Coche del día: Jeep Commander (XK)

Coche del día: Jeep Commander (XK)

El hermano mayor del Grand Cherooke


Tiempo de lectura: 7 min.

El Jeep Commander se podría considerar como un Grand Cherokee en versión XL, pues comparten todos los elementos mecánicos. Se presentó en el Salón de Frankfurt de 2005. Está homologado para siete plazas, frente a las cinco del Grand Cherokee. Sus comportamientos dinámicos son muy similares, pero con matices: el Commander pesa 146 kilos más.

Como suele ser habitual, la versión que se vendía en España era la que venía hasta los dientes en lo referido a equipamiento, el nivel Limited, complementado con reductora y tracción total permanente denominado Quadra-Drive II. Las diferencias en el aspecto exterior e interior sí son notables entre ellos.

En el diseño exterior quiso recuperar las líneas supercuadradas de modelos más antiguos, como el Cherokee (XJ) fabricado en el período 1984-2001. Su carrocería superaba las cotas de altura y longitud del Grand Cherokee, al igual que el voladizo posterior, lo que provocaba que su ángulo de salida fuese inferior. Sus dimensiones son 4.787 mm de largo, 1.919 de ancho y 1.826 de ancho.

Jeep Commander Limited 2

Jeep Commander Limited (versión norteamericana)

El interior tiene distribuidas las siete plazas en tres filas de asientos colocadas de forma ascendente de delante a atrás, es dec que la segunda fila iba algo más alta que la primera y la tercera igualmente más alta que la segunda; algo así como una escalera. Este escalonamiento implica una reducción de visibilidad por el espejo interior, siendo prácticamente nula si se ocupan las siete plazas.

Las dos últimas plazas son adecuadas para niños (5+2) por espacio para las piernas y por altura libre al techo. No por ello han descuidado a sus ocupantes, pues cuentan con salidas de ventilación para el cuerpo y las piernas con control independiente del caudal y la temperatura del aire. También se ha añadido dos receptáculos para colocar sendos recipientes de bebida tipo lata o botellas de ½ litro.

La capacidad del maletero se puede aumentar de forma muy considerable gracias a la facilidad de plegado de los respaldos de los asientos de las filas segunda y tercera, dejando una amplia superficie plana de carga. Las plazas delanteras cuentan con el privilegio de un techo solar practicable, en la segunda fila se conforman con unas cortinillas enrollables en las ventanillas y en la tercera fila “disfrutan” de unas ventanillas no practicables.

Jeep Commander Limited 3

Aunque su precio sea más bajo que la de sus competidores más cercanos, la calidad real y percibida no está a la altura de un coche cuyo precio oscilaba entre los 51.000-56.000 euros en 2006. Los materiales empleados, tanto en calidad como en ajustes, son más propios de un compacto. Al menos su diseño es original, mostrándonos un salpicadero clásico con 16 tornillos Allen a la vista.

Las suspensiones están pensadas para favorecer el confort por los caminos en mal estado y por el asfalto, tirando a blandas y de recorridos largos, sobre todo la trasera. Su buena motricidad se ve beneficiada por unos neumáticos mixtos M+S Goodyear Wrangler HP BSW A/S 245/65 R17. Como vemos, tienen una gran superficie de contacto y un perfil muy alto para favorecer el confort en carreteras amplias con poco tráfico y a un ritmo moderado, pero perjudicando la estabilidad en curvas.

A nivel de motores se ofrecía en dos mecánicas diferentes, un motor diésel 3.0 CRD V6 de 218 CV y otro de gasolina, un 5.7 V8 de 326 CV

Por entonces Jeep formaba parte de la alianza DaimlerChrysler. El motor diésel era el mismo que montaba Mercedes-Benz, con 6 CV menos, pero obtenidos al mismo régimen. La alimentación es por inyección directa por conducto común de tercera generación con inyectores piezoeléctricos de hasta cinco inyecciones por ciclo y una presión máxima de 2.000 bar.

Jeep Commander Limited 4

La potencia máxima está disponible a 3.800 RPM y el par máximo de 510 Nm a 1.600-2.800 RPM. Lleva cuatro válvulas por cilindro y tanto la culata como el bloque son de aluminio; las dos filas de cilindros forman una V de 72 grados. Se completa con turbocompresor variable controlado electrónicamente e intercooler. Sus prestaciones oficiales son 190 km/h de velocidad máxima y tarda nueve segundos para realizar el 0 a 100 km/h.

No están mal para un vehículo con la aerodinámica de un ladrillo y 2.242 kg de peso en vacío (con el motor 5,7 Hemi de gasolina pesa 2.355 kg). Sus consumos homologados son 13,5 l/100 km en ciudad y 9,2 l/100 km en extraurbano, con 10,8 l/100 km en combinado.

Si te gusta más sentir la potencia bruta americana de un gran motor de gasolina elige el V8 HEMI, que entrega 326 CV a 5.200 RPM y 500 Nm a 4.000 RPM de par máximo. Este motor ofrece el 90 % de su par en el rango de 2.400-5.100 RPM. El bloque es de hierro y la culata de aluminio.

Jeep Commander Limited 5

Lleva distribución por árbol de levas central y empujadores, doble encendido, dos válvulas por cilindro y sistema de desactivación de cuatro de sus ocho cilindros conocido como MDS (Multi Displacement System), que se activa cuando se pisa poco el acelerador. El sistema tarda 0,02 segundos en actuar, prácticamente imperceptible por el conductor.

Las prestaciones homologadas con el motor de gasolina V8 HEMI son 208 km/h de velocidad máxima y 7,4 segundos de 0 a 100 km/h. El consumo según ciclo NEDC es de 21 l/100 km en ciudad, 12,3 l/100 km en carretera y un valor medio de 15,5 l/100 km. Si te preocupa el bolsillo a la hora de llegar a la gasolinera mejor decántate por la mecánica diésel, es significativamente más ahorradora.

El esquema de amortiguación es de paralelogramo deformable, muelles y amortiguadores hidráulicos delante y eje rígido detrás, con muelles y amortiguadores hidraúlicos. En ambos ejes lleva barra estabilizadora. Los frenos son de disco en ambos ejes, ventilados delante y 328 mm de diámetro, macizos detrás y 320 mm de diámetro.

Jeep Commander Limited 6

Su sistema de tracción total se denomina Quadra Drive II. Utiliza un diferencial central compuesto de un embrague multidisco y una bomba hidráulica. En función de la información captada por diferentes sensores la centralita envía una señal a la bomba, disminuyendo o aumentando la presión del circuito. De este modo el acoplamiento de los discos del embrague se hace a demanda según las circunstancias de cada momento. En condiciones normales el reparto de potencia es de 48-52 % delante y detrás, respectivamente.

Este sistema tiene diferenciales autoblocantes en ambos ejes. Un motor eléctrico mueve una leva que actúa sobre el diferencial. En función de este desplazamiento se produce un mayor o menor acoplamiento. Cuando la dirección no está recta se desbloquea el diferencial delantero de forma automática para no forzar la transmisión y facilitar los giros. A este sistema de transmisión acompaña una reductora de relación 2,72:1, que se activa a través de un tirador situado junto a la palanca de cambios.

Las cajas de cambios son automáticas de cinco velocidades en ambos casos, una W5A580 de origen Mercedes-Benz en el caso del diésel y 5-45RFE en el caso del motor de gasolina. Ambas cajas pueden funcionar de forma totalmente automática o bien de forma secuencial mediante desplazamientos laterales de la palanca de cambios -denominada ERS o Electronic Range Select”.

El Jeep Commander es un todoterreno de verdad de tamaño XL hasta para siete personas. Con cinco personas el maletero es el propio de una furgoneta, que además lo vamos a cargar si decidimos irnos de vacaciones con toda la familia. El grado de comodidad y equipamiento es bueno y su comportamiento fuera de la carretera hace palidecer a la horda de SUV que pululan por nuestra geografía. Además, no se defiende nada mal por carretera, sin olvidar que no es un turismo convencional. Si no le haces ascos a unas calidades de materiales y ajustes solo aceptables no es una mala opción como vehículo vacacional.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Jeep Commander con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!