Coche del día: Honda Argento Vivo

Coche del día: Honda Argento Vivo

Un germen del Honda S2000 que pudo ser y no fue


Tiempo de lectura: 4 min.

El Honda Argento Vivo se diseñó con la intención de competir en el suculento pastel de los roadster a mediados de los 90, que en este momento estaba en plena ebullición. Fue ideado por Pininfarina y no pasó de un prototipo que podía haber sido producido por Honda como un coupé/cabrio de la marca. Al final la elección cayó sobre el Honda SSM Concept, germen del futuro S2000.

En 1995 Pininfarina había extendido su modelo de negocio aparte del diseño de carrocerías. Honda pensó que era la empresa ideal para fabricar un GT que fuese lujoso, cómodo y dinámico a la vez, teniendo como modelo a seguir al BMW Z3. El Argento Vivo resultó más pesado y refinado que el coche de BMW, y eso que utilizó el aluminio extruido para la fabricación del chasis, montando sobre él una preciosa carrocería con partes de aluminio pulido -capó y maletero- y fibra de vidrio, de reminiscencias náuticas pintada en azul oscuro.

El nombre Argento Vivo se utilizó para aplicar las propiedades del mercurio, un elemento de color plateado -de aquí el término Argento, “plata” en italiano- que permanece en estado líquido a temperatura ambiente, de difícil trato y manejo, como si estuviese vivo -segunda alusión de su nombre-.

Honda Argento Vivo 2

Sus principales señas de identidad eran sus llantas de grandes dimensiones, sus tonos azules y la abundancia de cromados. Sus grupos ópticos delanteros eran alargados y afilados y la zaga mostraba sendas prominencias sobre los pasos de rueda traseros, mostrando un conjunto bastante elegante. La calandra también mostraba un diseño original, sobre la que se asentaba un logo sin contorno, algo que no era frecuente en los modelos de Honda de la época.

Las reminiscencias náuticas se veían reflejadas en su interior, con abundancias de pieles de primera calidad y de maderas nobles, materiales presentes en el salpicadero, paneles de puertas y respaldo de los asientos. La excepción la encontrábamos en la consola central, con los controles del equipo de sonido y de la climatización manufacturados en metal, al igual que los radios del volante y las salidas de ventilación.

Su conducción nos recordaba el pilotaje de un yate. Este Honda Argento Vivo resultaba totalmente funcional, algo poco común en los prototipos. Se diseñó pensado en su conducción con el cielo como techo, pero pensando en los pasajeros y protegerlos de las inclemencias del tiempo mediante un precioso techo duro retráctil de accionamiento electrohidráulico, con la particularidad de ser transparente.

Honda Argento Vivo 5

La mecánica elegida para el Argento era un motor Honda de 2,5 litros de cilindrada con cinco cilindros en línea y 20 válvulas -una arquitectura poco habitual- que entregaba alrededor de 190 CV a 6.500 RPM, con un par motor máximo de 237 Nm a 3.800 Nm.

Esta potencia se transmitía al eje trasero mediante una caja de cambios manual de cinco velocidades. Sus dimensiones son 4.248 mm de largo, 1.795 mm de ancho y 1.175 mm de alto, con una batalla de 2.500 mm, y su peso homologado es de 1.240 kg.

El Sultán de Brunei se encaprichó con el modelo y Honda se comprometió con él mediante la fabricación de cuatro unidades, manteniendo la carrocería, pero no la base mecánica. El fabricante japonés partió del Mercedes-Benz 600 SL, sustituyendo la mecánica original por el inmenso 7.3 V12 procedente del S 73 AMG.

Honda Argento Vivo 6

Este motor entregaba 555 CV y era capaz de ponerlo a 100 km/h desde parado en 4 segundos. La suspensión, frenos y transmisión también eran originales de Mercedes-Benz. En su interior se sustituyeron las maderas nobles y la piel por la fibra de carbono, con un resultado final de dudoso gusto estético, no resultando además nada barato, alrededor de dos millones de dólares por unidad, y se cree que por lo menos tiene un par de ellos. Son fácilmente distinguibles del Honda Argento Vivo por la ausencia de logotipos Honda y las llantas, muy de AMG.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
losejuis
Invitado
losejuis

“con un par motor máximo de 237 Nm a 3.800 Nm.” serán RPMs.
la parrilla me recuerda al Seat Exeo.
Un saludo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!