Coche del día: Lamborghini Diablo

Coche del día: Lamborghini Diablo

Potencia salvaje


Tiempo de lectura: 2 min.

“Diablo” fue un feroz toro de la ganadería del duque de Veragua, con el que tomó la alternativa José Lara Jiménez “Chicorro” el 11 de julio de 1869. Tranquilos, no hemos reconvertido la página en un blog de tauromaquia. Quien conozca un poco la historia de Lamborghini, sabrá que su fundador D. Ferruccio era muy aficionado a los toros, tanto así que decidió bautizar sus creaciones automovilísticas con nombres de astados con historia. Así que “Diablo” ya no solo estaría ligado al nombre de un toro bravo, sino a uno de los coches más salvajes que se han creado: el Lamborghini Diablo.

Allá por 1990, cuando se presentó en el Salón de Ginebra este modelo tan bestial, D. Ferruccio ya no era el responsable de poner nombre a las creaciones de la marca, entre otras cosas porque era Chrysler la propietaria, una venta necesaria para salvar a Lamborghini, después de la crisis del petróleo de los 80. Aún así continuaron con la tradición. El Countach ya llevaba tiempo en el mercado y era hora de una renovación. Marcello Gandini se puso a trabajar, y de sus lápices nació esta maravilla, que fue supervisada desde el Chrysler Styling Center en Detroit.

Con un motor V12 central trasero de 5.7 litros que producía 492 CV a 7.000 RPM y 580 Nm a 5.200 RPM en sus ruedas traseras, lograba una velocidad máxima de 325 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos. Unas prestaciones brutales, pero insuficientes para superar a un rival como el Ferrari F40 que había salido años antes.

De este modelo se hicieron bastantes versiones, incluyendo una renovación en 1998 que incorporaría las luces del Nissan 300ZX. Entre ellas, las versiones VT, VT Roadster, 30 aniversario, SV, SV Roadster, SE30, GT, GT-R, 6.0 VT e incluso una personalización única, el P147 Acosta. En 2002 llegaría su sucesor, el Lamborghini Murciélago, terminando con la saga del que muchos dicen, fue el modelo más brutal y salvaje de Lamborghini.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.

David García