Coche del día: Jensen 541

Coche del día: Jensen 541

Un GT británico, ligero y exclusivo


Tiempo de lectura: 5 min.

Pese a que Jensen, fabricante británico de automóviles de West Bromwich, sea conocido por su Interceptor de 1966, y, a avances en este, como la tracción total permanente y posteriormente el ABS, hoy vamos a hablaros de un modelo menos visto; pero no por ello menos interesante. Nuestro protagonista de hoy es el Jensen 541.

Interesante fue, principalmente, por la obsesión que tuvo la marca para este en el ahorro de peso. Tras sus bulbosas, modernas y aerodinámicas formas de Gran Turismo, se encontraba una carrocería de aluminio de casi 4.500 milímetros de largo, “asentada” sobre un chasis de acero, cuando fue presentado allá por octubre de 1954 en el Salón del Automóvil de Londres -aunque al salir al mercado un año después, lo haría con una aún más liviana de fibra de vidrio, mientras que las puertas siguieron siendo de aluminio-.

A la ligereza de este coche -aproximadamente 1.200 kilogramos en vacío-, contribuían también una luneta trasera y cristales plásticos, que junto a un brillante Cx de 0,39, le otorgaban unas buenas prestaciones para la época: una velocidad máxima de 185 km/h y una aceleración hasta los 100 en menos de 11 segundos.

Jensen 541 base

Jensen 541 Standard (1955)

Ya que hablamos de su velocidad, toca hablar el motor que le dio vida. Al abrir el capó delantero nos encontraríamos un motor de seis cilindros en línea, en posición longitudinal y de origen Austin, que con 4 litros de cilindrada y tres carburadores SU rendía una potencia máxima de 135 CV. Esta potencia se transmitía a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de cuatro velocidades. El consumo medio se cifraba en poco más de 13 litros a los 100 km.

También de Austin eran sus suspensiones -en concreto de la berlina A70-. Una suspensión completamente independiente delante con muelles helicoidales y barra Panhard, y, de muelles semielípticos para el eje trasero

Como opciones de equipamiento opcional disponibles para este coupé podíamos encontrar: calefacción, limpiaparabrisas delanteros con eyectores de agua, cuentarrevoluciones y overdrive para la caja de cambios -para poder alargar el desarrollo de la cuarta velocidad en autovía-. El precio de este 541 Standard era de 2.146 libras de 1954 (casi 60.000 libras de 2020 o algo menos de 72.000 euros).

Una versión tope de gama estuvo disponible a partir de 1956, la llamada De Luxe (en portada); que incluía frenos de disco del fabricante Dunlop en las cuatro ruedas -primer automóvil británico en equiparlos- y el equipamiento que para el 541 Standard era opcional, para este era de serie; además de unas bonitas llantas de radios. El sobrecoste era de algo más de 400 libras de entonces (12.000 euros actuales).

Jensen 541 R

Jensen 541 R

Para 1957 la gama se completaría con la versión R. Una versión más racing que montaba una culata reforzada, un capó delantero de coche de carreras con bisagras vistas, una dirección más directa y una caja de cambios de tacto más deportivo del fabricante Moss. Además, su velocidad máxima se veía incrementada hasta los 205 km/h. Con respecto al De Luxe había que apoquinar pagar 130 libras más (como 4.000 euros actuales).

En el interior de todos los 541 encontraríamos una atmósfera de lujo, gracias a sus asientos de cuero y un volante de tres radios de aro fino, que en opción podía ser solicitado en madera. Junto a él una completa información para el conductor en forma de velocímetro, cuentarrevoluciones -de serie desde el De Luxe-, indicador de combustible, amperímetro y un reloj. Además, en el De Luxe el salpicadero iba acabado en madera.

En la parte delantera encontrábamos unos asientos relativamente envolventes y sin reposacabezas, separados por un elevado túnel de transmisión, donde la palanca del cambio quedaba bien a mano, mientras que para los asientos traseros se aprovechaba este túnel a modo de reposabrazo. Además, estos tenían la posibilidad de abatirse para poder mejorar la capacidad de carga del vehículo. Sin duda, un GT de carácter práctico.

Jensen 541 S

Jensen 541 S

En 1960 debutó el 541 S que, entre otras cosas, perdió la característica parrilla del radiador cerrada de sus antecesores, que podía ser abierta o cerrada a modo de ventana por el conductor, por una más común, de rejilla. Además, este modelo era 100 milímetros más ancho que el 541 R y ganaba 40 milímetros de altura en el techo en pro de ganar habitabilidad.

Como equipamiento adicional, un diferencial de deslizamiento limitado y cinturones de seguridad delanteros junto con un botiquín de primeros auxilios, un extintor de incendios, radio del fabricante americano Motorola, y, ahora, una transmisión automática de cuatro velocidades. El crecimiento del tamaño y las mejoras en el equipamiento supusieron un incremento en el peso, por lo que las prestaciones se vieron mermadas hasta una velocidad máxima de 174 km/h.

Esta versión era sin duda la de mayor carácter de Grand Tourer de todas. El S estaba disponible por algo más de 3.000 libras (hoy 80.000 euros). El 541 como modelo fue definido por la propia Jensen como “el tipo de automóvil que compran los directivos de la compañía” y, además, ha sido declarado por muchos medios británicos como uno de los coches más bonitos de la década de los 50.

Jensen 541 R interior

Jensen 541 R

La producción de los modelos estándar, R y De Luxe terminó en 1959, y la del 541 S a principios de 1963, cuando fue reemplazado por el C-V8. Del 541 Standard, R y De Luxe se fabricaron un total de 419 unidades, mientras que del S únicamente 127 unidades. Solo un par descapotables o drophead fueron fabricados por el carrocero Abbott.

Si hoy en día te quieres hacer con un 541, los encontrarás desde aproximadamente unos 60.000 euros; eso sí, todos con el volante a la derecha y únicamente a la venta en Reino Unido.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!