Coche del día: Ferrari 308 GT/M

Coche del día: Ferrari 308 GT/M

Desarrollado entre Ferrari y Michelotto, este modelo fue un intento serio por introducir a Ferrari en el Grupo B


Tiempo de lectura: 6 min.

Pensar en Ferrari es pensar en carreras. Pero atención, carreras sobre asfalto. De esta manera, desde la F1 hasta las grandes citas de la resistencia la Scuderia ha sido y es una pieza clave en la historia del automovilismo deportivo. No obstante, aunque a priori pueda resultar chocante, los de Maranello han intentado hacer algunas apariciones estelares en el mundo de los rallyes. Eso sí, casi nunca de forma directa, sino a través de Michelotto. Una empresa fundada en 1969 para ser concesionario de Ferrari en Padua, aunque poco después comenzó a colaborar junto a los ingenieros de Maranello en la preparación de modelos de competición como el Ferrari 308 GT/M de 1984. Una suerte de eslabón perdido entre los 308 para rallyes del Grupo 4 y el F40 del cual sólo se llegaron a construir tres unidades.

Pero vayamos al comienzo. Concretamente hasta el Montecarlo de 1964. Un rallye sobre placas de hielo, barro y nieve en el que pudo verse a un Ferrari 275 GTB compitiendo como cualquier otro modelo más. Y además bajo el sello oficial de la marca. Sin embargo, la misión de aquella unidad no era tanto la de ganar – se trata de un GT, no de un coche pensado para rallyes como éste – como la de recabar datos que ayudasen a perfilar la salida al mercado de aquel modelo. Algo que anunciaba el propio color del mismo, ya que de aquellas Ferrari sólo usaba el amarillo para sus unidades de prueba y prototipos. Sin embargo, a pesar de lo circunstancial de aquello parece que a algunos ingenieros la idea se les quedó rondando por la cabeza.

De esta manera, a mediados de los setenta Ferrari delegó oficialmente en Michelotto para la preparación de varios 308 de cara al mundo de los rallyes bajo el reglamento del Grupo 4. Y bueno, la verdad es que sigue siendo de lo más sorprendente ver a cualquiera de aquellas perfiladas berlinettas con motor central y aires de circuito aparecer llena de barro por una pista de tierra. Algo así como cuando un aficionado al ciclismo de carretera no deja de asombrarse ante la visión de una fina Pinarello surcando el embarrado pavés de la París-Roubaix. No obstante, a pesar de lo inesperado de la idea el 308 GTB Grupo 4 ganó la Targa-Florio, dos veces el Tour de France e incluso llegó a ser campeón de España de rallyes con Antonio Zanini en 1984.

308 gtm (1)

Las participaciones de Ferrari en los rallyes han sido muy ocasionales, sin embargo en el caso de las protagonizadas por Michelotto han contado con el apoyo oficial de Maranello ofreciendo piezas, trabajo de ingeniería y todo tipo de repuestos

Ferrari 308 GT/M Michelotto, el deseo de adaptarse a los Grupo B

Aunque aquellos 308 del Grupo 4 dieron algunas importantes alegrías, lo cierto es que nunca llegaron a ser dominadores frente a los FIAT 131 Abarth, Lancia Stratos o Audi Quattro. De esta manera, la Scuderia siguió plenamente centrada en la F1 dando sólo un apoyo testimonial a la aventura de Michelotti en forma de piezas y recambios. No obstante, el preparador de Padua seguía obstinado con su idea, viendo todo lo que había pasado con sus 308 como una suerte de ensayo para picar más alto entrados los ochenta.

Así las cosas, los acontecimientos en el mundo de los rallyes se aceleraban de forma vertiginosa. Para empezar ya se atisbaba en el horizonte la llegada del nuevo Grupo B de cara a 1982. Con una normativa muy laxa que permitía verdaderos alardes de ingeniería y potencia calificados como ingobernables por algunos pilotos que sólo fueron del todo escuchados tras la muerte de Henri Toivonen y su copiloto Sergio Cresto. Además, la aparición de la tracción total perfeccionada por Audi desde 1980 ponía el listón aún más alto para el resto de fabricantes. De hecho, cuando en 1983 el Lancia 037 consigue el título mundial de constructores lo hace para ser el último ganador con propulsión trasera. Justo en un momento en el que el año anterior ese título ya se lo había llevado un Audi Quattro, como también lo haría en el posterior.

De todos modos, inasequible ante el desaliento Michelotto sigue empeñado en su idea y, de hecho, recibe ayuda oficial de Ferrari. Llegados a este punto, se diseña un ligero chasis tubular sobre el que se coloca una carrocería en fibra de vidrio asemejada en sus formas a la del 512 BB/LM con el que Luigi Chinetti y su escudería NART intentan conquistar Le Mans. En báscula el conjunto arrojó unos más que contenidos 820 kilos, teniendo como una gran virtud dejar un rápido acceso a todos los componentes mecánicos para acelerar así las reparaciones sobre la marcha.

308 gtm (3)

El 308 GT/M fue dejado de lado por la superioridad de los modelos con tracción total, pero lo curioso de todo esto es que en 1987 Ferrari ensayó de una manera muy discreta su propio sistema en el que sería el último trabajo de Mauro Forghieri antes de abandonar Maranello tras décadas de trabajo. El resultado de aquello fue el 408 4RM

En lo que se refiere al motor, se partió del bloque motor V8 con tres litros del 308 de serie para elevarlo hasta los 370 CV gracias a un sistema de inyección mejorado. Por cierto, al contrario que en los modelos de serie, el 308 GT/M montó el motor junto con el cambio en posición longitudinal y además lo más echada al suelo posible. De esta manera, logró un excelente centro de gravedad, rindiendo muy buenos tiempos siempre que era probado por técnicos de Ferrari en la pista de Fiorano. Sin embargo, todo hacía prever que el rendimiento del Ferrari 308 GT/M no sería suficiente ante las avasalladoras máquinas turboalimentadas del Grupo B. Más aún si tenemos en cuenta cómo éstas fueron asumiendo rápidamente la tracción total como norma. Llegados a este punto, la idea de un Ferrari para el Grupo B quedó guardada en el baúl con un gran secretismo. Aunque, curiosamente, todas las lecciones aprendidas con el 308 GT/M sirvieron para desarrollar los modelos que, poco a poco, fueron desembocando en el icónico F40 de 1987. De esta manera, el 308 GT/M es hoy en día una especie de eslabón perdido entre los curiosos 308 de rallye y el último cavallino creado con Enzo Ferrari en vida.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.