Coche del día: Fiat Bravo 1.9 JTD Sport

Coche del día: Fiat Bravo 1.9 JTD Sport

Un compacto deportivo bastante incomprendido


Tiempo de lectura: 4 min.

El Fiat Bravo de segunda generación se presentó oficialmente en el Salón de Ginebra de 2007, lanzándose al mercado en abril del mismo año para sustituir al Fiat Stilo. Su diseño salió de la mano de Frank Stephenson, aunque la carrocería se debió a los estudios de diseño ELASIS y Magna. Solo tardó 18 meses en salir al  mercado. Se fabricó únicamente en versión cinco puertas (hatchback)

En su diseño predominaban las líneas redondeadas y macizas, con unas dimensiones superiores a la media de los compactos de su época (4.336 mm de largo x 1.792 mm de ancho x 1.498 mm de alto). Su línea recordaba al Fiat Grande Punto. Según Fiat, en el diseño de la carrocería tuvieron en cuenta reducir los daños a los peatones en caso de atropello. El interior era de lo mejorcito del coche: elegante y moderno pero sin detalles excesivamente futuristas. Sorprendía el espacio dedicado al conductor, con un cómodo asiento dotado de múltiples reglajes que ayudaban a encontrar la posición perfecta.

El volante tenía el tamaño adecuado, ni muy grande ni muy pequeño, aunque un poco fino para ser una versión Sport; era regulable en altura y profundidad y venía forrado en piel. El panel de instrumentos venía con la botonera al alcance del conductor salvo los pulsadores de los faros antiniebla. La visibilidad delantera era buena gracias a unos pilares A bastante delgados, y la trasera se veía mermada por el pequeño tamaño de la luna trasera y los altos reposacabezas, pero se paliaba con unos estupendos retrovisores de gran tamaño.

Fiat Bravo JTD Sport 2

Venía muy bien equipado de serie, con airbags casi para todo -frontales, laterales y de cortina delanteros y traseros, de rodilla-, climatizador, cierre centralizado, elevalunas y espejos retrovisores eléctricos, controles de tracción y estabilidad, ABS, equipo de audio, ordenador de a bordo… También llevaba el sistema Blue&Me, desarrollado por Fiat y Microsoft, que controlaba el navegador, Bluetooth y demás opciones.

En lo referente a la calidad de materiales y acabados, nada que objetar

A pesar de la mala fama en lo referente a estos aspectos que siempre ha tenido Fiat  eran buenos, tanto en calidad percibida como el tacto de los materiales, con tacto blando en las partes más visibles, y tampoco se observaban malos ajustes de los mismos. Los únicos plásticos que desentonaban eran aquellos situados en la parte baja de las puertas y el salpicadero, algo habitual en todos los fabricantes en aquellas zonas que se veían o se tocaban poco.

Su motor cubicaba 1.910 cc, un cuatro cilindros en línea y en posición transversal. Entregaba 150 CV a 4.000 RPM, siendo su par máximo de 305 Nm a 2.000 RPM, con una velocidad máxima oficial de 209 km/h y un 0 a 100 km/h de nueve segundos. Su consumo medio homologado era de 5,6 l/100 km.

Era un coche cómodo de conducir, sin reacciones extrañas y una gran calidad de rodadura, pensado para hacer muchos kilómetros, con unos consumos irrisorios gracias a su potente motor, con un buen empuje a bajas revoluciones, y algo ruidoso en frío. Su caja de cambios era de seis velocidades bien escalonadas, con una sexta tirando a cortita y por tanto utilizable para llanear e incluso para subir pendientes con poca inclinación. La palanca de cambios tenía un tacto excelente, aunque las reacciones de la caja eran un poco lentas. La entrega lineal y progresiva de la potencia producía una sensación de recuperaciones lentas, pero bastaba con mirar al velocímetro para comprobar la facilidad con la que subía la aguja.

Fiat Bravo JTD Sport 3

Su suspensión era firme y con un recorrido de suspensión tal vez un poco largo, algo que se agradecía por terreno bacheado. El primer tramo de la misma era blando, pero la dureza era la nota dominante en el segundo tramo, algo lógico en una versión Sport.

Iba generosamente calzado, tal vez en exceso, pues llevaba unos zapatos de medidas 225/40 R18, algo sobrado para 150 CV. A su favor, su gran agarre en conducción deportiva o en situaciones límite, al menos con el firme seco. Había que llevarlo al límite para mostrar pérdidas de tracción y en seguida entraba en acción el control de tracción. El equipo de frenos era el adecuado para esta versión Sport, discos ventilados delante y macizos detrás, apoyado por el ABS, ESP y ayuda a la frenada de emergencia.

Circulando tanto en carretera convencional como por autopista este Bravo era cómodo en su conducción, silencioso y económico. Su suspensión filtraba y absorbía todas las imperfecciones de la carretera, agradeciéndose al final de un largo viaje. Por ciudad resultaba cómodo de utilizar, y gracias al sistema CITY de ayuda a la dirección asistida eléctrica las maniobras se realizaban con el mínimo esfuerzo, sobre todo a la hora de aparcar.

Su sustituto, el Fiat Tipo, no tiene ningún motor diésel con semejantes pretensiones, como tampoco las tuvo el propio Bravo en los últimos compases de su vida comercial.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Hermoso auto el Bravo!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.