Coche del día: Kia Venga CRDi 1.6 VGT

Coche del día: Kia Venga CRDi 1.6 VGT

Se amplía el club de los monovolúmenes compactos orientales


Tiempo de lectura: 5 min.

Kia forma parte del grupo automovilístico coreano Hyundai Kia Automotive, que es el mayor fabricante de automóviles de Corea del Sur y el segundo de Asia, después de Toyota. Consciente de la importancia del mercado europeo y de su nivel de exigencia decidió ofrecer el Kia Venga, un modelo que se ajustaba perfectamente a la demanda europea, en un momento donde los pequeños monovolúmenes (MPV o Multi-Purpose Vehicle) estaban en plena ebullición.

Lo mejor para conocer un mercado es tenerlo a mano, por lo cual Kia montó en la ciudad alemana de Frankfurt el Kia Design Center Europe, dirigido por el francés Gregory Guillaume, centro donde se desarrolló el Venga, aunque su diseño se inició en el centro de la marca coreana de Rüsselsheim (Alemania). El Venga comparte plataforma con el Soul y el Hyundai i20. Diseñado en Europa con un enfoque para el público europeo, aplicaron la teoría de que en un mundo globalizado si se quería triunfar en un mercado concreto tenían que conocer y aplicar los gustos y las preferencias de sus ciudadanos/clientes.

Kia presentó un concept car en el Salón de Ginebra del año 2009 conocido como Kia No.3 Concept, un Venga de aspecto futurista con soluciones que no llegarían al modelo de serie, como unas llantas de 19 pulgadas o un techo acristalado en su totalidad. La versión de calle se presentó en el Salón de Frankfurt de este mismo año, y su producción comenzó en la fábrica de Nosovice (República Checa) a finales. Sota, caballo y rey.

Exteriormente nos llamaba la atención el equilibrio de sus formas y su elevada superficie acristalada, que disimulan su respetable altura. Sus dimensiones eran 4.075 mm de largo por 1.765 mm de ancho y 1.600 mm de alto. Delante destacaba una entrada de aire que recorría toda la longitud frontal del coche, y su característica parrilla delantera tiger nose (nariz de tigre) mientras que en su trasera encontrábamos unos grupos ópticos muy elevados, que permitía su protección ante pequeños golpes y facilitaba su visión a los vehículos que le seguían.

Un objetivo cumplido en el Venga era el elevado espacio interior del que gozaba. Tanto delante como detrás la altura era más que notable, al igual que el espacio longitudinal. En las plazas delanteras la sensación de desahogo era más que apreciable, el salpicadero quedaba bastante alejado y la anchura no generaba ninguna queja. Los asientos delanteros sujetaban bastante bien tanto a nivel de piernas como de espalda. La banqueta trasera estaba enfocada para la comodidad de dos pasajeros y, como era común en el segmento de los monovolúmenes, tenía un desplazamiento longitudinal de 130 mm. Su maletero oscilaba entre los 314 litros y los 552 litros, dependiendo de la disposición de la banqueta trasera.

Su comportamiento rompía el esquema habitual de este tipo de vehículos, con unas vías tirando a estrechas -1.553 mm delante y 1.557 mm detrás- y altura elevada, que no eran el paradigma de la estabilidad. Este aspecto estaba conseguido en el Venga, que junto con el Nissan Note eran las dos excepciones, ya que su comportamiento dinámico era realmente notable.

Su esquema de suspensión era convencional, con sistema McPherson delante, muelles y barra estabilizadora; detrás llevaba un sistema semi independiente con brazos tirados, muelles, eje transversal de torsión y barra estabilizadora. Con un equilibrado reparto de pesos y una buena puesta a punto de las suspensiones se conseguía un comportamiento muy efectivo. Como buen vehículo familiar, el confort ofrecido a los ocupantes era sobresaliente, tanto en ciudad como en vías rápidas, aunque sus virtudes salían a relucir en carreteras secundarias, pues filtraba sin mayores problemas las irregularidades del piso.

Kia Venga 1

Hemos escogido la mecánica más potente de la gama, el 1.6 CRDi, con 128 CV a 4.000 RPM. y 260 Nm de par máximo a 1900-2750 RPM. Con esta banda de utilización no era necesario hacer un uso intensivo de la mecánica, incluso en marchas largas, con lo que conseguíamos un consumo medio homologado de 4,4 l/100 km, que no subiría mucho más en una conducción cotidiana, y sus emisiones de CO2 eran sólo de 118 gr/km. Nos encontrábamos con un motor diésel moderno dotado de inyección directa por common rail, 16 válvulas, intercooler y turbocompresor de geometría variable. Todos estos aspectos eran suficientes para mover 1.356 kg hasta 182 km/h y un 0 a 100 km/h en 11,1 segundos. Ese motor ha salido realmente bueno para ser el primero de su especie, el primer 1.6 turbodiésel del grupo.

Su equipamiento de seguridad era más que notable, incluyendo en su  aspecto activo elementos como ABS, ayuda de frenada de emergencia, distribución electrónica de frenado, control de estabilidad, ocho airbags y algunos elementos más. También destacaba, como ya hemos dicho, la nobleza de su chasis, su bien afinada amortiguación y la agilidad de su dirección.

Para los que deseen la polivalencia de un monovolumen compacto con el comportamiento dinámico de un turismo, esta resulta una opción interesante. Entre sus alternativas encontrábamos el mencionado Nissan Note, Opel Meriva o el Hyundai Matrix. En 2015 sufrió un restyling y hoy en día es un superviviente de este segmento ya que actualmente se sigue fabricando en la planta de Žilina (Eslovaquia). Vino para quedarse, visto lo visto.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.