Coche del día: Ford Escort RS Turbo

Coche del día: Ford Escort RS Turbo

Diversión y deportividad a raudales


Tiempo de lectura: 2 min.

Cuando tienes 12 años y ya adoras los coches, solo hace falta un pequeño detonante para que se metan en tus venas de por vida. El mío fue subir al coche del día de hoy: el Ford Escort RS Turbo. Allá por 1986 Ford lanzaba al mercado su cuarta generación del Escort, un compacto con dos volúmenes y medio, que había sido un éxito de ventas. En esta generación, se hacían unos cambios más profundos, con un diseño más moderno, nuevos motores y algo más de equipamiento.

La versión a la que hoy rendimos este pequeño homenaje es la RS Turbo, el tope de gama del modelo Escort. Con un motor de 1.6 litros proveniente del XR3i, se modificó para incorporar un turbo Garrett AiResearch T3 más un intercooler, consiguiendo la friolera de 132 CV a 5.750 RPM y 180 Nm de par a 2.750 RPM, unido a una caja manual de cinco marchas. También se endurecieron los muelles de su suspensión independiente en las cuatro ruedas, se cambiaron los amortiguadores, se añadió un diferencial autoblocante y se incorporó una especie de ABS mecánico. Puede parecer poco caballaje, pero con sus 1.325 kg, podía acelerar hasta 100 km/h desde parado en 8,3 segundos y llegar a 201 km/h, algo muy sobresaliente para un compacto de la época.

Frente a sus competidores de aquel entonces, como el Opel Kadett GSi, Volkswagen Golf GTi 16v o Peugeot 309 GTI, ofrecía unas sensaciones más radicales, con un comportamiento más nervioso y delicado, pero a la vez más deportivo y con mayor personalidad. Desde que subí por primera vez en él como pasajero (ya quería conducirlo, pero por razones obvias no pude), me enamoró el rugido de su motor, su alerón, las salidas de aire del capó, sus faros centrales tipo rally, sus asientos Recaro y las llantas direccionales. Recuerdo que en aquella época costaba 2.130.000 pesetas. Un sueño inalcanzable para un chaval de 12 años, sobre todo teniendo seis largos años por delante para poder obtener el carnet de conducir.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Marty McFly
Invitado
Marty McFly

¿1.325 kg?, ¡No!, el Escort RS Turbo pesaba alrededor de 1000 Kilos.

Rest
Invitado
Rest

Del level XR3 no salí sad y con muchas ganas de este me quedé.

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Ya somos dos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.