Coche del día: Mazda R360

Coche del día: Mazda R360

El primer coche de verdad de Mazda


Tiempo de lectura: 3 min.

Tuvieron que pasar nueve años desde el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1954, para dar un empujón definitivo a la industria automovilística japonesa. En el Salón del automóvil conocido como “All Japan” por entonces, que pasó a denominarse como Tokio Motor Show, comenzó un aumento de la demanda de automóviles debido a la notable mejora de ingresos por parte del pueblo japonés.

El Ministerio de Comercio Internacional e Industria, como se llamaba por entonces el Ministerio de Economía, Comercio e Industria japonés, creó un concepto nuevo: el “coche nacional”, nacido en 1955, con el objetivo de estimular la economía, algo que se consiguió con estas y otras medidas económicas.

Hasta estos momentos los coches eran inaccesibles para la mayoría de los ciudadanos japoneses debido a su elevado precio, de aquí que la puesta en el mercado de un coche barato cumpliría el sueño de mucha gente. Bajo estas premisas Mazda lanzó su primer coche, el coupé R360, (predecesor del K360, con tres ruedas), el 28 de mayo de 1960. Es un claro ejemplo de lo que se conoce como Kei Car.

Mazda R360 2

Unos días antes de su debut oficial, Mazda ya tenía solicitados 4.500 pedidos del modelo. Su popularidad fue tal que en agosto vendió 2.000 unidades y en diciembre alcanzó su récord de ventas alcanzando las 4.090 unidades. A lo largo del año registró un total de ventas de 23.417 unidades, que suponían el 64,8 % del mercado de los kei car. Este simpático pequeñín supuso un gran hito en la motorización del pueblo nipón.

Una de las principales bazas de su éxito era su bajo precio, pero no la única. La principal novedad mecánica fue la utilización por primera vez del motor de cuatro tiempos, sustituyendo a los antiguos dos tiempos; su caja de cambios podía ser una manual de cuatro relaciones o una automática de dos relaciones. Como sistema de amortiguación llevaba cuatro tacos de caucho y barras de torsión.

Llevaba dos cilindros en V con 356 cc de desplazamiento. Su potencia era de poco más de 16 CV a 5.300 RPM, con un par motor de 22 Nm y estaba refrigerado por aire; era propulsión trasera y su velocidad máxima alcanzaba los 84 km/h. Este motor llevaba en su composición una notable cantidad de aleación de magnesio, que junto a una carrocería monocasco de aleación ligera, consiguió un peso de 380 kg. Su sistema de frenos comprendía discos delanteros y tambores traseros. Sus dimensiones andaban por los 2.990 mm de largo, 1.300 mm de ancho y 1.300 mm de alto, lo que podríamos denominar hoy un microcoche o pelotilla urbana. De esta versión se vendieron 65.737 unidades hasta 1969, fundamentalmente en el mercado japonés.

Mazda R360 3

En 1962 la gama creció con la versión “Carol”, un 2+2, denominado P360, y que como curiosidad mecánica llevaba un motor de cuatro cilindros con la misma cilindrada que el de dos -el cuatro cilindros más pequeño del mundo- con 20 CV de potencia, y se fabricaron 265.226 unidades hasta 1970; también salió al mercado una versión convertible en 1964. Su producción duró seis años.

La última edición que se fabricó fue la P600, con un motor de cuatro cilindros y 586 cc y 28 CV de potencia, el más caro y lujoso y del que se vendieron 8.800 unidades, que se mantuvo en producción durante dos años.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!