Coche del día: Volkswagen Golf GT Special TDI (III)

Coche del día: Volkswagen Golf GT Special TDI (III)

Aquí empezó todo


Tiempo de lectura: 3 min.

Que el Volkswagen Golf haya sido uno de los coches que más ha dado que hablar se debe a cosas como esta versión: lanzar un compacto diésel de 110 caballos cuando la media del segmento estaba en el entorno de los 90 (y aún con inyección indirecta). La potencia absoluta no fue el aspecto más llamativo, pues la escalada de los diésel ya parecía imparable. BMW vendía sus 525 tds con 143 CV, Mercedes contaba con un 3.0 de 177 CV y la propia Audi tenía el 2.5 TDI de 140 CV en el A6 de primera generación.

Pero los probadores de la época se echaron las manos a la cabeza con este Golf aduciendo que era un modelo carente de sentido porque traspasaba la filosofía de los vehículos de gasoil, o al menos la imagen que se tenía por entonces de ellos. A modo de anotación, el Ibiza GT TDI 110 saldría poco después amenazándoles con rasgarse las vestiduras.

Con el Golf GT TDI se comenzó a juntar las palabras diésel y deportivo en una sola frase, pese a que a muchos la asociación les chirríe tanto como unos discos oxidados. Poniéndonos en situación (año 1996), era más una cuestión de prestación pura que de tacto o sensaciones. Y en esto no había discusión: el Golf TDI 110 CV era un coche rapidísimo. Y sí, repostaba gasóleo. Tomando como base el TDI 90, se le incluyó un turbo de geometría variable para rebajar el tiempo de sus aceleraciones en torno a dos segundos, con una velocidad máxima de 193 km/h, impensable para un compacto diésel. Y todo ello con los irrisorios consumos de los que el grupo VAG presumía desde el lanzamiento del TDI 90 CV.

Volkswagen Golf GT Special TDI 3

El motor de 110 CV se asoció al acabado GT Special, que dio un último impulso a la tercera generación del compacto de Volkswagen, y el cual se unió también al 1.6 de gasolina con 100 CV. La diferencia de precio entre ambos -más de 3.000 euros- era tan exagerada que el TDI tenía poca justificación a no ser que el comprador fuese un devorador de kilómetros o un visionario que tuviera en cuenta el futuro valor de reventa con la burbuja diésel que se propagaría en los años sucesivos.

El cualquiera de los dos motores, el GT Special presumía de un exterior distintivo que le acercaba al ya mítico y codiciado GTI. Se diferenciaba de sus hermanos de gama por los pilotos traseros oscurecidos, las molduras negras, un discreto alerón y las preciosas llantas BBS de 15 pulgadas. En el interior, los asientos deportivos se tapizaron con un colorido jaspeado que contrastaba con la sobriedad típica de la marca, como también era característico su nivel de equipamiento con respecto a modelos generalistas, y aunque fuese a base de tirar de opciones.

De hacerlo, la ya de por sí elevada tarifa del GT TDI (18.500 euros de partida), se acercaba con descaro a los precios que manejaban las berlinas de la época de similar potencia, si bien eran pocas las que superaban el centenar de caballos. Quizá su rival más directo por concepción fuese el Fiat Bravo GT TD de 100 CV, que costaba 3.500 euros menos. Fue uno de los primeros en asociar un acabado de tintes deportivos a un compacto movido por gasóleo, pues hasta hacía bien poco los diésel quedaban relegados a niveles de equipamiento sencillos porque lo que se buscaba era el ahorro en todos los sentidos.

Volkswagen Golf GT Special TDI 2

La herejía se mantendría para la siguiente generación del Golf, cuando a Volkswagen se le ocurrió unir las siglas GTI con las TDI para dar vida años después a un compacto diésel que alcanzaba la mágica cifra de los 150 CV, dejando de nuevo a sus competidores rezagados. Hoy día a nadie le extraña ver un Golf TDI con 150 CV, pero siempre hay un precedente a algo habitual.

Fotografía: Mathias Boesgaard – BilGalleri

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
xealist
Invitado
xealist

La.semilla dianlpn


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.