Menu

Audi Q8, el culmen SUV de los cuatro aros

La marca de Ingolstadt presenta su buque insignia en el segmento de moda

Audi Q8, el culmen SUV de los cuatro aros

Por fin se ha presentado en sociedad el tope de gama SUV de la marca de los cuatro aros: el Audi Q8, un todocamino que quiere tomar su parte del pastel del segmento de moda en su escalón premium, con una renovada imagen, más contundente y evolucionada, donde su parrilla sigue siendo la principal protagonista.

Motor y chasis

Las opciones de motorización para el Q8 pasarán por versiones diésel y gasolina, pero todas ellas MHEV (Mild Hybrid o semihíbridos). Estarán disponibles dos motores diésel V6 de tres litros de cilindrada, que suponemos serán una revisión de los que monta el Q7, vehículo del que toma su plataforma. Tendrán una potencia de 231 y 286 CV, mientras el gasolina, también 3.0 V6 con turbo, tendrá 340 caballos a disposición de su conductor.

Las cajas serán automáticas en ambos casos, con la diferencia que en la versión gasolina montará la de doble embrague, mientras en diésel será la de convertidor de par.

En cuanto a chasis, toma prestado de su hermano menor toda su plataforma, que incluye el diferencial central con reparto por defecto de 40:60, y control de amortiguación variable de serie. En opción se podrá montar la suspensión neumática adaptativa, que puede variar la altura al suelo de manera dinámica en hasta 90 mm. La altura libre al suelo con suspensión normal es de 254 mm, parecida a la de un Jeep Wrangler, por ejemplo, lo cual es bastante. No se menciona nada de las estabilizadoras activas, pero suponemos que estarán presentes, al igual que en el Q7.

Frameless Side Windows

La dirección es progresiva, pudiendo montar opcionalmente el eje trasero direccional, con un ángulo de giro máximo de 5º. A bajas velocidades, típicamente por debajo de 80 km/h, las ruedas traseran giran en sentido opuesto a las delanteras, y por encima de esa velocidad, lo hacen en el mismo sentido, para que no se convierta en un vehículo sobrevirador que nos ponga en apuros.

Como decíamos, todos los Q8 serán MHEV, y dispondrán del sistema de 48 voltios con batería de litio, lo que hace posible cierta recuperación de energía (hasta 12 kW), que luego se puede emplear en dar cierto impulso al motor con el alternador convertido en motor. El sistema Start-Stop puede arrancar el coche hasta a 22 km/h, lo que unido a su modo «a vela» consigue reducir un poco los consumos.

Importante ha sido el trabajo de los ingenieros intentando aligerar el conjunto. El empleo de aluminio ha sido muy alto, dejando el acero para los lugares donde el refuerzo es más necesario. De hecho, la parte de acero es casi testimonial y se emplea en los puntos donde el esfuerzo de la carrocería es más crítico, concentrado sobre todo en la parte frontal, que es la que debe aguantar mayor esfuerzo en caso de impacto.

Diseño y equipamiento

Pasando a la parte que entra por los ojos, hay que decir que la evolución en diseño se nota respecto al Q7. En este modelo, se ha destacado la deportividad, pues sus competidores naturales son el BMW X6, Mercedes GLE, Porsche Cayenne o Range Rover Sport. Lo primero que llama la atención es el frontal, donde preside la parrilla Singleframe octogonal, que no es completamente funcional, pues se encuentra tapada por la parte superior e inferior. Al verlo se asemeja casi a una «X» tumbada, donde los faros y las tomas de aire serían los extremos. Hablando de faros, Audi ofrece en su Q8 faros LED de serie, y faros HD Matrix LED como opción. Personalmente me agrada este nuevo frontal, con un diseño agresivo de líneas limpias.

Static Photo Colour: Dragon Orange

El perfil lateral destaca lo que comentábamos antes: la caída de la parte trasera intenta ser menos vertical, para darle ese toque dinámico y compacto, en contraposición con la figura del Q7, que da una sensación más familiar. Las llantas de 22 pulgadas hacen que el conjunto parezca más pequeño de lo que realmente es.

La trasera estrena firma lumínica, uniendo ambos faros con una tira LED de color rojo, predominando las líneas horizontales para darle más robustez visual al conjunto. Destaca esa parte negro piano, justo en el centro, donde los cuatro aros de Audi no dejan la menor duda de su procedencia.

En dimensiones, resulta bastante grande, aunque no mastodóntico, como algunos SUV norteamericanos: 4.986 mm de longitud, 1.995 mm de ancho y 1.705 mm de alto, con una batalla de casi 3 metros. Estas proporciones dejan un habitáculo muy espacioso, con un maletero que llega a los 1.755 litros en su configuración más amplia.

Cockpit

Pasamos al interior, y vemos que el diseño es limpio y depurado, de líneas rectas y horizontales, donde se prescinde al máximo de botones. Tenemos nada más y nada menos que tres pantallas: el tablero digital de 12,3», y dos pantallas en la consola central, la superior de 10,1», que controla los sistemas multimedia y de navegación; y la inferior, de 8,6» que se encarga de la climatización, confort y de entrada de texto. La parte superior del salpicadero se emplea para dejar las salidas de aire con un generoso tamaño. Los acabados como siempre son de primera clase, con cuero, alcántara, piezas de metal y un acabado de contraste en negro piano.

Algo a destacar es su conectividad, ya que posee comunicación 4G para la transmisión de datos, y para la navegación por internet, creando su propio punto de acceso WiFi. Una frase algo inquietante de la nota de prensa dice: «Los servicios online de Audi connect añaden funciones predictivas al proceso de la navegación.» Probablemente quiere decir que el vehículo recopila datos mientras conducimos, y muestra sugerencias sobre destinos de navegación. Pero si a esto le unimos que está permanentemente conectado a la red (y a los servidores de Audi), se parece mucho a lo que hace Google con nuestros datos. Personalmente preferiría poder elegir sobre este aspecto de la privacidad.

En equipamiento va muy bien servido, al igual que su hermano de gama: control de crucero adaptativo, asistente de eficiencia, asistente de cruce, sistema de alerta por cambio involuntario de carril (lane change warning), asistente de bordillos (curb warning) y la cámara 360 grados. Un par de asistencias destacadas son el remote garage pilot y el parking pilot, disponibles en 2019. El primero permite sacar el coche del garaje, sin estar dentro, a través de la aplicación myAudi, que debemos instalar en nuestro teléfono. El segundo es similar, y sirve para entrar o salir de un aparcamiento en batería de manera muy cómoda, igualmente gestionado a través de la aplicación de nuestro smartphone. En cuanto a sonido, los más sibaritas podrán disfrutar de su música favorita con el sistema de Bang & Olufsen, con sonido tridimensional en las cinco plazas.

Precio y disponibilidad

El nuevo Audi Q8 estará disponible en el último cuatrimestre, y la marca aún no ha facilitado los precios. Sería lógico pensar que comenzasen en torno a los 70.000-75.000 euros, debido a que sus principales rivales como el BMW X6 (75.400 euros) o Range Rover Sport (71.100 euros), comienzan en ese rango. El Mercedes GLE (79.475 euros) o el Porsche Cayenne (87.579 euros) están un paso por encima en precio, siendo algo más caros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.