Coche del día: Ford Focus (C307)

Coche del día: Ford Focus (C307)

Menos interesante estéticamente, pero igual de bueno a nivel de chasis


Tiempo de lectura: 3 min.

Aparecido a finales de la década de los 90, la primera generación del Ford Focus se puso en circulación para reemplazar al Ford Escort, cuyas dos últimas entregas no fueron precisamente ejemplos a seguir. De hecho, Ford recibió muchas críticas por esas dos ediciones del Escort y tuvo que lanzar algo que las hiciera olvidar a toda costa, pero también tenía que ser un modelo que cumpliera lo que se esperaba de la marca, no podía volver a meter la pata, y menos, en un segmento como el de los compactos, el más competitivo de Europa en aquellos años.

Ciertamente, Ford hizo los deberes y el Focus fue un éxito de crítica y un éxito de ventas, incluso podemos decir que el Ford Focus era uno de los mejores modelos de su categoría, y eso que finales de los 90 fue una época especialmente buena en cuanto a modelos del segmento C –entonces, apareció la primera generación del SEAT León y la cuarta del Volkswagen Golf, por ejemplo–. Por eso, cuando tocó la renovación, los ingenieros no lo tuvieron nada fácil y, nuevamente, se vieron obligados a dar el do de pecho una vez más.

ford focus II (2)

Así, en 2004, aparece en el salón del automóvil de París de 2004 –lo hizo antes como prototipo en el salón de Pekín– la segunda generación del Ford Focus –código interno C307–, una generación que poco tenía que ver con su antecesor. De primeras, el diseño era totalmente nuevo, sin rasgos que pudieran emparentar ambas generaciones y según algunos críticos, con una caída trasera muy similar a la del SEAT León 1M. Estéticamente, era más convencional, menos rompedor, aunque al final no fue un problema, ya que las ventas mantuvieron el mismo nivel y algunas cosas que más gustaron de la primera entrega seguían presentes. No obstante, merece la pena mencionar, que algunos detalles del Ford Focus II emplea rasgos de una de las propuestas que se presentaron para el Focus I y que fueron rechazadas en su momento.

La segunda generación del Ford Focus se articulaba sobre la plataforma Ford C1, la misma base que empleaban modelos como los Volvo S40 y C70, la primera generación del Mazda 3 y el Ford C-Max, que venía a ser la versión monovolumen del Focus, desarrollada para plantarle cara al Renault Mégane Scenic, y estrena algunos motores nuevos, como los Diratorq diésel con 1,6 litros de cubicaje, desarrollados junto a PSA con potencias de 90 y 109 CV. Se mantuvieron los motores desarrollados por Yamaha, los 1.4 y 1.6 Zetec-SE con bloque de aluminio, aunque se revisaron y actualizaron, pasando a llamarse Duratec.

ford focus II (6)

El Ford Focus C307 se fabricaba en diferentes lugares del planeta. Por ejemplo, para el mercado europeo se montaba en Almussafes, en Valencia –España– y en la planta alemana de Saarlouis. Se fabricó en Sudáfrica, en Australia y en Nueva Zelanda. Desde 2008 se fabricó también en Argentina para Mercosur.

Para el año 2007 se da a conocer el restyling del Focus II, que implicaba nuevos faros y pilotos, paragolpes delantero diferente y materiales de mayor calidad –o eso dicen desde la marca, claro–. Se amplió el equipamiento y se mejoraron algunos detalles, pero las motorizaciones, por ejemplo, se mantuvieron intactas. Su producción comenzó el tres diciembre en Alemania, y el dos de enero en España. Este levado de cara es la versión que se comenzó a fabricar para Mercosur.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.