Menu

Coche del día: Kia Sportage 3 puertas

Sin complejos

Coche del día: Kia Sportage 3 puertas

Con la llegada de modelos como el Soul, el Niro o el reciente Stinger, parece que Kia ha querido dejar patente que quería competir en algunos segmentos minoritarios o incluso de nicho. Esto no es algo reciente gracias a su agresivo plan de expansión cubriendo junto con Hyundai prácticamente la totalidad del mercado. En su historia reciente entre las dos podemos incluir modelos pintorescos como los Veloster, Génesis, Opirus… y el Kia Sportage 3 puertas o Convertible.

Es una rareza poco vista en nuestras carreteras porque cuando fue lanzado la marca coreana no era ni la mitad de popular y apreciada que es ahora. Sin embargo, ellos sí que vieron una oportunidad de cubrir un hueco en una categoría que contaba cada vez con más adictos. Sin entrar en polémicas de quién fue el precursor, mencionaría el solitario Suzuki Vitara hasta la oleada de coches tales como el RAV4, Montero iO o HR-V.

Ante ellos se presentó la versión corta de un Sportage que había sido una de las cartas de presentación de la marca cuando fue lanzada a nuestro mercado a mediados de los noventa. Los todoterreno asequibles estaban de moda, y pocos había tan económicos como aquel modesto Kia que escalaba con rapidez en el ranking de ventas. El 3 puertas jugaba con la estética y un aspecto desenfadado que respaldaba su techo de lona o el opcional hard top de fibra. Iba dirigido al público joven que buscaba diferenciarse con un coche del tamaño de un Ibiza que les servía gracias a su tracción total para hacer escapadas al campo, subir a esquiar o presumir de un coche que podría sacarles de una duna en la playa.

Kia Sportage 3 puertas (JA)

Por dentro, sin embargo, se convertía en un coche sobrio y aburrido en el que se echaba de menos alguna nota de color. Para su ajustado precio contaba con una calidad aceptable, aunque un equipamiento de serie algo justo que requería tirar de opciones para poder montar los airbags, ABS o el aire acondicionado. Estaba en la línea de un Suzuki Vitara básico de 76 CV, pero este Kia prometía ¡128 CV!

Y es que el motor era otro de sus atractivos: un bloque de 2 litros de gasolina que movía con soltura sus 1.400 kilos consiguiendo una velocidad máxima con la que sus rivales no podían competir. Lástima que estuviese lastrado por unos larguísimos desarrollos de su cambio de cinco velocidades que penalizaban las recuperaciones en carretera, mediciones en las que cualquier modelo similar menos potente le superaba. El consumo tampoco era una de sus virtudes, con medias en ámbito urbano y extraurbano de 14,6 y 9 litros, respectivamente.

Para las escapadas al campo contaba con su contenida distancia entre ejes y cortos voladizos para desenvolverse, si bien los recorridos de la suspensión estaban más enfocados para un uso sobre asfalto consiguiendo en vías rápidas un alto grado de confort. La tracción 4×4 y la posibilidad de conectar la reductora le permitían salir airoso de zonas abruptas por las que hoy ninguno nos atreveríamos a sobrepasar con un Stonic, quizá el heredero difuminado de aquel pequeño gran desconocido.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Invitado
Txesz

Tenía un notable atractivo, sobre todo por la exclusividad dada por lo dificil que era cruzarse con otro, a diferencia de los Vitara, que eran legión.

Tal vez de haber montado el motor diesel hubiesen vendido algo más…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.