Coche del día: Dodge Rampage/Plymouth Scamp

Coche del día: Dodge Rampage/Plymouth Scamp

Un vehículo mixto bastante más racional que sus predecesores


Tiempo de lectura: 4 min.

El Dodge Rampage, conocido también como Plymouth Scamp (remarcado), se fabricó entre 1982 y 1984 en Estados Unidos y se basaba en la plataforma L del grupo Chrysler, construida de forma específica para amortiguar la bajada de ventas causada por la crisis del petróleo de 1973, que se alargó hasta bien entrada la década de los 80. Se podría encuadrar dentro del segmento de los compactos (tallaje americano), pero al mismo tiempo era una camioneta con el cajón de carga abierto,y pasando de la propulsión trasera a la tracción delantera como gran novedad.

Para su construcción tomó elementos de diferentes vehículos del grupo Chrysler. De la variante deportiva del Dodge Charger/024 tomó el bastidor y el frontal, y del Dodge Omni/Plymouth Horizon (Talbot Horizon aquí) utilizó la suspensión independiente de muelles helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora del eje delantero y ballestas con amortiguadores telescópicos del eje trasero.

A consecuencia de los últimos coletazos de la crisis del petróleo de 1973 se optó de manera drástica pasar a vehículos más pequeños con motores pequeños y al uso de la tracción delantera

La tracción delantera mostraba innegables ventajas sobre la trasera, como una mayor facilidad de manejo y una mayor adherencia, al menos en el segmento que los norteamericanos llamaban de “media tonelada”, es decir, con una capacidad de carga de 500 kg. Las camionetas y/o pick-up de propulsión trasera eran más propensas a sobrevirar y a perder tracción en condiciones que no fuesen las más adecuadas.

Dodge Rampage 1

Dodge Rampage

El motor estaba situado en posición delantera transversal y transmitía su potencia al eje delantero, algo poco común en este tipo de vehículos. Era un bloque de cuatro cilindros en línea de 2,2 litros en línea de la familia K, de aspiración natural (atmosférico), que rendía entre 95 y 100 CV. Puede parecer un rendimiento pobre, pero lo podemos comparar con el V8 de 5,7 litros de otros modelos del grupo, como el Chevrolet El Camino coetáneo, que solo entregaba 105 CV.

Las cajas de cambio iniciales fueron una manual de cuatro velocidades y una automática (A 404) de tres. En 1983 se mejoró con una manual de cinco. Su consumo oscilaba entre los 11 l/100 km en ciudad y los 8 l/100 km por carretera (son valores aproximados).

Su peso era de solo 1.100 kg y su capacidad de carga ascendía a los 519 kg, que lo encuadraba en la categoría de “media tonelada”. Entre sus rivales se encontraban los Chevrolet El Camino, Volkswagen Rabbit Sportruck y Subaru Brat

En 1983 salió al mercado el Plymouth Scamp. También existió un prototipo, Shelby Street Fighter Rampage Concept, construido por los ingenieros de Chrysler y Shelby a petición de Carroll Shelby, con motor turbo y cinco marchas, pero acabó su destino en un desguace hace varios años. Además, hubo una versión especial denominada California Shelby Rampage, construida en 1984 y que solo se vendió en algunos concesionarios del Estado de California, con el subchasis delantero del Shelby Charger, unas llantas de aleación de 15 pulgadas y un paquete de modificaciones aerodinámicas.

No se vendieron tantas unidades como hubiese deseado Chrysler. Del Dodge Rampage se vendieron 17.636 unidades en 1982, 8.033 en 1983 y 11.732 en 1984. Del Plymouth Scamp salieron a la venta 2.184 unidades del modelo base y 1.380 del Scamp GT. Pero la razón no era que fuese un mal producto, al revés, ya que era admirado por sus poseedores, sino porque el mercado de este tipo de vehículos estaba languideciendo poco a poco.

En 2006 se resucitó el concepto Rampage en el Chicago Auto Show. Era un vehículo de tracción delantera propulsado por un motor HEMI V8 de 5,7 litros, 340 CV de potencia y 288 Nm de par. Se le pusieron los asientos que utilizaban las furgonetas (minivan) Chrysler, y a su interior se accedía a través de cuatro puertas, las dos delanteras convencionales y las traseras correderas, con la ventaja de no contar pilar B.

Una de sus ventajas era el aprovechamiento del espacio, generoso para la carga y para los ocupantes, contando con un asiento del acompañante con el respaldo abatible, al igual que el asiento trasero. Era tan grande como la pick-up Dodge Ram, pero parecía más un vehículo importado de Japón que un producto genuinamente americano.

Plymouth Scamp

Plymouth Scamp

En Europa, como resulta bastante evidente, si acaso llegaron unidades sueltas de algún militar de base estadounidense o por algún importador europeo que quisiese algo realmente original. Por cierto, “Rampage” se puede traducir como “masacre”, y “Scamp” como “pícaro” o “tunante”.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Kolmogorov
Invitado
Kolmogorov

¡Qué chulo! Este tipo de coches me mola bastante, lástima que nunca se vendieran en España y que ya ninguna marca se atreva a lanzar nada parecido. Habrá que recurrir a la sierra mecánica wink


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.