Coche del día: Lamborghini Diablo Strosek

Coche del día: Lamborghini Diablo Strosek

El Diablo prohibido en Estados Unidos


Tiempo de lectura: 3 min.

El Lamborghini Diablo es, sin lugar a dudas, uno de los coches más espectaculares del mundo y uno de los coches más importantes para la firma italiana. Apareció cuando Lamborghini pasó a ser controlada por Chrysler, para reemplazar al Lamborghini Countach, y abandonó el mercado con Audi al mando de la compañía, sustituido en el mercado por el Lamborghini Murciélago. Tiene más de 30 años y siempre será uno de los Lamborghini más increíbles de todos. Para muchos, el último superdeportivo de los años 90, gracias a sus más de 550 CV en algunas versiones.

Aun así, había gente que veía en el Diablo una base para ir más allá, ya que no tenían suficiente. Cuando se tiene todo al alcance de la mano, las cosas acaban por no ser suficientes y siempre se busca ir un paso más lejos, llegando a límites, en ocasiones, un tanto sin sentido. No es el caso, aunque eso no quiere decir que se haya llegado lo suficientemente lejos como para que fuera un coche no homologable en Estados Unidos porque, según se dice, era muy rápido. Demasiado.

Concretamente, hablamos de un coche que alcanzaba las 208 millas/hora, casi 335 km/h en la década de los 90. Una velocidad que a los reguladores de Estados Unidos les pareció demasiado y lo catalogaron de “coche peligroso”. Hablamos del Lamborghini Diablo Strosek, la creación de un especialista en tuning alemán fundado por Vittorio Strosek en 1982, que convirtió al Diablo en un coche muy digo de la denominación asignada. Era rápido, delicado de conducir a gran velocidad –como cualquier deportivo de muy altas prestaciones– y tenía un aspecto amenazante.

lamborghini diablo strosek (2)

Strosek llevó a cabo diferentes cambios en la carrocería para hacerlo más interesantes estéticamente, pero también para hacerlo más rápido. Así, ambos paragolpes son nuevos, más redondeados que los originales y con nuevos elementos de iluminación integrados. Además, su calidad era mayor que la ofrecida por los originales. Los faros también fueron reemplazados por unos fijos de doble proyecto mucho más pequeños y en principio, aerodinámicos. El alerón trasero, una seña de identidad de algunas versiones del Lamborghini Diablo, también desapareció y se instaló otro en su lugar, más pequeño e integrado en las formas traseras, totalmente ajustable. Llaman la atención los espejos laterales, colocados muy arriba en los pilares A.

El aspecto general de los Diablos firmados por Strosek era bastante atractivo, con una imagen ligeramente más suave que la ofrecida por el Diablo original. Hay usuarios que no eliminaron los faros emergentes y aun así, la imagen del Diablo era mucho más interesante con los paragolpes y el alerón trasero de Strosek. Digamos, que perfiló todavía más el diseño del superdeportivo italiano. Además, con unas llantas de magnesio de 18 pulgadas, la gestión del peso no suspendido era mucho mejor.

No se conocen detalles del motor, aunque por lo general Vittorio Strosek solo se centraba en detalles estéticos, así que seguramente se mantenga de origen. No obstante, tampoco es que falte potencia, precisamente, así que tampoco se trata de algo malo dejar el corazón del coche tal y como se desarrolló en un inicio.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso