Coche del día: Mitsubishi Lancer EX 1800 GSR Turbo (1984)

Coche del día: Mitsubishi Lancer EX 1800 GSR Turbo (1984)

Un sleeper o un lobezno con piel de cordero


Tiempo de lectura: 3 min.

El Mitsubishi Lancer EX 1800 GSR Turbo de segunda generación (A170) se produjo desde 1979 hasta 1987. Lo podríamos incluir en el segmento C. Nuestro protagonista pertenece al modelo de 1984.

Su carrocería era muy sencilla, con predominio de las líneas rectas y formas cuadradas, por lo que se consideraba un autentico sleeper (durmiente). Tenía un aspecto tan común y anodino que pasaba totalmente desapercibido, de aquí su apelativo. A pesar de ello ofrecía cierto encanto por su extrema sencillez de diseño y su mecánica, con el motor 1.8 L4 Turbo (4G63), y por el hecho de haber participado en rallyes.

Sus dimensiones estaban en la media de los sedanes compactos de la época, con 4.225 mm de largo, 1.620 de ancho y 1.385 de altura. La batalla era de 2.440 mm, junto a unas vías delantera y trasera de 1.365 y 1.340 mm respectivamente. Su peso en vacío, sin conductor, era de 1.070 kg. Su maletero tenía una capacidad homologada de 400 litros y el depósito de combustible de 50 litros.

Mitsubishi Lancer EX 1800 GSR Turbo (2)

Esta versión concreta de mediados de los 80 resultaba muy equilibrada y se podía considerar como un lobezno con piel de cordero, o un sleeper usando la analogía anglosajona, por su discretísimo aspecto y por el sorprendente rendimiento de su motor

El motor de cuatro cilindros en línea en posición delantera tenía una cilindrada de 1.796 cm3. La distribución se realizaba a través de un único árbol de levas en cabeza (SOHC) y dos válvulas por cilindro. El sistema de alimentación era mediante inyección indirecta de gasolina y sobrealimentado por compresor. Rendía 160 CV a 5.800 RPM de potencia máxima y 220 Nm a 3.500 RPM de par máximo.

La caja de cambios era manual, de cinco marchas, que transmitían la potencia a las ruedas traseras. Sus desarrollos finales a 1.000 RPM eran los siguientes: 1ª: 7,7 km/h; 2ª:13,6 km/h; 3ª: 21,3 km/h; 4ª: 29 km/h; 5ª: 33,8 km/h. Al corte de la inyección, a casi 6.400 RPM, podía alcanzar las siguientes velocidades: 1ª: 49 km/h; 2ª:85 km/h; 3ª: 134 km/h; 4ª: 182 km/h; 5ª: 213 km/h.

Mitsubishi Lancer EX 1800 GSR Turbo (4)

Iba bien dotado de frenos, con cuatro discos ventilados. Las ruedas de serie llevaban neumáticos de medidas 175/70 R14, aunque existían muchísimas opciones, desde la primera mencionada hasta los de medidas 225/35 R 18, pasando por llantas de 15-16-17-18 pulgadas, con un total de 30 combinaciones posibles ¡Casi nada! La diferencia de porcentaje de variación de diámetro sobre los básicos de serie oscilaba entre -1,8 y +2,5 %. Estas opciones solo eran para el mercado japonés.

La respuesta de los 160 CV de su motor de 1,8 litros y cuatro cilindros en línea sorprendía más por sus aceleraciones y recuperaciones que por su velocidad máxima -supuestamente autolimitada- de 180 km/h. Los consumos sí resultaban elevados

En cuanto a sus prestaciones, podría asegurar casi con total certeza que su velocidad máxima estaba capada, cosas de la legislación nipona. Alcanzaba oficialmente un máximo de 180 km/h, dedicando 7,6 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado. A partir de 130 km/h se lo tomaba con calma, necesitando 12,8 segundos para alcanzarlos. Para llegar Los 180 km/h invertía unos laargos 54,4 segundos. Los 1.000 metros desde parado los recorría en 29 segundos (datos tomados de una prueba real).

Mitsubishi Lancer EX 1800 GSR Turbo (3)

Los consumos homologados oscilaban entre los 12,3-14,8 l/100 km por ciudad, los 8,1-9,7 l/100 km por carretera convencional y los 10,4-12,5 l/100 km por vías rápidas. Resulta interesante el hecho de que nos den unos rangos tan amplios de consumo dentro de cada zona de circulación, no siendo habitual esta información, pero sabemos que tenía una autonomía media de 471 km.

En resumen, este Mitsubishi Lancer EX 1800 GSR Turbo era un coche de aspecto muy discreto pero creado para disfrutar de su conducción y engañar a los ojos menos avispados. Era como un lobezno con piel de cordero.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.