Coche del día: Convair 116

Coche del día: Convair 116

Aprovechando el auge de la aeronáutica justo después de la Segunda Guerra Mundial la empresa Convair lanzó este prototipo de coche volador.


Tiempo de lectura: 3 min.

Desde comienzos del siglo XX la idea de un “coche volador” ha sido sinónimo de futurismo. De hecho, su sola mención evoca a todo un conglomerado de imágenes relativas a la ciencia ficción donde hay cabida tanto para utopías tecnocráticas como distopías al estilo Blade Runner. Así las cosas, pensar en este tipo de vehículo tomándoselo realmente en serio resulta, al menos, especialmente complejo incluso para las mentes más abiertas.

Sin embargo, lo cierto es que podemos encontrar ejemplos relativos a esta solución de movilidad a lo largo de casi toda la historia automovilística. De hecho, nombres tan respetables como el de Henri Ford pensaron ella serenamente, sopesando la posibilidad de situarla al menos al mismo nivel que el automovilismo de masas. En este sentido, debemos recordar cómo la Ford Motor Company entró al mundo de la aeronáutica en 1924.

Algo completamente normal para un fabricante de motores -de hecho Ford tuvo un papel esencial para comprender el componente aéreo durante la Segunda Guerra Mundial- aunque, en verdad, es muy poco conocido el que iba a ser su proyecto estrella. Ni más ni menos que el Flivver. Un pequeño avión unipersonal con el cual Henry Ford esperaba repetir en los aires el éxito protagonizado por su Model T en la tierra.

Y es que, aunque parezca asombroso, sus planes pasaban por la comercialización masiva del mismo como una solución perfecta para los desplazamientos de medio alcance. En fin, en tiempos iniciáticos la imaginación -y la expectativa de futuro- siempre se desborda. No obstante, aunque proyectos como éste quedaron en el tintero -al igual que todos y cada uno de los “coches voladores” diseñados en paralelo- la idea de poder aunar en una sola el volar junto al rodar por carretera no abandonó a la ingeniería estadounidense.

convair 116 (2)

La idea de un “coche volador” siempre ha estado unida a un futurismo desmedido lleno de optimismo. De todos modos, incluso empresas como Ford pensaron seriamente en la aviación como una fórmula creíble para la movilidad personal

De esta manera, y coincidiendo con el auge de la aviación justo después de la Segunda Guerra Mundial, la compañía aeronáutica Convair pergeñó el proyecto de un “coche volador” capaz de servirse a un precio relativamente popular. Porque sí, detrás de aquel proyecto estaba la visión de una movilidad personal donde la carretera se combinara con los cielos con total normalidad. Debido a ello, en 1946 presentó su primera intentona bajo el nombre de Convair 116.

Propulsado por un motor en posición trasera con 26 CV, a su carrocería se le podían incorporar las alas para surcar los cielos. Eso sí, en la estructura de las mismas iba acoplado un motor de tractor con hasta 90 CV para poder mover así la hélice con plenas garantías. Con todo ello, el 116 era un diseño versátil donde con unos pocos ajustes se podía pasar de un tipo de vehículo a otro. Sin embargo, todo aquello era tan incómodo y poco adecuado a las vías públicas que, obviamente, no tuvo recorrido comercial alguno a pesar de haber conocido incluso un prototipo más refinado llamado 118.

convair 116 (3)

Y eso, claro está, por no hablar de una manifiesta inseguridad pues una cosa es manejar un microcoche y otra bien distinta echarse a volar. Es más, durante sus pruebas uno de los pilotos del Convair 116 falleció en un accidente fatal. Sin duda uno de los motivos para entender cómo, en la misma forma y manera que el Flivver años antes -también con uno de sus probadores muerto en el proceso- este “coche volador” acabó su vida antes de llegar a la producción en serie.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez