Coche del día: CGE Grégoire Electric

Coche del día: CGE Grégoire Electric

Otro vehículo eléctrico más que cayó en el olvido


Tiempo de lectura: 4 min.

La CGE (Compagnie Générale d´Electricité) de Francia requirió por segunda vez los servicios del ingeniero francés Jean Albert Grégoire para desarrollar el CGE Grégoire Electric a finales de los 60. La primera vez fue durante la ocupación nazi del territorio francés, debido al racionamiento y escasez de combustible. Nos remontamos a 1941 con el modelo CGE Tudor.

En el primer intento lo que se buscaba era la posible viabilidad de un vehículo eléctrico, que rápidamente fue olvidado, una vez instaurada la paz, a favor de los motores de combustión. Aunque a finales de la década de los 60 no existía escasez de combustible fósiles ni preocupación alguna por el tema de consumos y emisiones contaminantes, la empresa CGE volvió a mostrar interés por los vehículos eléctricos para flotas.

Una empresa subsidiaria de CGE, llamada Fulmen, decidió financiar el proyecto y recurrió a Jean Albert Grégoire para desarrollar el diseño. De esta forma vio la luz el CGE Grégoire Electric, realizado sobre un chasis/bastidor de una aleación aluminio fundido (alpax), que soportaba todos los componentes mecánicos del coche.

La CGE (Compagnie Générale d´Electricité) mostró -de nuevo- un gran  interés por los vehículos eléctricos, pensando  más en las flotas de reparto de paquetes en las áreas urbanas que en el usuario particular

CGE Gregoire Electric 2

El primero de estos componentes eran un motor de corriente continua de 14,6 kW de potencia, suministrado por la empresa Unilec, que transmitía su energía al eje trasero. Las baterías las aportó la empresa Fulmen y estaban repartidas entre dos grupos iguales, uno en la parte delantera del coche y otro en la parte trasera, para ofrecer un mejor reparto de pesos (480 kg de peso añadido en total).

El coche iba equipado con una suspensión independiente de tipo neumático patentada por el propio Grégoire. La carrocería mostraba líneas muy cuadradotas para el máximo aprovechamiento del espacio interior, a modo de pequeña furgoneta. Contaba con tres puertas y dos plazas. La aerodinámica era muy deficiente, pero no resultaba perjudicial por las modestas velocidades que alcanzaba. La carrocería estaba realizada en fibra de vidrio, fue diseñada por Philippe Charbonneau y construida por el carrocero Chappe & Gessalin.

Sus 480 kg de baterías ofrecían una autonomía que oscilaba entre los 60 y 120 km, que junto a un motor de corriente continua de 14,6  kW, alcanzaba unas velocidades de crucero y máxima de 56-60 y 75 km/h, respectivamente

La elección de este tipo de carrocería complementada con un motor eléctrico se debía al buen uso que le podían dar flotas de empresas destinadas al reparto de paquetes en las zonas urbanas. Realmente este no era el objetivo principal de CGE con este coche, sino más bien realizar un estudio inicial de la viabilidad de este tipo de vehículos. Sus dimensiones eran 3.300 mm de longitud, 1.340 mm de anchura y 1.410 mm de altura.

Se fabricaron 11 prototipos en total, siendo su peso total de 900-940 kg. Su velocidad máxima era de 75 km/h, aunque su velocidad de crucero ideal era de 50-60 km/h. Como todos los vehículos eléctricos, su talón de Aquiles era la autonomía, del orden de 60 km en áreas urbanas y de 120 km fuera de ellas. Fue por ello por lo que permaneció en fase de prototipo, incluso cuando estalló la primera crisis del petróleo de 1973. Acabado el estudio de viabilidad ya solo se habló de él en libros y museos.

Las fotos sobre estas líneas están tomadas en el Museo del Automóvil de Tampa Bay (Florida). Fijaos en los detalles de la suspensión delantera y del disco de freno, así como su particular plataforma. No creáis que los coches eléctricos más modernos tienen un diseño radicalmente diferente, aunque como los módulos de baterías son mucho más compactos es posible acomodarlos en el centro del coche, no en los extremos.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.