Coche del día: Julian Sport Coupé

Coche del día: Julian Sport Coupé

Un coupé de lujo con motor trasero radial


Tiempo de lectura: 5 min.

El Julian Sport Coupé se podía considerar como el abuelo del Volkswagen Beetle, con elementos clave que se utilizaron en la construcción de su nieto, como un chasis tubular de fondo plano a modo de columna vertebral, un motor trasero refrigerado por aire y una suspensión independiente.

Este coche fue un pensamiento materializado del millonario Julian Brown, de ahí su nombre. El desarrollo del vehículo se inició en 1922, a través de la empresa que bautizó como Julian Brown Development Corp. en su ciudad natal de Syracuse (Nueva York, EE.UU.). Durante los tres años siguientes, Julian y un grupo de especialistas mecánicos y trabajadores del metal de las empresas C.E. Lipe Machine Shop y Meldrum-Gabrielson crearon su obra maestra: el Julian Sport Coupé.

Su característica más importante era la utilización de un motor radial plano de seis cilindros colocado de forma horizontal, situado sobre el eje posterior, detrás de los pasajeros. El cárter estaba construido en aluminio fundido, y los cilindros estaban agrupados de tres en tres formando dos bancadas, una encima de otra. Cada uno de ellos formaba un ángulo de 120 grados entre sí. En total, su cilindrada alcanzaba los 4,4 litros.

Utilizaba un carburador lateral de tipo Zenith, que junto a unas cámaras de combustión hemisféricas conseguía alcanzar los 60 CV de potencia, algo inusual en una época en la que lo normal era desarrollar entre 30 y 40 CV, y no precisamente con cilindradas más pequeñas. La relación de compresión era también alta para la época, con un valor de 4,8:1. Los pistones tenían los tres segmentos situados en el centro del mismo, en vez de en la parte superior.

Las válvulas eran accionadas por un árbol de levas de dos lóbulos a través de unas varillas de empuje (OHV) y unos balancines actuados por unos engranajes de piñón de 200 milímetros de largo, con dos rodamientos y dos cojinetes. Para refrigerar el motor se necesitaban 17 litros de aceite. Sobre el bloque se situaba una hélice de grandes dimensiones que hacía la función de volante motor o volante de inercia. La transmisión se realizaba a las ruedas traseras a través de una caja de cambios de tres velocidades.

La compañía no consideró necesario instalar un sistema de frenos en el eje delantero, así que decidieron colocarlo solo en las ruedas traseras (tambores con cuatro zapatas cada uno). Estimaron que el reparto de pesos le daba un elevado agarre al eje posterior, desestimando instalarlo en el anterior. La suspensión en el frente consistía en un eje tubular que se apoyaba en una ballesta de una sola hoja, mientras que en la zaga se asentaba directamente sobre un único juego de ballestas, con lo que las ruedas estaban ligeramente curvadas.

Julian Sport Coupe 6

El chasis conformaba un marco tubular con un tubo central de 4,5 pulgadas de diámetro (11 cm) a modo de columna vertebral, reforzada por dos travesaños de 2 pulgadas (5 cm) en posición tangencial. Estos travesaños soportaban el peso de la carrocería

La carrocería, gestada al completo en aluminio, fue diseñada por el propio Julian Brown y construida en las Instalaciones de Fleetwood, un carrocero afincado en el estado de Pensilvania. Brown envió el esqueleto del la primera unidad a Fletwood con toda la mecánica ya instalada, donde se unió con el vestido que lo cubriría. Una vez terminado el montaje, el mismo Brown lo condujo de regreso a su hogar en Syracuse.

El objetivo buscado por Mr. Brown era mantener el peso final del coche en 2.400 libras (1.088 kg), razón por la que utilizó el aluminio para fabricar la carrocería, pero terminó marcando sobre la báscula 3.450 libras (1.542 kg). Se consiguió un reparto de pesos de 66/34 en el eje trasero y delantero, respectivamente, por lo que la tracción resultaba más elevada en suelos deslizantes y la dirección más ligera. Conviene recordar que aun no se había inventado la dirección asistida.

Julian Sport Coupe 2

Otras ventajas evidentes de esta configuración eran la reducción de componentes al aunar motor, transmisión y el diferencial; hasta 473 piezas menos que un sedán típico de 1925. También era evidente la ventaja de que, al llevar todos estos elementos mecánicos en el eje trasero, los olores, el ruido, el calor y los humos típicos de los motores de combustión de la época no molestaban a los pasajeros. Era una disposición cuanto menos inteligente.

La distribución de los asientos era también curiosa. El conductor iba sentado en el centro de la cabina, detrás de un volante abatible. A ambos lados del asiento del conductor y ligeramente desplazados hacia atrás se encontraban dos pequeños asientos, destinados a niños. En la parte trasera se situaban dos asientos de mayor tamaño destinados a dos adultos.

El objetivo de venta es que el coche entrase rápidamente en producción a un precio de 2.500 dólares de entonces, más o menos lo que costaba un Packard de seis cilindros, pero el coste real del prototipo ascendió a 60.000 dólares, equivalentes a 800.000 euros de hoy. Ni siquiera los modelos fabricados por Ettore Bugatti costaban tanto dinero, lo que complicó su llegada a la línea de montaje.

Julian Sport Coupe 1

Nunca pasó a la producción a causa de la bancarrota de Julian Brown Development Corp., languideciendo en el Lincoln Garage de Syracuse hasta 1949. En ese año el propietario de dicho garaje lo vendió para ganar algún dinero con él. Se volvió a vender de nuevo a Harra’s Automobile Collection en 1966, restaurándolo de forma escrupulosa. Su destino actual es el Museo Nacional del Automóvil de la ciudad de Reno, en el estado de Nevada, donde se exhibe totalmente restaurado.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
arribi
Invitado
arribi

Precioso coche el que nos habéis traído hoy, del cual desconocía su existencia. Soy admirador de la ingeniería que busca salirse de lo establecido, y el Julian lo hace. Pena que se quedara en un simple prototipo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.