Coche del día: Mercedes-Benz Auto 2000 Concept

Coche del día: Mercedes-Benz Auto 2000 Concept

El coche del nuevo milenio


Tiempo de lectura: 4 min.

No me considero un fanático de los Mercedes-Benz actuales porque han perdido, en mi opinión, parte de su halo de exclusividad y elegancia que les erigía hace unas décadas como los coches a batir, también por su calidad y tecnología, siempre un paso por delante de los demás. En el caso que nos ocupa hoy, el Mercedes-Benz Auto 2000 Concept no iba un paso por delante, sino varios, hace casi 40 años.

Ha habido concept cars de la marca de la estrella que se han quedado en nuestra memoria, ya sea por su diseño, como el C111, o por sus originales propuestas, tal como vimos con el VRC Concept. Sin embargo, el Auto 2000 reunía un compendio de atributos merecedor de un espacio en espíritu RACER como Coche del día.

Fue presentado en el Salón de Frankfurt de 1981, poco después de la segunda crisis del petróleo que obligó a los fabricantes a replantearse el mundo del automovilismo. Con la mirada puesta en el nuevo milenio y la eficiencia por bandera, el Auto 2000 adelantaba elementos que aún a día de hoy resultan sorprendentes.

Mercedes Benz Auto 2000 Concept 4

De un lado estaba su diseño. Con una carrocería que buscaba la reducción de peso y la optimización aerodinámica, se creó una suerte de cinco puertas con una luna trasera que no hacía más que recordar a cierto deportivo de Stuttgart. Esta solución era conocida como cola de Kamm o Kammback y, curiosamente, muchos años más tarde fue empleada por Porsche en el Panamera y, sobre todo, en muchos vehículos híbridos por su refuerzo a mejorar la aerodinámica, o en modelos convencionales como el Honda CR-X (EC1).

Continuando con el diseño del Auto 2000, el frontal anticipaba cómo sería la Clase S (W140) de 1991, nada menos que una década después, pues el coetáneo del Auto 2000 fue el W126 del que, de hecho, debutó en la misma cita alemana su versión coupé SEC. Parte de ese frontal estaba fabricado en plástico para proteger a los peatones en caso de atropello. Con todo se logró un coeficiente aerodinámico de 0,28, a lo cual ayudó, entre otras cosas, la ubicación de los limpiaparabrisas ocultos tras un capó que abría lateralmente hacia el lado del conductor.

Las premisas impuestas a los responsables del proyecto parecían ir cumpliéndose. Entre otras, estaba el objetivo de conseguir un consumo homologado por debajo de los 11 litros cada 100 kilómetros para vehículos que superasen los 1.750 kilos de peso. En Mercedes-Benz optaron por varias formas de lograrlo, y en ellas radica otra de las admirables y visionarias ideas.

Mercedes Benz Auto 2000 Concept 5

Y es que bajo el capó de cada una de las tres unidades fabricadas se ofrecía un tipo de propulsión distinta. Por un lado estaba el motor de gasolina 3.8 V8 con un innovador sistema de desconexión automática de cilindros, algo que vimos años más tarde en modelos de la marca de la estrella.

El segundo prototipo equipaba un 3.3 diésel de seis cilindros en línea con dos turbocompresores gemelos (Twin Turbo), de nuevo un adelantado a su tiempo. Gracias a él conseguía un consumo de 7,5 litros a velocidad constante de 120 km/h. Tanto en el caso del gasolina como el de gasóleo, se erogaban 150 CV. No hacía tanto del estreno del primer turbodiésel de Mercedes-Benz, el 300 SD (W116), prácticamente tres años.

Por último, el tercer modelo montaba una turbina de gas, tal vez el elemento más revolucionario de los tres. Con ella se prescindía del sistema de refrigeración y ajustaba, por tanto, el peso del conjunto y favorecía una entrega de par más inmediata. Un recurso que no hemos visto con frecuencia desde entonces y del que, quizá, el más relevante sea el Jaguar C-X75 de 2010. Eso deja claro que verdaderamente el Auto 2000 fue un adelantado a su tiempo y al de muchos otros.

Como concepto en sí podría haber pasado a la serie en forma de gran berlina de lujo bajo una carrocería que huía de los tradicionales tres volúmenes. Sin embargo, el proyecto se dejó de lado y a la propia Mercedes le costó inspirarse en el Auto 2000 en búsqueda de esa eficiencia, pues es conocida la hipertrofia que sufrió el Clase S de 1991. Al fin y al cabo, los concept cars son coches para soñar.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Alejandro
Invitado
Alejandro

Se que no es lo mismo, pero viéndolo me ha venido a la memoria el USX6000 de la película Robocop de Paul Verhoven.

En fin, desde luego tiene aspecto de coche del futuro de los 80

Pablo Mayo
Editor

Pues tiene su parecido, sobre todo la trasera. De este 6000 SUX hay una unidad en el museo Petersen de Los Ángeles:

https://www.petersen.org/2043-omni-consumer-products-6000-sux


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.