Coche del día: Fenyr SuperSport

Coche del día: Fenyr SuperSport

Un lobo sin piel de cordero ni nada que lo haga esconderse


Tiempo de lectura: 5 min.

“¡Cuidado, que viene el lobo!” quizás nos recuerde al argumento de alguno de nuestros cuentos populares, pero la realidad es que el nombre de nuestro protagonista, el Fenyr SuperSport, proviene del hijo del dios Loki, Fenrir, que según la mitología nórdica era un monstruoso lobo atado por cadenas a la base de la tierra. Por ello W Motors, creadores de este híperdeportivo para los ricos magnates del petróleo de Oriente Medio, concibieron el Fenyr SuperSport y convirtieron hasta su nombre en leyenda viva del automovilismo incluso antes nacer.

De la mano de Anthony Jannarelly y Exequiel Di Salvo, diseñadores del Fenyr, la marca libanesa presentó su modelo SuperSport en el Salón del Automóvil de Dubái de 2015 con la intención inicial de fabricar un máximo de 25 unidades, aunque esta idea fue desechada y se decidió finalmente construir un total de 100 unidades con una serie especial limitada de 10 de estos automóviles en su lanzamiento.

Entrando en materia, todo en el Fenyr SuperSport representa el lujo y exclusividad que tanto gusta a los jeques árabes del petróleo. Desde su carrocería completa en fibra de carbono y un chasis en aluminio, todo en pro de conseguir un menor peso final del conjunto, hasta su detallado interior en el que el cuero, la alcántara y nuevamente la fibra de carbono toman el protagonismo en casi todas las piezas que lo componen.

Fenyr SuperSport 2

El equipamiento de serie no podía ser menos y todo está pensado para hacer la estancia en su interior un placer para los sentidos. Prueba de ello son unos backets de cosecha propia de la marca con una carcasa trasera en carbono. El infoentretenimiento no podía faltar y para ello los ingenieros de W Motors han dotado al Fenyr de todo lo necesario para estar a la última tecnológicamente hablando.

Climatizador, ordenador de a bordo, sistema de navegación por satélite, cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas, sistema de información y entretenimiento personalizado con pantalla de 10,4 pulgadas, etc. Incluso hasta para el pasajero se ha equipado una pantalla de 7,8 pulgadas.

Además de todo lo mencionado también están incluidos en el equipamiento de serie los espejos retrovisores eléctricos, airbags de conductor y pasajero con doble etapa de apertura, sistema de alarma e inmovilizador electrónico, control remoto cierre centralizado de puertas y arranque sin llave, y por supuesto sensores de aparcamiento delanteros y traseros, conjunto a una cámara trasera.

Todo en el Fenyr SuperSport es de “Champions league”, desde su carrocería de fibra de carbono hasta su propulsor turboalimentado no apto para novatos

Fenyr SuperSport 3

En el plano mecánico la empresa libanesa decidió ir “a tiro hecho” y recurrió al preparador alemán RUF, archiconocido por sus preparaciones basadas en Porsche -como el RUF CTR3-, con un propulsor bóxer de seis cilindros, doble turbocompresor con intercoolers independientes montado en posición central y propulsión trasera. Es capaz de desarrollar 800 CV de potencia a 7.100 RPM y un par máximo de 980 Nm a 4.000 RPM, todo ello unido a un cambio automático secuencial PDK (doble embrague robotizado de origen Porsche).

Como podemos imaginar, las prestaciones en el SuperSport son de infarto. Con una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 2,8 segundos, precisa de 9,4 segundos para alcanzar los 200 km/h, cifrando la velocidad máxima en unos 400 km/h. Todo ello depende del escalonamiento escogido por el cliente para la caja de cambios.

En lo dinámico no se ha escatimado y la marca ha optado por elementos de primerísima calidad y eficiencia. Buena cuenta de ello es su equipo de llantas de aluminio forjado y neumáticos Pirelli en medidas 265/30 ZR19 delante y 345/30 ZR20 detrás. Su increíble sistema de frenado también es digno de mención, compuesto de discos delante y detrás de 380 mm con recubrimiento cerámico y autoventilados, mordidos por pinzas Brembo de seis pistones.

Conjuntamente, y para que nada escape al control de su piloto, cuenta con sistemas de seguridad como ABS, ASR y ABD, además de control de tracción y diferencial electrónico

Fenyr SuperSport 4

Para el apartado de las suspensiones se ha recurrido al sistema McPherson con barra estabilizadora en el eje delantero y  suspensión multibrazo y barra estabilizadora en el tren posterior, quedando una distancia entre ejes de 2.625 mm. Las cotas exteriores de este exótico automóvil quedan en 4.592 mm de longitud, por 2.130 mm de anchura y 1.200 mm de altura, quedándose su peso final por debajo de la tonelada y media, en 1.415 kilogramos en vacío, con una relación peso potencia de 1,77 kg/CV.

Por si esto fuera poco, la marca lanzó 10 unidades en una edición limitada con 10 colores diferentes donde elegir, además de terminaciones y un paquete especial para sus compradores donde la adquisición del coche es una experiencia digna de contar a sus sucesores, en el cual se le hace partícipe al nuevo propietario de todo el proceso de la creación del supercar que van a adquirir.

Lo más curioso de todo es que hace unas semanas W Motors anunció la venta de cinco de estas unidades a un solo cliente japonés, Tetsumi Shinchi, que no ha tenido reparo en invertir 7,5 millones de euros en total por los exclusivos deportivos. Al parecer todos los coches que componían esta serie especial están ya vendidos y ahora la marca se dispone a distribuir el resto de los Fenyr SuperSport. ¿Te hace uno?

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Roberto
Invitado
Roberto

Muy exclusivo, caro, tecnológico…pero me asalta la duda de cuál será su cx, porque en la era en la que un compacto normalito ya va por los 0,27/0,28 veo este artilugio y no hago mas que fijarme en sus aristas, entradas y salidas (muy bonitas y agresivas) a lo largo y ancho de la carrocería y no creo que eso haga ningún favor a que el aire deslice por su llamativa figura. Quizás es una curiosidad tonta, porque que mas dará que gaste 10 litros mas a causa de un desfavorable cx, si total lleva unos rodillos traseros de 345!!… Leer más »

Pablo Mayo
Editor

Buenas. Hemos mirado sus especificaciones y no mencionan el Cx. Consultaremos con W Motors a ver si nos lo dicen. Muy exclusivo y caro, pero monta McPherson delante, como un utilitario.
https://www.wmotors.ae/file/fenyr_supersport_specification.pdf

Roberto
Invitado
Roberto

“pero monta McPherson delante, como un utilitario” La vida está llena de incongruencias.
Gracias!

Pablo Mayo
Editor

Hombre, más que incongruencia yo lo calificaría como “cutrez”. En un bicho que cuesta más de un millón de euros ya podían haber colocado doble brazo, para conseguir un mejor guiado de la rueda en compresión y extensión, mejor scrub, anti-dive, etc.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez