener que hacer doble embrague para cada cambio de marcha, pero el motor y las prestaciones continuaban siendo las mismas.

Finalmente, a finales de 1960, saldría la última serie, NSU Prinz III. Basada en la segunda en cuanto a acabados interiores y adornos en el exterior, contaría con dos motores más potentes que sus antecesores: uno de 23 CV a 4.500 vueltas, y otro de 30 CV a 5.000 RPM -llamado Prinz 30 o Prinz E-. Siempre manteniendo la cilindrada de la primera serie.

Como novedad, y para hacer frente al aumento prestacional -continuarías sin quitar las pegatinas a nadie, pero ahora podrías alcanzar los 110 km/h-, equipaba una nueva barra estabilizadora más gruesa. Además las ventanillas delanteras contaban con elevalunas, a diferencia de una corredera como en sus antecesores.

NSU Prinz II 1

NSU Prinz II

Ojo, porque también hubo una versión deportiva. Deportiva de apariencia, porque no era más que un Prinz 30 “normal”, carrozado por Bertone.

Estas tres primeras series del Prinz, serían fabricadas hasta el año 1962. Desde 1961 convivieron con su sustituto, el Prinz 4 y el modelo “pata negra”, el Prinz 1000. Estos son modelos que trataremos en otro momento, ya que no se consideran parte del Prinz “original” como tal, sólo las tres primeras series. De estas tres primeras generaciones se venderían cerca de 95.000 unidades, más unas 20.000 con carrocería deportiva, Sport Prinz. Una buena cifra, teniendo en cuenta que estuvieron menos de cuatro años en total a la venta.

Hoy en día, si quieres hacerte con uno, lo tendrás difícil. Hemos encontrado únicamente un Sport Prinz a restaurar por 5.000 euros en España. Fuera de nuestras fronteras hay algo más que rascar, pero principalmente Prinz 4 y desde aproximadamente unos 10.000 euros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.