Coche del día: DAF 600

Coche del día: DAF 600

El democratizador de la transmisión variable continua


Tiempo de lectura: 9 min.

Cuatro mil pedidos en firme logró acumular el DAF 600 al finalizar el Salón Internacional del Automóvil de Ámsterdam celebrado en febrero de 1958. El modesto fabricante neerlandés de remolques, vehículos militares y camiones presentó en aquel salón su primer coche de producción, un pequeño automóvil de dos puertas y cuatro plazas que utilizaba un novedoso y compacto sistema automático de transmisión variable continua.

A mediados de los años 50, el presidente y fundador de DAF, Hubert van Doorne, se propuso crear un automóvil para las masas, que fuera pequeño pero suficientemente práctico y asequible para una familia media. Así, en 1954 reunió a todos sus empleados y les anunció que se iban a dedicar al desarrollo del primer coche de la marca. Un equipo de diseñadores se encargaría de elaborar la carrocería y un equipo de ingenieros se encargaría de desarrollar un nuevo motor de potencia moderada.

En cuanto a la transmisión, van Doorn había comprado pocos años antes un Buick con cambio automático Dynaflow, cuyo funcionamiento le resultaba muy suave y confortable. Pensaba que ese tipo de transmisión sería ideal para un coche pequeño, pero resultaba que las cajas automáticas de entonces eran muy voluminosas, pesadas y restaban mucha potencia como para usarlas en un coche con un motor de modesta potencia. No quedaba más remedio entonces que idear otro tipo de transmisión.

DAF 600 2

Hubert y su ingeniero jefe, Johan van der Brugghen, se basaron en el mecanismo de accionamiento mediante poleas y correas de las maquinarias industriales que se utilizaban en su fábrica. Tras varios meses de desarrollo, en 1955 tenían listo un ingenioso sistema -denominado Variomatic- formado por un conjunto de poleas de diámetro variable conectadas mediante correas de caucho. Tras realizar en el banco de pruebas varios ensayos de hasta 1.000 horas, llegaba el momento de probar el sistema en un coche.

El equipo de diseñadores e ingenieros aún no habían completado el diseño de la carrocería y del nuevo motor, por lo que para estas primeras pruebas se utilizó un Lloyd LP400, al cual le desmontaron el eje trasero y adaptaron la transmisión Variomatic. De esta forma, en febrero de 1956, el Lloyd superaba sus primeras pruebas en la carretera. Finalmente, tras varios meses de pruebas y modificaciones, a principios de 1957 estaba listo el primero de los prototipos del DAF 600.

Uno de los prototipos se ha conservado y se encuentra en el Museo Louwman de La Haya

Debido a que la fábrica de Eindhoven no poseía la capacidad suficiente para satisfacer la gran demanda obtenida en el Salón de Ámsterdam, tuvieron que realizar varias reformas y adaptaciones, robando parte del espacio de la sección dedicada a la fabricación de camiones y trailers. Con todo esto, la primera unidad salía a la calle el 23 de marzo de 1959. Entre el desarrollo del modelo y las obras de la fabrica se invirtieron alrededor de 30 millones de florines.

DAF 600 3

Prototipo número 13 del DAF 600, superviviente en el Museo Louwman de La Haya (Holanda)

Su carrocería, de tipo pontón con tres volúmenes perfectamente definidos, se caracterizaba por su línea moderna y elegante. Destacaba su frontal, con el borde del capó muy bajo entre unos faros colocados bajo un pliegue en forma de ceja. El techo era redondeado con la luna trasera panorámica. En la zaga, unas finas aletas que sobresalían sutilmente a ambos lados de la tapa del maletero, dejaban notar la influencia del estilo streamliner de los coches americanos de aquella época.

El diseño era obra de Willem van de Brink, que había participado anteriormente en el diseño de los aviones Fokker

Su interior era muy espartano aunque funcional. El salpicadero de chapa tenía dos grandes huecos en ambos lados para depositar objetos. Una pequeña capilla, ubicada detrás de un volante de baquelita con dos radios, daba cobijo a una instrumentación formada por el velocímetro, el odómetro y varios testigos luminosos. Los mandos para los intermitentes y los limpiaparabrisas salían de los laterales de la capilla de la instrumentación.

En el centro del salpicadero se ubicaba, acabada en aluminio, una salida de aire dirigida hacia el parabrisas. Por debajo teníamos un cenicero y un par de interruptores para las luces. A la derecha del túnel de trasmisión se encontraba la palanca selectora de sus dos únicas marchas -hacia delante y hacia atrás- y, sobre el túnel, la palanca del freno de mano.

DAF 600 5

DAF 600 Deluxe

Se trataba de un habitáculo muy luminoso, con suficiente espacio para cuatro adultos o dos adultos y tres niños. Los acabados eran simples y, como en la mayoría de los coches de esa época, los asientos y paneles de las puertas estaba tapizados en escay. No había ningun tipo de regulación en el volante o en los asientos. El maletero era muy espacioso, con un volumen total de 360 litros.

En cuanto al motor, los ingenieros diseñaron un bóxer de dos cilindros refrigerado por aire con una cilindrada de 590 cc. El bloque era de hierro, las culatas de aluminio y los cilindros estaban formados por camisas de hierro fundido con unas aletas para la refrigeración en aluminio. Contaba con un árbol de levas, dos válvulas por cilindro y un carburador Solex 28BCI. Entregaba 22 CV a 4.000 RPM y 45 Nm de par máximo a 4.000 RPM.

Alcanzaba una velocidad máxima de 90 km/h y aceleraba de 0 a 80 km/h en 33 segundos

El sistema Variomatic estaba formado por un embrague centrífugo de doble etapa que, a partir de 750 RPM, mandaba la fuerza del motor por medio de un árbol de transmisión hacia a una caja de engranajes cónicos situada por delante del eje trasero. Por cada rueda trasera, existía una polea conductora y una polea conducida conectadas entre sí mediante una correa trapezoidal. Las poleas conductoras recibían el movimiento de la caja de engranajes y cada polea conducida estaba acoplada al palier de su correspondiente rueda.

DAF 600 8

En cuanto al equipo de frenos y ruedas, utilizaba tambores de 180 mm y unos neumáticos de 5,20×12 sobre llantas de 12 pulgadas. Sus dimensiones totales eran 3.600 mm de largo, 1.440 mm de ancho, 1.380 mm de alto y una batalla de 2.050 mm. Su peso en vacío era de 575 kilogramos.

El DAF 600 estaba disponible en dos versiones, Standard y Deluxe. La primera se ofrecía con un único color exterior gris-verde, tenía los paragolpes de color marfil y ruedas sin tapacubos. El Deluxe contaba con tapacubos cromados, había seis colores diferentes a elegir, tenía una tapicería de dos tonos, podía equipar un sencillo equipo de radio con antena exterior y, opcionalmente, se podía pedir con el techo blanco y neumáticos con banda blanca.

También estaba disponible una versión pick-up con una capacidad de carga de 300 kg

En cuanto a su comportamiento, era bastante correcto para tratarse de un coche modesto. La dirección era rápida pero firme, la suspensión era confortable incluso en terreno irregular y los frenos eran suficientemente efectivos para el peso del modelo. Por su parte, el motor era algo ruidoso y su potencia no permitía grandes alardes prestacionales. Lo mejor era, sin duda, el funcionamiento del cambio automático, de una suavidad encomiable.

Con un precio en 1959 de 3.980 florines para la versión Standard y 4.380 florines la versión Deluxe, era francamente competitivo en el mercado neerlandés. El Goggomobil 300 costaba algo menos, unos 3.655, pero se trataba de un micro-coche poco práctico. Un modelo similar al DAF en cuanto a concepto era el Lloyd 600 Alexander, que costaba 4.895 florines, contaba con un bilicindrico de 19 CV refrigerado por agua y tracción delantera.

En cualquier caso, no existía en el mercado un modelo de su tamaño con cambio automático. Algunos DAF 600 fueron “capados” para no superar los 25 km/h, así podían ser homologados como vehículos sin carné y recibieron el apodo de kruipauto en lengua neerlandesa, que podemos traducir como “coche tortuga”.

En 1961 se presentaba el DAF 750, un DAF 600 con el motor aumentado de cilindrada hasta los 746 cc, con 30 CV y ligeros cambios en el frontal y el interior. Ambos modelos convivirían hasta 1963, cuando fueron sustituidos por otro modelo similar, el DAF 33. Por su parte, la transmisión Variomatic -con diversas evoluciones a lo largo de sucesivos años- seguiría montándose en los coches fabricados por la marca hasta su adquisición en 1975 por el fabricante Volvo. Se fabricaron unos 800.000 DAF con la caja de cambios CVT.

En total salieron 30.563 unidades del DAF 600 de la factoría de Eindhoven.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!