Coche del día: Mazda Xedos 9 2.5 V6 automático

Coche del día: Mazda Xedos 9 2.5 V6 automático

Un raro nipón en nuestras vías, pero perfecto para viajar


Tiempo de lectura: 3 min.

El Mazda Xedos 9 de segunda generación (2001-2004) fue conocido también en otros mercados como Millenia o Eunos 800, cuyas características más importantes se basaban en una imagen distinta y exclusiva, un gran confort de marcha, un equipo de serie extenso y un precio competitivo, aunque no todo era perfecto. La gestión electrónica de su cambio automático de cuatro marchas se quedaba ya obsoleta y sus largos desarrollos le conferían un comportamiento perezoso hasta que cogía velocidad.

Este cambio tenía una particularidad: en utilización convencional tenía tres posiciones normales: L (hasta segunda), S (hasta tercera) y D, pero existía una posición “Hold” con la numeración “1”, “2” y “3”, que bloqueaba la marcha elegida y se comportaba como un cambio manual. Con unas marchas tan largas, dificultaba las salidas y los adelantamientos, punto que se solventaba abusando del pie derecho.

Era un rival para modelos con tanta solera como los Audi A6 o los BMW Serie 5. Poseía unas líneas suaves que acompañaba a unas voluminosas y grandes dimensiones, y su frontal más al gusto europeo que al asiático iba conjuntado de unos grupos ópticos de magnífica calidad junto con unas generosas tomas de aire. Su lateral orgánico podría recordarnos a berlinas del segmento E como el Opel Omega, y la zaga nos mostraba unos enormes pilotos. Sin embargo, a pesar de sus dimensiones, adolecía de un pequeño maletero, apenas 417 litros.

Su habitáculo era muy amplio, con detalles lujosos y exclusivos tales como asientos de cuero con regulación eléctrica, maderas nobles en puertas y salpicadero o palanca del cambio y volante forrados en piel. No existía ningún problema a la hora de encontrar una buena postura al volante gracias a los numerosos reglajes de asiento y a la buena ubicación y sencillez de manejo de todos sus mandos.

Era un coche bastante raruno en España, sólo se vendieron 125 unidades

El motor era el mismo que empleaban el Mazda MX-6 y el Ford Probe. Llevaba un bloque V6 de 2.497 centímetros cúbicos que erogaba una potencia de 163 CV a 6.000 RPM, con un discreto par motor de 212 Nm a 4.900 RPM, tal vez algo justitos para mover los más de 1.500 kg que pesaba en vacío. Aún así, cumplía de sobra con las características que se podían pedir a una berlina de estas características: un silencio casi absoluto en el interior del habitáculo, un rodar excepcional tanto en curvas lentas como en carreteras de montaña, y un nada desdeñable paso por curva a pesar de las inercias causadas por una suave suspensión con un recorrido excesivo.

El propulsor tenía un comportamiento bastante elástico, pues lo podíamos estirar hasta las 7.000 vueltas, pero se encontraba enmascarado por el cambio automático. Al ser un modelo pensado para el mercado nipón y norteamericano la caja de cambios automática era la opción más acertada, pero en Europa tal vez un cambio manual habría animado las ventas. Los frenos tenían un comportamiento intachable, ya que eran potentes, resistentes y de buen tacto. En cuanto a sus prestaciones, su velocidad máxima era de 207 km/h, aceleraba de 0 a 100 km/h en 11 segundos y su consumo oscilaba entre los 8 y 15 l/100 km.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!