Se cumplen 65 años de la muerte de James Dean en su “Little Bastard”

Se cumplen 65 años de la muerte de James Dean en su “Little Bastard”

El actor falleció el 30 de septiembre de 1955 en un accidente de tráfico con un Porsche 550 Spyder


Tiempo de lectura: 6 min.

Tal día como hoy, hace más de seis décadas, Hollywood perdió a una de sus estrellas más brillantes del momento, James Dean. Había pasado a ser conocido por el gran público en la película “Al este del Edén”, estrenada a principios de ese año, y todos estaban expectantes para ver su nueva obra, “Rebelde sin causa”. Sin embargo, él nunca llegaría a ver el gran éxito de este filme, principal motivo por el que se le recuerda junto a su trágico fallecimiento.

James Dean era un apasionado del mundo del motor y de las carreras. En cuanto pudo permitírselo, tras ser contratado para “Al este del Edén”, compró su primer deportivo, que cambiaría poco después por el Porsche 356 Speedster. Con este coche corrió varias carreras entre rodaje y rodaje, ya que tenía prohibido hacerlo durante estos, y llegó a quedar en primer y segundo lugar en las dos primeras pruebas en las que participó. En la última carrera en la que tomó parte remontaría del 18º lugar al cuarto, pero un fallo mecánico de su 356 Speedster le obligó a abandonar.

Fue poco después, en el mismo septiembre de 1955, cuando decidiría sustituir su coche por un nuevo Porsche 550 Spyder. Dean quería un coche especial, a pesar de que pensaba en este 550 Spyder como una transición hasta que estuviera listo el deportivo de sus sueños, el Lotus Mark IX. Mandó el Porsche a personalizar, destacando una inscripción que sería el inicio de una leyenda negra: “Little Bastard”. El 550 Spyder contaba con un motor de cuatro velocidades y 81 kW/110 CV, y podía alcanzar hasta los 220 km/h debido a su gran aerodinámica y ligereza.

Porsche 550 Spyder

Porsche 550 Spyder

Uno de los sucesos que más se recuerdan al hablar de este tema es la advertencia que recibió Dean una semana antes por parte de Alec Guinness. El que daría vida a Obi Wan Kenobi en la primera trilogía de Star Wars le dijo el día 23 de septiembre que el Porsche “Little Bastard” tenía una apariencia siniestra y que pensaba que, si se subía a ese coche, lo iban a encontrar muerto a la misma hora la semana que viene. No pudo estar más acertado.

Aquel día, James Dean y su mecánico de confianza Rolf Wütherich estaban poniendo a punto su Porsche. Pensaban ir a la ciudad de Salinas para acudir a unas carreras que iban a celebrarse ese mismo fin de semana. Dean no pensaba conducir el deportivo, pero Rolf le insistió para que fuera haciéndose al coche y estuviera preparado para competir.

Por lo que Dean se dispuso a cubrir la ruta hasta Salinas en su deportivo, sobrepasando los límites de velocidad en varios momentos. Incluso fue detenido en un control de policía y advertido. Sin embargo, en el momento del accidente, fue el otro coche implicado el que iría demasiado rápido, un 1950 Ford Custom Tudor Coupe conducido por un joven de 23 años, Donald Turnupseed, quien no sufriría lesiones graves. James Dean moriría al sufrir una fractura de cuello y múltiples lesiones internas y externas.

Porsche 550 Spyder James Dean 2

A partir de ese momento, comenzó a generarse la leyenda negra del “Little Bastard”, especialmente con lo sucedido en los siguientes años. George Barris, la persona que se encargó de la personalización del 550 Spyder (y el primer Batmóvil) compró lo que quedaba del coche por 2.500 dólares, casi la mitad que nuevo. Poco después, el “Little Bastard” se soltaría del remolque donde iba, aplastando las piernas de uno de los mecánicos.

Barris vendió el motor y la transmisión a dos pilotos de la época, Troy McHenry y William Eschrid. Mientras los dos competían en la misma carrera, con los coches donde habían instalado las partes del “Little Bastard”, McHenry perdió el control y chocó con un árbol, muriendo instantáneamente. Eschrid resultó gravemente herido cuando sufrió un problema mecánico y su coche volcó mientras entraba en una curva.

George Barris todavía poseía dos neumáticos del 550 Spyder que estaban intactos tras el accidente de Dean. Los vendió a otro piloto de carreras y, poco después, ambos reventaron simultáneamente, lo que provocó que el coche del nuevo propietario se saliera de la carretera, causándole así un coma. Incluso un par de ladrones se colaron en el garaje donde Barris guardaba lo que quedaba del vehículo y, al intentar robar el volante y el asiento del Porsche, resultaron heridos y desistieron.

Porsche 550 Spyder James Dean 3

¿Un coche maldito?

Debido a todos estos extraños sucesos, George Barris decidió esconder los restos del “Little Bastard”, pero la policía de California lo convenció para mostrar el coche en una exhibición de Seguridad Vial. En el primer intento de hacerlo, el garaje donde guardaban el coche se quemó hasta los cimientos, sin causar apenas daños al Porsche. En el segundo intento, esta vez en un instituto de secundaria, el 550 Spyder se cayó del expositor y le rompió la cadera a un estudiante.

Su propietario estaba harto ya de todos estos incidentes y mandó desguazar lo que quedaba del “Little Bastard”. Sin embargo, el coche se resistía a desaparecer, cayéndose hasta tres veces del remolque que lo transportaba a un desguace. Las dos últimas resultaron sin víctimas, pero en la primera ocasión aplastaría a un conductor en su caída, causándole la muerte. A partir de entonces, no se sabe a ciencia cierta qué ocurre, varias fuentes que se contradicen.

Pero lo que es seguro es que el “Little Bastard” desaparece por completo del mapa, aunque hay quien afirma tener piezas del mítico coche “maldito”. El museo Historic Auto Attraction Museum en Illinois afirma tener una pieza del coche, mientras que un restaurador de Porsche, Jack Styles, tiene el eje trasero original del 550 Spyder, ya que coincide el número de bastidor con la fatídica unidad de Dean.

De esta historia, lo principal que se debe aprender es la importancia de la Seguridad Vial. El propio James Dean grabó un anuncio en el que aconsejaba a los jóvenes que fueran más despacio y calmados, para que pudieran salvar su propia vida. Pero se confundió, y en vez de “suya” dijo “mía”, en otro acto premonitorio. No obstante, él era el primero que ponía su vida en riesgo al circular a altas velocidades, al igual que el coche que le embistió.

También circulaban sin cinturón de seguridad, elemento que aún no había sido introducido en los coches de forma masiva, y que hoy todavía mucha gente se niega a utilizar. A eso se le suma el hecho de que falleciera en uno de los denominados “puntos negros” o tramos de concentración de accidentes, que en aquel momento no tenían ningún tipo de señalización, como sí ocurre ahora.

Esto debería servir de lección para ver todo lo que hemos avanzado para evitar que vuelvan a ocurrir accidentes como el que le costó la vida a una estrella de cine como era James Dean. Pero por muchos progresos en seguridad vial que hagamos, lo principal siempre será cumplir con las normas y recomendaciones que ahora existen, y que otros en el pasado no escucharon o no tuvieron la oportunidad de escuchar, y les acabó costando la vida.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!