El Opel Ampera cumple 10 años

El Opel Ampera cumple 10 años

Hace una década no tuvo tanto éxito como lo tendría hoy


Tiempo de lectura: 4 min.

Estamos en estos momentos en plena carrera eléctrica, con infinidad de empresas buscando la electrificación total mientras algunos fabricantes anuncian importantísimos cambios en sus coches, como la adopción de la electrificación masiva en sus coches o, directamente, su conversión a fabricante de vehículos eléctricos. Este último caso, recién anunciado por Jaguar, es el objetivo general de todos aquellos que tienen algo de interés en el futuro del automóvil.

La obsesión por cambiar la tecnología de los propulsores no es nueva, se lleva investigando desde hace décadas aunque nunca se ha llegado a dar un paso realmente importante hacia ese cambio. Y cuando se daba, todo acababa enterrado, como fracaso comercial o como simple anécdota. Que se lo digan al General Motors EV-1 y su historia con oscuro final.

O que se lo digan también a nuestro protagonista, el Opel Ampera, un coche que se adelantó a su tiempo nada menos que 10 años y que, curiosamente, también es obra de General Motors. El Opel Ampera apareció en el mercado allá por 2011 -previamente como prototipo- y supuso algo fuera de lo común. Su diseño rompía todos los moldes y parecía un coche venido del futuro, aunque hoy no resulte tan innovador (aunque ha soportado muy bien el paso del tiempo y todavía resulta actual, todo hay que decirlo).

Nació como demostración de poder, como adelanto a lo que debería haber llegado pero que ha tardado 10 años en hacerlo de forma creíble. El Opel Ampera fue un pionero en Europa, que tenía en Estados Unidos una réplica bajo el nombre de Chevrolet Volt -donde se vendió de forma mayoritaria- y que también sirvió de base para el Cadillac ELR, un coche de altísimo lujo pero que resultó un fracaso comercial a pesar de su interesante diseño y de su más interesante tecnología. También se comercializó como Vauxhall Ampera y Holden Volt.

OPEL AMPERA (3)

Hoy, mientras los eléctricos evolucionan hacia un futuro donde serán la única tecnología que tendremos en las calles, las soluciones que se emplean son diversas, pero básicamente con el mismo fin: acumulación de energía en unas baterías, que alimenten el motor o los motores eléctricos. Sin embargo, el Opel Ampera recurrió a otra solución que actualmente está empezando a ser tenida en cuenta: la extensión de autonomía, pues en realidad hablamos de un eléctrico.

Su tecnología se puede considerar como una forma de hibridación en serie, como lo es el nuevo Nissan Qashqai e-Power, por un simple matiz: el motor térmico está conectado indirectamente a las ruedas al mover el generador intermedio. La base mecánica del Ampera es un motor eléctrico de 150 CV, que cuenta con unas baterías de 16 kWh que permitían una autonomía eléctrica de entre 40 y 80 kilómetros. Para que ese rango de alcance fuera mayor y sobre todo más útil, un motor alimentado por gasolina de 86 CV hacía las veces de generador.

A diferencia de un híbrido enchufable, la parte eléctrica da todas las prestaciones, el motor gasolina es solo un generador

El Opel Ampera se mueve exclusivamente con electricidad, es decir, el motor que actúa sobre las ruedas es el eléctrico, el motor a gasolina es un “simple” generador de energía aislado del tren de transmisión y solo tiene conexión con sistemas secundarios. En su ficha técnica el motor gasolina solo figura como eso, un generador. De esta forma, Opel anunciaba una autonomía de 500 kilómetros con el depósito lleno y un consumo de 1,2 litros cada 100 kilómetros según el extinto y poco fiable ciclo NEDC. En la práctica, consumía menos de 7 l/100 km en desplazamientos largos.

Se vendió durante cinco años, de 2011 a 2015 (ambos inclusive) y se matricularon más de 10.000 unidades, con Holanda, Alemania y Reino Unido como principales mercados. Hoy es sencillo encontrar unidades de segunda mano en países europeos y varios se han rematriculado en España. A nuestro país el objetivo de ventas fue de solo 200 unidades en 2012, y poquitos para particulares. El Opel Ampera ha cobrado un enorme interés en el mercado de los usados gracias a su bajo consumo y a su etiqueta CERO.

Utilizándose de forma habitual con electricidad, el coste de moverlo (en euros) puede ser hasta 10 veces inferior al hacerlo con gasolina. No soporta carga rápida, pero tiene la ventaja de que puede ir a cualquier lado, si bien en determinadas circunstancias tendrá prestaciones limitadas (baterías bajas de carga y petición sostenida de más de 86 CV).

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.