Menu

Coche del día: Cadillac Seville STS (1992-1997)

Una berlina americana al gusto europeo

Coche del día: Cadillac Seville STS (1992-1997)

Los coches que salen de las factorías de EE.UU. se han caracterizado históricamente -entre otras cosas- por su enorme tamaño, y el Cadillac Seville STS no iba a ser una excepción, no en vano mide 5.192 mm. Este modelo impresiona no solo por este aspecto, sino también por su apariencia, ya que la discreción no es precisamente su carta de presentación, y podríamos considerarlo elegante pero sin ser hortera, aspecto difícil de conseguir por los fabricantes estadounidenses.

Esta marca americana de coches de lujo era la que tenía más renombre en Europa y el Seville STS su modelo emblemático. Aunque los juicios estéticos son siempre subjetivos, en este modelo destacaba claramente su exclusividad y sus elegantes líneas, pero manteniendo su genuino carácter americano, rematando el frontal con la rotunda calandra típica de la marca y la trasera con un tercer volumen truncado. A destacar la integración en la carrocería de los prominentes paragolpes característicos de los coches fabricados en este país.

Abrimos las puertas y nos encontramos con cuero de calidad por todas partes, al igual que inserciones de maderas nobles con el típico buen gusto al estilo yanqui. Respecto al equipamiento el coche, iba cargado hasta los dientes: aparte de lo habitual como aire acondicionado, cierre centralizado o elevalunas eléctricos, y lo interesante como doble airbag, ABS o ASR, pasamos a “curiosidades” como freno de estacionamiento de pie que se desactivaba poniendo la palanca de cambios en posición D, o el desbloqueo de los seguros de las puertas con la palanca en P y su bloqueo automático cuando iniciaba la marcha. Podríamos añadir si acaso un ordenador con 135 funciones, que no es poco.

Fue patrocinador de los Juegos Olímpicos de verano en 1996 en Atlanta

Como defecto congénito de los coches de Trumpland, los niveles de terminación estaban un escalón por debajo de sus equivalentes europeos, sobre todo alemanes, y es que estamos hablando del segmento de las berlinas premium, donde este aspecto estaba -y está- sumamente cuidado. En lo referente a sistemas de seguridad, sí se podía equiparar, pues incluía chasis con estructuras deformables, airbag doble y barras de protección lateral. Entre las pegas que nos encontrábamos podríamos reseñar el mal diseño de los respaldos, ya que era imposible encontrar la postura de conducción idónea a pesar de los múltiples reglajes eléctricos de los asientos; también adolecía de una altura interior escasa y por último mencionar un climatizador automático demasiado fuerte, incluso al mínimo.

Vayamos a lo que más nos interesa, y es su comportamiento. Recordar que estábamos ante un tracción delantera que andaba cerca de los 1.600 kg en vacío con un nivel de potencia de 300 CV. Si nos movíamos por rutas con buen firme y trazado rápido a buen ritmo, de unos 160-170 km/h, su comportamiento era intachable y se movía como pez en el agua disfrutando de un elevado confort en una atmósfera silenciosa, y todo ello con unos “razonables” 16 l/100 km de consumo.

En su momento se consideró la berlina de tracción delantera más potente a la venta, con 300 CV y control electrónico de tracción para poder digerir semejante caballería

Cadillac Seville Sts Interior

Si cambiábamos a carreteras viradas nos sorprendía gratamente, pues a pesar de llevar una suspensión blanda, no era torpe ni balanceaba en exceso, gracias a una buena gestión electrónica y al hecho de ser independiente; tan solo si lo llevábamos al límite teníamos que prestarle más atención y sujetar con fuerza el volante. Su motor V8 Northstar de 4.565 cc y 32 válvulas con 392 Nm de par ponía en aprietos a sus ruedas delanteras, a pesar de calzar neumáticos de medida 225/60 ZR16.

Su caja de cambios automática, una Hydramatic 4T80E de cuatro marchas, no llevaba ningún tipo de programación. Aunque no estaba a la última en tecnología tenía unos reglajes específicos que la hacían casar de maravilla con el motor. Las prestaciones hablaban por sí solas, hacía los 1.000 metros desde parado en 28,5 segundos y el adelantamiento de 80 a 120 km/h en 5 segundos. El 0 a 100 km/h lo cubría en 7,5 segundos y su velocidad máxima alcanzaba los 241 km/h.

En definitiva, nos encontramos con una lujosa berlina americana de tracción delantera, un rara avis en el panorama automovilístico de EE.UU. dominado por la propulsión trasera y que además era del gusto de los europeos, con un motor potente, buenos acabados y muy bien equipado. Parece que al otro lado del Atlántico se están dando cuenta de que si diseñan vehículos adaptados a los más exigentes estándares de calidad en Europa, podrán hacerse un hueco en este mercado y acercarse un poco más a las marcas premium alemanas -perdón, europeas- aunque no le hagan la más mínima sombra. Una berlina interesante.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.