Menu

Coche del día: Honda Accord Coupé 3.0 V6

Carácter americano

Coche del día: Honda Accord Coupé 3.0 V6

Una de las cosas que más me sorprendió cuando el otro día escribí sobre el Lancia K Coupé fue su casi testimonial presencia en nuestro mercado a tenor de las 17 unidades que al parecer se matricularon en España. El coche de hoy, el Honda Accord Coupé 3.0 V6, tampoco fue un superventas, pero solo hay que echar un vistazo a las unidades disponibles en las webs de segunda mano para apreciar que fue más popular que el italiano.

Este Accord Coupé y aquel K coincidieron un tiempo en el mercado, por lo que podrían haber sido rivales junto a los que realmente llegaron a calar entre los entusiastas de los coupés (léase el Peugeot 406, Mercedes CLK o Volvo C70). Por entonces Honda contaba con el Prelude y la variante de dos puertas del Civic, mientras que la generación anterior del Accord también había tenido su versión de dos puertas, por lo que podría decirse que eran especialistas en este tipo de carrocerías.

Basado en la sexta generación de la berlina japonesa, no se fabricó en la factoría inglesa de Swindon, sino en la planta estadounidense de Ohio desde 1998 hasta 2002. Por ello, el Coupé tenía ese regusto a coche americano tanto en su diseño como en sus proporciones.

Honda Accord Coupe CG 1

Con 4,76 metros de longitud, resultaba diecisiete centímetros más largo que el sedán, tres más ancho y otros tres más bajo. Aunque la distancia entre ejes era la misma (2,67 metros), las vías se ensancharon entre 30 y 60 milímetros. Esa superior plataforma junto con el elaborado sistema de suspensión trasera multibrazo le hacía un coche cómodo en vías rápidas, más que para desenvolverse con soltura por zonas de montaña donde el peso y su envergadura se dejaban notar.

El motor elegido resultaba el aliado perfecto para proporcionar prestaciones y agrado de uso. Se recurrió a un 3.0 V6 con sistema VTEC de distribución variable que prometía 200 CV y 265 Nm de par máximo. Honda declaraba una velocidad máxima de 225 km/h y un 0 a 100 en 8,5 segundos. Cifras nada espectaculares debido al cambio automático de 4 velocidades y largos desarrollos que penalizaban el rendimiento del elástico bloque multiválvula, aunque afortunadamente contaba con la opción de manejo manual.

Con este uso, tenía la particularidad de que bloqueaba el paso de tercera a segunda si queríamos reducir para exprimir su potencial, y entonces salían a la luz las bondades del VTEC para estirarse más allá de las 6.000 vueltas.

Honda Accord Coupe CG 3

En este sentido parecía más una confortable berlina de representación, lo cual se corroboraba al acceder a un interior cuidado y lujoso con asientos eléctricos tapizados en cuero e inserciones de madera. Los tonos claros de la tapicería o el salpicadero delataban su origen americano, con una disposición bien distinta a la de la berlina vendida a este lado del charco. Las dos plazas traseras gozaban de un generoso espacio, sobre todo en anchura o hueco para las rodillas.

Por fuera, ambas carrocerías también eran bien diferentes, sobre todo en la parte trasera con su abultada zaga y grupos ópticos de inspiración yankee. El escape doble con una salida a cada lado eran la única concesión a la deportividad, ya que las llantas cromadas de 16 pulgadas con neumáticos 205 no resultaban nada exageradas ni tenían un diseño muy sport.

Una de las principales bazas de este Accord Coupé residía en su excelente relación precio equipamiento. Con una tarifa de 5.600.000 pesetas de la época (33.600€), se colocaba muy por debajo de los CLK o C70, y en línea con el 406 Coupé 3.0 V6, aunque este estaba menos equipado de serie. Más tarde se vendería con el 4 cilindros 2.0 de 147 CV a un precio realmente tentador para un coche con el empaque y la exclusividad que tenía el Accord Coupé.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Los Ford coetáneos (Probemigué o Cougar) incluso no descendiendo de sedanes, no supuraban tanta gringoterona. El coche de hoy derrochaba presencia, sin duda, pero el tercer volumen pecaba de ser un pelín antiestético por su exagerada longitud.

Pablo Mayo
Editor

De acuerdo contigo, podrían haber resuelto mejor la zaga, pero en aquella época el diseño «cuña» era lo que vendía.

Rest
Invitado
Rest

«Dadme un punto de apoyo y acuñaré el mundo»

Accórdmides.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.