Coche del día: Fuji Cabin

Coche del día: Fuji Cabin

Además de su peculiar diseño, este microcoche jugó a ser pionero con la fibra de vidrio en Japón. Algo que pagó caro


Tiempo de lectura: 5 min.

Más allá de su aventurado e icónico diseño, el Fuji Cabin es uno de los microcoches más simbólicos para el panorama de los Kei Car en Japón. Sin duda no por su producción, sino por ser pionero en el uso de un material tan novedoso y complejo para comienzos de los años cincuenta como era la fibra de vidrio. De hecho, a partir del mismo se entienden las razones que llevaron a que de éste pequeño vehículo sólo se pudieran fabricar 85 unidades en vez de las miles previstas. Pero vayamos por partes. Así las cosas, lo mejor será posicionarse en el Japón inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial. Un país asolado por los bombardeos, el esfuerzo bélico y las previsibles sanciones impuestas por los Aliados en relación a la actividad industrial.

Con todo ello, el desarrollo del parque móvil en Japón tuvo que lidiar con multitud de problemas de suministro así como con un mercado enormemente empobrecido. De esta manera, los atomizados fabricantes automotrices del país se lanzaron a diseñar lo que hoy en día se conoce como Kei Cars. Es decir, minúsculos vehículos donde la economía presidía no sólo su ensamblaje y precio de venta, sino también todo lo relacionado con el mantenimiento o la gasolina. Algo que, en cierta medida, podemos entender muy bien en España gracias al protagonismo de los recurrentes motocarros durante los años de la posguerra. No obstante, en el caso de Japón los microcoches no desaparecieron con la llegada del consumo de masas en los cincuenta.

Lejos de ello, y dada la enorme congestión de tráfico experimentada en sus ciudades tan densamente pobladas, aquellos vehículos prosperaron en forma de opciones más que adecuadas para la movilidad personal en el día a día. De esta manera, ya durante los años cincuenta aparecieron diseños de Kei Cars bastante interesantes, claramente alejados de las penurias vividas en la década anterior para abrazar así volúmenes futuristas y comodidades nunca vistas siquiera en automóviles turismo. Asimismo, estos microcoches tan típicos de Japón se vieron protegidos por una ley aprobada en 1951, mediante la cual se otorgaban múltiples ventajas fiscales a sus propietarios.

fuji cabin (3)

Más allá de su sencillez, este modelo escondía aislamientos acústicos en el interior así como otros elementos refinados para hacer sentir a sus ocupantes mucho más cómodos de lo que se pudiera esperar

Fuji Cabin, haciendo refinado lo elemental

Tras la Segunda Guerra Mundial el panorama industrial en Japón vivió un enorme baile de fusiones, ventas y absorciones. Todo ello para ejemplificar la necesaria supervivencia en tiempos de paz, después del lucro experimentado por muchas de ellas al poner sus cadenas de producción al servicio de las atrocidades cometidas por las tropas del Japón nacionalista. No obstante, pasada la guerra tocaba reconstruir el país así que afloraron multitud de pequeños motores con todo tipo de aplicaciones así como no pocas empresas dedicadas a los ciclomotores.

Una de ellas fue la tokiota Toshuda-Fuji, distinguida por sus motores de dos tiempos comúnmente con unos 60 centímetros cúbicos. Llegados a este punto, el auge económico del país fue espectacular, permitiendo a los ingenieros y directivos pensar en nuevos y más avanzados productos. Por ello, a mediados de los años cincuenta en Fuji tuvieron la idea de crear una especie de scooter techada. Es curioso, porque esto evidencia cómo al Fuji Cabin no se llega desde el ámbito de los microcoches, sino desde el de las motocicletas. De hecho, estamos ante un triciclo, posibilitando así la ausencia de diferencial en el eje trasero.

Puesta en materia, la dirección de la empresa decidió encargar el diseño de aquel proyecto a Ryuichi Tomiya. Antiguo diseñador jefe de Nissan antes de la Segunda Guerra Mundial. Bajo sus lápices, las líneas del Fuji Cabin se convirtieron en un redondeado monocasco lleno de curiosos detalles. No obstante, la principal novedad de éste es que se debería realizar en fibra de vidrio. Y aquí empezaron los problemas. No en vano, el papel lo aguanta todo pero la realidad del taller es otra historia. Algo especialmente visible con este material, el cual puede dar no pocos problemas de cabeza si no se dominan las técnicas necesarias.

fuji cabin (1)

A mediados de los años cincuenta Japón ya sacaba de nuevo un más que evidente músculo económico, por lo que estos microcoches salían de la esfera de la escasez para entrar en nichos de mercado relacionados con el ocio o el día a día en la ciudad

Así las cosas, los Fuji Cabin se desquebrajaban al tiempo que su producción se tornaba mucho más compleja de lo esperado. Un enorme fallo que contrastaba con su sencilla pero efectiva mecánica de 122 centímetros cúbicos y 5,5 CV, afortunadamente poco dada a la experimentación. Además, Fuji era buena haciendo motores, pero no comercializando vehículos. Al fin y al cabo, se había especializado en proveer a otras empresas como Villiers hacía con multitud de fabricantes motociclistas en la España de los cuarenta, cincuenta y parte de los sesenta. Con todo ello, la producción del Fuji Cabin cesó a los pocos meses de iniciarse para, ahora, quedar más o menos unos tres ejemplares del mismo. Sin duda, verdaderas joyas de colección.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.