Menu

Coche del día: Hyundai Coupé 1.6 (GK)

La forma más económica de acceder a un coupé

Coche del día: Hyundai Coupé 1.6 (GK)

¿Querías un coche pintón? ¿Buscabas una motorización básica? ¿No tenías mucho presupuesto? Pues, probablemente, este fuera tu coche. Hace unas semanas os hablábamos de la motorización más potente (Coupé V6), y hoy toca hablar del motor de acceso a la gama del Coupé coreano más famoso en su tercera generación: el Hyundai Coupé 1.6 (GK).

No era el motor más equilibrado -para eso estaba el 2 litros-, ya que su consumo era similar; pero por prestaciones eran como la noche y el día. El 1.6 era únicamente recomendable si tenías un presupuesto muy limitado, o necesitabas un motor poco potente por tema de impuestos -menor cilindrada- o el posible “palo” que te pudieran dar en tu compañía de seguros.

Esta motorización era compartida con sus hermanos Getz, Accent y Elantra

Se trataba de una creación de Hyundai -a diferencia del motor Beta de su antecesor, que provenía de Mitsubishi-, de 1.6 litros apellidado Alpha. Lanzado al mercado para cumplir la normativa Euro 3, montaba una culata de cuatro válvulas por cilindro, erogaba 105 CV a 5.800 vueltas y un escueto par máximo de 143 Nm a 4.500 vueltas. Con estas cifras, estaba claro que no te ibas a quedar pegado al asiento, además de tener que emplearte a fondo con el cambio de marchas para llevarlo siempre por encima de las 4.000 vueltas si lo que querías era un nivel razonable de prestaciones.

05:09:2002 Hyundai Coupé 1.6 105 16V AD-313-XZ (31) - 25 mai 2019 (Poitiers)

Ya que hablamos de su transmisión; decir que era una caja de cinco velocidades muy agradable de manejar; con recorridos cortitos y precisos, quedando relativamente cerca la palanca del volante -un palmo les separaba-. Sus desarrollos eran cortos, para intentar premiar las prestaciones; pero perjudicando su confort y consumo.

Un ejemplo: a 100 km/h ya iba por encima de 3.000 revoluciones; por lo que en un viaje por autovía a 120, ya nos encontrábamos a 4.000 vueltas; lo que perjudicaba el consumo y aumentaba el ruido que llegaba al habitáculo. Una sexta de desahogo le habría venido de perlas, pero solo habría sido útil en llano con tan poco par.

Era un motor muy agradecido, cambiando antes de las 3.000 vueltas, y circulando por autovías de circunvalación y pisando poco la ciudad; se le podían sacar medias inferiores a los 6 litros a los 100 km -puedo dar fe de ello-. Su consumo medio, haciendo una conducción normal y en ciclo mixto, estaba en torno a los 8 litros. Aunque te pesara el pie derecho, era difícil pasar de 10 litros.

Sus prestaciones eran su principal hándicap, con un 0 a 100 km/h de unos 11 segundos y una velocidad máxima de 185 km/h. Destacaba para ser un motor “pequeño” por el bonito sonido que emitía, tanto de admisión como de escape.

Hyundai Coupe GK 2002 3

Hyundai Coupé (2002), la imagen no corresponde al 1.6

Pasando a su interior, destacaba por encima de todo su posición de conducción: con unos cómodos y envolventes asientos de marcados pétalos, con regulación lumbar y en altura para el conductor -se rumoreaba que eran fabricados por Recaro, pero no hemos podido encontrar información al respecto-. Eran comodísimos a la par que efectivos en sujeción. La postura de conducción era muy buena, pero habría sido mejor si el volante fuera regulable también en profundidad -con el asiento en la posición más retrasada, el volante quedaba un poco lejos-.

Pese a ser un coupé, conductores de hasta casi 2 metros de estatura se podían acoplar con relativa comodidad -yo con mis 1,95 m, salvo que me dejara tupé, no rozaba con la cabeza en el techo-. Redondeaban el interior un salpicadero y puertas rematados en plástico blando. Uno de sus defectos eran las palancas de intermitencia y luces, de tacto “plasticoso” y que cogían holgura con el paso del tiempo.

Al ser el modelo básico, se conformaba con aire acondicionado manual, volante de plástico… y ojo, tirón de orejas para Hyundai: el ABS era opcional, y no formó parte del equipamiento de serie hasta el restyling de 2005 –tras el que se modificaron faros, pilotos y parachoques frontal-, y, en el que también ganó una tapicería en cuero/tela y un volante en piel perforada -ambos con pespuntes en color rojo-. Era también el único de la gama que montaba un único tubo de escape en la parte derecha del parachoques trasero y llantas de 16 pulgadas -de la estándar y económica medida de 205 con perfil 55-.

Hyundai Coupe 1600 16v S 2004

Hyundai Coupé 1.6 S (2004) – Fotografía: Vauxford (Wikimedia Commons) CC BY-SA 4.0

Se completaba su equipamiento de serie con cuatro airbags, elevalunas y espejos eléctricos, un básico ordenador de a bordo -solo daba información de la autonomía, velocidad media y tiempo de conducción; nada de consumo medio o instantáneo-, llantas de aleación, una radio aftermarket firmada por Alpine con reproductor de CD, faros antiniebla y asientos traseros abatibles que daban acceso a un enorme y práctico maletero –gracias al portón trasero-, de más de 400 litros, que incorporaba una rueda de repuesto del mismo tamaño que las otras cuatro, así como una red para organizar el equipaje y argollas de sujeción.

Dinámicamente iba sobrado de chasis para la potencia que tenía, siendo difícil ponerle en aprietos. Sí que se podía jugar algo con la trasera, pero había que buscarlo, en términos generales era un coche muy noble. Tenía una dirección asistida con la dureza y precisión justas, así como un buen equipo de frenos conformado por discos en ambos ejes -los delanteros ventilados-. Para ser un coupé era bastante cómodo de suspensiones, cosa a la que ayudaban unos neumáticos con un perfil considerable.

Era un coche ideal para un soltero/a, una pareja o como segundo coche para una pareja y un niño -a la que no le importara hacer contorsionismo para poder acomodar a su niño en las plazas traseras, las cuales tenían anclajes ISOFIX-. Además, era muy económico de mantener -un cambio de aceite y filtros cada 15.000 km, correa de distribución cada 90.000 o cinco años y a tirar-; ya que destacaba por ser un modelo extremadamente fiable.

Hyundai Coupe 1600 16v S 2006

Hyundai Coupé 1.6 S (2006)

Su precio en el año 2002: unos 16.300 euros, que llevados a 2019 con la inflación, son 22.000. Si quieres adoptar uno, estás de suerte: sus precios han tocado fondo y puedes encontrar unidades desde 1.300 euros. Eso sí, deberás prestar atención a su estado; ya que por lo general no habrán sufrido el mejor de los tratos. Aunque desde aquí, te recomendamos que mires un 2 litros; y si el consumo te importa un bledo poco, el V6.

Si se han hecho los mantenimientos preventivos necesarios, tendrás solo que preocuparte por echar gasolina y disfrutarlo.

No hay día que no me arrepienta de haberme desprendido de él…

Calcula cuánto cuesta asegurar un Hyundai Coupé con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergio
Invitado
sergio

Añado que este de serie, muchos de estos coches han sido victimas del tunning, aunque algunos hayan sido reconvertidos, seguro que quedan secuelas psicológicas, que darán muchos quebraderos de cabeza. Y bueno, era una política extraña de Hyundai con el ABS, puesto que era una opción, sobre todo en acabados y motores básicos, pero si tenia buena frenada, no todo estaba perdido, menos mal que acabo siendo obligatorio. Fue un coche y su primera generación, que marco una época, ya que no era un derivado de ningún modelo, lastima y como digo al principio, cayo en las manos del tunning,… Leer más »

Javier Costas
Editor

Hay más de una réplica de Ferrari 430 sobre Hyundai Coupé, aunque es más común sobre Peugeot 406 Coupé, Pontiac Fiero o Toyota MR-2.

Adrián Iniesta
Invitado
Adrián Iniesta

Hola Sergio,
Pues sí, una verdadera lástima que por su coste asequible y su estética, fuera carne de cañón del tuning. Aún así, si miras en el mercado de segunda mano casi todos los GK están bastante de serie; fue casi más esta tendencia con los de primera y segunda generación.
¡Un saludo!

Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Pues he estado tanteando la compra de un 2.0 de 1999, pero finalmente un Mazda MX3 se ha cruzado en mi camino y es el que se viene a casa la semana que viene, esta generación en concreto me parece mucho más lograda que las predecesoras, aunque no era ningún «pepino» en esta versión de acceso era bonita y aparente, como echo de menos coupes bonitos, asequibles, y además utilizables y fiables como este Hyundai.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.