Coche del día: Chevrolet Volt (I)

Coche del día: Chevrolet Volt (I)

Adelantado a su época


Tiempo de lectura: 9 min.

Como nos gusta esto de las efemérides, en estos días se cumple una década desde que el Chevrolet Volt comenzara a existir entre nosotros. Un coche que por concepción, diseño y tecnología se adelantó unos cuántos años con respecto a lo conocido hasta entonces. Se trataba de un coche eléctrico de autonomía extendida, aunque algunos prefieron clasificarlo como un híbrido en serie enchufable.

¿Y qué es un coche eléctrico de autonomía extendida? Pues es básicamente un coche eléctrico que nunca nos dejará tirados por falta de electrones en su batería, ya que cuenta con un motor generador de gasolina. A diferencia de un híbrido enchufable, el motor eléctrico es el más potente (en realidad, lleva dos) y no depende del térmico para dar todas las prestaciones. Sí lo necesita para viajes largos, como el BMW i3 REX.

En Europa se comercializó sobre todo como Opel/Vauxhall Ampera a partir de 2012

El Volt comenzó a venderse tras ser mostrado como show car en diversos salones del automóvil a partir de 2007, cuando conocimos el primer Volt Concept anticipándolo; el definitivo se presentó en el Salón de Los Ángeles de 2008. Al inicio fue vendido en el mercado estadounidense como Chevrolet Volt desde diciembre de 2010, y un año y poco después, en 2012, en el viejo continente como Opel Ampera -aunque también llegaría como Vauxhall Ampera al Reino Unido-. Como mérito y prestigio para él, en el año de su debut fue nombrado Coche del Año en Europa con el rayo de Opel, en 2011 fue North American Car of The Year con la pajarita de Chevrolet.

2011 Chevrolet Volt 6

2011 Chevrolet Volt

En el exterior de su carrocería de 4,5 metros de longitud, llamaban mucho la atención sus futuristas llantas de aleación de 17 pulgadas con cubierta aerodinámica, unos pseudoalerones incrustados en las ventanillas para reducir la superficie acristalada del coche y mejorar su climatización, su carrocería de perfil tipo Kammback o un portón trasero con un gigante cristal. Del concept al modelo de producción hubo que hacer varios cambios para optimizar su aerodinámica.

Si pasábamos a su habitáculo nos rodeaba una sensación profunda de coche germano -aunque se fabricara en EEUU-, sobrio, pero bien acabado, aunque cojeaba en la calidad de algunos plásticos. El diseño interior era muy similar en el Ampera al de otras creaciones de Opel de entonces -como el Insignia o el Astra- y elementos como las palancas de la columna de dirección o el volante, eran idénticos. La versión americana tenía más opciones de colores interiores en su mercado natal.

Los controles de climatización e infoentretenimiento eran una especie de controles táctiles mecánicos -se presionaba todo el plástico de la consola de donde estaban situados-, una mala costumbre que ha llegado para quedarse en la actualidad, aunque ahora sean táctiles 100%. Llamaba mucho la atención la aparatosa palanca selectora del cambio -para seleccionar P, D, N, R o L de “modo retención”-, cuando en realidad se iba a usar bien poco.

Era estrictamente un cuatro plazas por la forma y colocación de las baterías, además de que solo tenía dos asientos por fila. Las baterías iban en forma de “T” invertida, cubriendo el túnel central y la parte inferior de los asientos traseros. Estas sumaban un peso de 198 kg (un 70 % menos que las del GM EV-1) a los 1.732 kg totales del coche. Su plataforma era la misma del Chevrolet Cruze (GM Delta II), para rebajar costes. A efectos administrativos es un coche eléctrico.

A la caja de cambios de engranaje planetario iba engranado el motor eléctrico principal y el secundario, este actuaba como generador (movido por el 1.4) o como impulsor a alta velocidad para no revolucionar en exceso el principal

El depósito de combustible cubicaba 35 litros (puede agotarse y seguir rodando) y su maletero iba en la misma línea de escasez. Solo 310 litros con una boca de carga alta y con un gran escalón. Muy justito para cuatro pasajeros. Además, el maletero quedaba cubierto como una lona textil plegable. Detalles difíciles de entender en un coche de más de 40.000 euros.

La autonomía en modo eléctrico puro -entendamos por eléctrico puro, su autonomía tras cargarlo y sin tener que usar como generador al de gasolina-, era de entre 40 y 80 kilómetros en función de la conducción y condiciones ambientales, gracias a sus baterías refrigerada por líquido y desarrolladas por LG Chem. Contaba con 288 celdas que tenían una capacidad total de 16 kWh brutos -10 kWh útiles- en las primeras unidades, 17,1 kWh brutos en las últimas. Se podía cargar en 4 horas a 16 amperios y 230 voltios.

Chevrolet Volt 2

Chevrolet Volt (versión británica)

En cuanto a su cadena cinemática, se trataba del sistema Voltec desarrollado por General Motors. Esto significaba un motor eléctrico de 151 CV y 370 Nm de par, más uno gasolina de 1,4 litros, cuatro cilindros y 86 CV. Como hemos dicho, la tracción siempre era eléctrica, por lo que su potencia real era de siempre 151 CV. El motor de gasolina podía estar meses inoperativo, lapso tras el cual arrancaría forzosamente para mantener la salud mecánica.

Con la gasolina como generadora de energía había que sumar otros 500 kilómetros, funcionando aquí como una especie de híbrido en serie. De cualquier forma -y si disponíamos de suficiente carga eléctrica-, el conductor podía escoger a su antojo entre electricidad o usar el motor de combustión como generador desde el principio para dejar las baterías para el final, aunque toda demanda de más de 86 CV salía de las baterías, el generador no daba más.

Los 151 CV eran enviados al eje delantero a través de una caja de cambios de relación fija y única. Con una única recarga, y aprovechando hasta la última gota del depósito de gasolina 95, el consumo real era de en torno a 6-7 litros a los 100 km, un poco más alto que el de un híbrido. Pero si utilizábamos únicamente la capacidad de sus baterías, el consumo de combustible fósil podía ser cero -se conocen casos de unidades que no han utilizado el motor de combustión durante más de 15.000 kilómetros-.

2011 Chevrolet Volt 5

2011 Chevrolet Volt

161 Km/h era la velocidad máxima limitada que podía alcanzar -por temas de eficiencia y carácter “eco”-, tardando 9 segundos en alcanzar los 100 km/h y con una aceleración muy intensa hasta 50 km/h. Por aquel entonces prometía unas emisiones en ciclo de homologación NEDC de 27 g/km de CO2 y un consumo medio homologado de 1,2 litros a los 100 km. Tres modos de conducción (Normal, Sport y Mountain) cambiaban levemente el carácter del coche.

Como Chevrolet Volt, su gama constaba una única versión con todo el equipamiento posible, como el Opel Ampera Excellence, pero 4.305 euros más barato “de lista”. En el caso de poder optar a las ayudas a coches eléctricos que había en su momento en España, su precio quedó a un mínimo de 39.425 euros, o 43.425 euros sin ellas.

Como Opel Ampera estaba disponible en dos versiones o acabados. El de acceso era el Ampera Selective, por 46.130 euros euros, que montaba ocho airbags, freno de estacionamiento eléctrico, control de crucero, climatizador monozona, acceso y arranque sin llave o sensor de luces y lluvia; entre otros.

Chevrolet Volt 1

Chevrolet Volt (versión europea)

Por 1.600 euros más se podía acceder al modelo “pata negra”, el Ampera Excellence. Sumaba al anterior el volante de cuero, asientos calefactados y tapicería de cuero. Había extras interesantes para este último que no podían incluirse en el Selective, como los sensores delanteros y traseros de aparcamiento, la cámara trasera, la alerta de cambio de carril involuntario, el sistema de prevención de colisión frontal, el reconocimiento de señales o el equipo de sonido BOSE con radio digital (DAB).

Desde su lanzamiento ha sido el coche eléctrico de autonomía extendida más vendido del mundo, con más de 100.000 unidades comercializadas y en su momento fue el coche eléctrico en general más vendido del mercado. En Europa se vendió sobre todo como Ampera, pese a costar más, y en Estados Unidos todos fueron Volt. En Australia se comercializó como Holden Volt dos años después de su estreno estadounidense.

En su mercado natal tuvo dos grandes competidores, por un lado el Toyota Prius, tanto en versiones híbridas como híbridas enchufables, y el Nissan Leaf totalmente eléctrico. Si miramos los datos de Fueleconomy.gov, la media de consumo de los propietarios de 2011 Volt es de 163,1 millas por galón (1,44 l/100 km) con una muestra de 23 coches, el que menos con 41 mpg (5,7 l/100 km) y el que más con 3.579 mpg (0,06 l/100 km). Esas cifras solo tienen sentido con una utilización muy intensiva de la parte eléctrica en el paraíso de la gasolina barata.

Chevrolet Volt 3

Si quieres hacerte hoy con uno, los podrás encontrar desde aproximadamente unos 11.000 euros y con menos de 200.000 kilómetros, aunque deberías prestar atención a la degradación que hayan podido sufrir las baterías -General Motors aseguraba un buen funcionamiento de las mismas durante 10 años o 240.000 kilómetros-. Quitando las baterías, debería ser un modelo muy fiable por la ausencia de caja de cambios o embrague. Volt y Ampera son indistinguibles a nivel mecánico.

Al estar las baterías refrigeradas por líquido, la degradación debería ser inferior a la de baterías refrigeradas por aire

Sin duda, si adquieres uno, es una muy buena forma de tener un pedacito de la historia de los coches eléctricos, un coche pionero en su día que en 2021 sigue siendo plenamente actual y con etiqueta Cero para poder circular por el centro de las grandes ciudades. De hecho, podremos ver algunas unidades con matrículas muy recientes al haber sido importados desde otros mercados europeos. En Estados Unidos tuvo una segunda generación, a Europa el último llegó en 2015.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Chevrolet Volt con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Reverfons
Jefe de Equipo
Reverfons

Coche muy interesante en su momento, muy adelantado, tanto que si saliera a día de hoy no estaría desfasado.
Los yankees no solo hacen V8 después de todo…

Adrián Iniesta
Invitado
Adrián Iniesta

Totalmente de acuerdo. Con coches como este o marcas como Tesla parece que tomaron la incitaciva con el tema eléctrico smile


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!