Coche del día: Mercedes 600 SE/SEL (W140)

Coche del día: Mercedes 600 SE/SEL (W140)

Dejen paso al "Panzer"


Tiempo de lectura: 5 min.

El Mercedes 600 SE/SEL era un perfecto representante del lujo aplicado a una gran berlina. Más grande y más pesado que nunca, era igualmente superlativo en lo referente al lujo, discreción, silencio y distinción; nunca la marca de la estrella había construido nada igual con cuatro ruedas. Se presentó en el Salón de Ginebra de 1991.

Si algo caracterizaba al buque insignia de Mercedes era el absoluto silencio con el que se movía, independientemente de su velocidad

A velocidades legales de autopista lo único que se escuchaba era un leve ruido de rodadura; a 160 km/h -en un tiempo donde se permitía en cierto modo pisar el acelerador- se percibía un tenue sonido aerodinámico perfectamente filtrado por sus ventanillas de doble acristalamiento. Incluso a 200 km/h el silencio seguía siendo la nota dominante.

Con un monstruo bajo el capó de 12 cilindros en V, 6 litros de cilindrada y 408 CV, no existía prácticamente ningún rival que le hiciese sombra, salvo su sempiterno enemigo BMW 750i, también con un V12, pero de 5 litros de cilindrada y 300 CV, del cual no tenía gran cosa que temer por la evidente diferencia de cilindrada y potencia. También quedaba patente la diferencia de precio, de 12.275.000 pesetas del Mercedes -148.000 euros de hoy- frente a 7.275.000 del BMW -88.000 euros-. Tal vez su oponente más adecuado fuese el Mercedes 500 SE, casi del mismo precio -7.200.000 pesetas, 87.000 euros-, pero con un motor V8 y 326 CV.

Mercedes Benz 600 SEL W140 3

Aun siendo una versión totalmente elitista, pues solo un 15 % de los compradores de la Clase S se decantaba por esta versión, las listas de espera eran larguísimas, de unos cuatro años según las estimaciones de la propia marca. A sus futuros propietarios no les importaba poseer un coche de un aspecto y comportamiento propio de una tanqueta en plena faena, pues sus dimensiones -5.113 mm de largo en versión larga, 1.886 mm de ancho y 1.497 del alto-, y su 2.180 kg de peso hacían pensar que sería así.

Pero nada más lejos de la realidad: su manejo confortable y dotado de una gran rapidez de respuesta estaba a la orden del día. Resultaba alucinante como esta inmensa nave afrontaba las curvas cerradas de una atrayente carretera de montaña, con una facilidad pasmosa a la hora de negociar dichas curvas; es como si su carrocería encogiese medio metro y aligerase 700 u 800 kg de su imponente masa. Su agarre al asfalto era encomiable, y su amortiguación se tragaba los baches sin afectar casi en nada al confort de sus pasajeros.

En cuanto al diseño del habitáculo y al espacio disponible marcaba las distancias. Incluso la versión de batalla corta -SE- contaba con un espacio trasero propio de un salón de baile. Tanto la altura como su acceso al interior eran tremendamente generosos, pudiendo realizar la maniobra de entrada/salida con el sombrero puesto y mantenerlo en la cabeza sin mayor problema.

Imperativo es nombrar la regulación eléctrica de los asientos en todas sus dimensiones con tres memorias, o un curioso tirador escamoteable que no se ensuciaba para abrir el maletero. No faltaban las inserciones de maderas nobles repartidas por el habitáculo y un completo ordenador de a bordo, o una exquisita tapicería fabricada en pieles de primeras calidades. Era el lujo entendido por la marca de la estrella.

Mercedes consiguió como nadie conjugar los aspectos estéticos, ergonómicos y funcionales. Pocas críticas se podían hacer, como mantener en la misma palanca los mandos de los intermitentes y del limpiaparabrisas, o unos toscos indicadores de distancia para facilitar el aparcamiento, a modo de pequeñas antenas en las esquinas traseras del coche ¡De hoy son los sensores de aparcamiento!

Su inmenso corazón rezumaba energía a raudales. Con 12 cilindros en V en posición delantera longitudinal cubicaba 5.987 cm3, con cuatro válvulas por cilindro y alimentación por inyección electrónica, erogando 408 CV a 5.200 RPM, siendo más impresionante aún la cifra de par motor: 580 Nm a 3.800 RPM. Toda esta caballería se transmitía a las ruedas traseras mediante una transmisión automática de cuatro velocidades.

Mercedes Benz 600 SEL W140 2

Las prestaciones eran igualmente impresionantes. Su velocidad máxima estaba limitada a 250 km/h, alcanzando los 100 km/h desde parado en 6 segundos. Hablar de consumos en un vehículo de esta naturaleza puede resultar una blasfemia, con unos valores de 12/14/21 l/100 km a 90 km/h, 120 km/h y por recorrido urbano, respectivamente. Una menudencia para su propietario, centrado en sentir su poderío silencioso sin temer por ningún competidor. Había versiones diésel para los que se preocupasen por el gasto.

Su estabilidad también era digna de mención. La novedosa suspensión delantera provocaba una leve inclinación de la carrocería sobre el eje delantero cuando abordábamos una curva a velocidad elevada, cortando al mismo tiempo la alimentación al motor mediante sistemas electrónicos de ayuda a la conducción. El equipo de frenos estaba a la altura, con discos en las cuatro ruedas y asistidos por ABS.

Este Mercedes 600 SE/ SEL era la máxima expresión del lujo y la opulencia a lo que se podía aspirar, un ágil Panzer con el comportamiento más propio de una berlina media, sin rivales de los que preocuparse. Se le puede añadir a nuestra lista de sleepers con espíritu RACER, por sus cualidades únicas en todos los aspectos difíciles de igualar.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mercedes-Benz con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Debe ser por tener casi 40 años…pero a mi me dices “MERCEDES CLASE S” y este es el que me viene a la cabeza. Sus sustitutos siempre me han parecido poca cosa a su lado.

Y no nos olvidemos, es el motor del Zonda. Eso siempre da pedigree. Como curiosidad, hay un youtuber japonés (no me acuerdo ahora del nombre) que tiene uno, de serie, y que con un escape top suena como los F1 de os 90. Es brutal.

Pablo Mayo
Editor

Creo que es este al que te refieres. Parece que le ha puesto una “cutoff valve” y está en escape libre:

Jose
Invitado
Jose

Ese ese. Todo de serie y sonando así….no se si es una herejía o una genialidad jeje

Pablo Mayo
Editor

Ese sonido me “pone”, que quieres que te diga…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez