Coche del día: Honda Argento Vivo

Coche del día: Honda Argento Vivo

Un germen del Honda S2000 que pudo ser y no fue


Tiempo de lectura: 4 min.

El Honda Argento Vivo se diseñó con la intención de competir en el suculento pastel de los roadster a mediados de los 90, que en este momento estaba en plena ebullición. Fue ideado por Pininfarina y no pasó de un prototipo que podía haber sido producido por Honda como un coupé/cabrio de la marca. Al final la elección cayó sobre el Honda SSM Concept, germen del futuro S2000.

En 1995 Pininfarina había extendido su modelo de negocio aparte del diseño de carrocerías. Honda pensó que era la empresa ideal para fabricar un GT que fuese lujoso, cómodo y dinámico a la vez, teniendo como modelo a seguir al BMW Z3. El Argento Vivo resultó más pesado y refinado que el coche de BMW, y eso que utilizó el aluminio extruido para la fabricación del chasis, montando sobre él una preciosa carrocería con partes de aluminio pulido -capó y maletero- y fibra de vidrio, de reminiscencias náuticas pintada en azul oscuro.

El nombre Argento Vivo se utilizó para aplicar las propiedades del mercurio, un elemento de color plateado -de aquí el término Argento, “plata” en italiano- que permanece en estado líquido a temperatura ambiente, de difícil trato y manejo, como si estuviese vivo -segunda alusión de su nombre-.

Honda Argento Vivo 2

Sus principales señas de identidad eran sus llantas de grandes dimensiones, sus tonos azules y la abundancia de cromados. Sus grupos ópticos delanteros eran alargados y afilados y la zaga mostraba sendas prominencias sobre los pasos de rueda traseros, mostrando un conjunto bastante elegante. La calandra también mostraba un diseño original, sobre la que se asentaba un logo sin contorno, algo que no era frecuente en los modelos de Honda de la época.

Las reminiscencias náuticas se veían reflejadas en su interior, con abundancias de pieles de primera calidad y de maderas nobles, materiales presentes en el salpicadero, paneles de puertas y respaldo de los asientos. La excepción la encontrábamos en la consola central, con los controles del equipo de sonido y de la climatización manufacturados en metal, al igual que los radios del volante y las salidas de ventilación.

Su conducción nos recordaba el pilotaje de un yate. Este Honda Argento Vivo resultaba totalmente funcional, algo poco común en los prototipos. Se diseñó pensado en su conducción con el cielo como techo, pero pensando en los pasajeros y protegerlos de las inclemencias del tiempo mediante un precioso techo duro retráctil de accionamiento electrohidráulico, con la particularidad de ser transparente.

Honda Argento Vivo 5

La mecánica elegida para el Argento era un motor Honda de 2,5 litros de cilindrada con cinco cilindros en línea y 20 válvulas -una arquitectura poco habitual- que entregaba alrededor de 190 CV a 6.500 RPM, con un par motor máximo de 237 Nm a 3.800 Nm.

Esta potencia se transmitía al eje trasero mediante una caja de cambios manual de cinco velocidades. Sus dimensiones son 4.248 mm de largo, 1.795 mm de ancho y 1.175 mm de alto, con una batalla de 2.500 mm, y su peso homologado es de 1.240 kg.

El Sultán de Brunei se encaprichó con el modelo y Honda se comprometió con él mediante la fabricación de cuatro unidades, manteniendo la carrocería, pero no la base mecánica. El fabricante japonés partió del Mercedes-Benz 600 SL, sustituyendo la mecánica original por el inmenso 7.3 V12 procedente del S 73 AMG.

Honda Argento Vivo 6

Este motor entregaba 555 CV y era capaz de ponerlo a 100 km/h desde parado en 4 segundos. La suspensión, frenos y transmisión también eran originales de Mercedes-Benz. En su interior se sustituyeron las maderas nobles y la piel por la fibra de carbono, con un resultado final de dudoso gusto estético, no resultando además nada barato, alrededor de dos millones de dólares por unidad, y se cree que por lo menos tiene un par de ellos. Son fácilmente distinguibles del Honda Argento Vivo por la ausencia de logotipos Honda y las llantas, muy de AMG.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
losejuis
Invitado
losejuis

“con un par motor máximo de 237 Nm a 3.800 Nm.” serán RPMs.
la parrilla me recuerda al Seat Exeo.
Un saludo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.