Coche del día: Cadillac ATS Coupé

Coche del día: Cadillac ATS Coupé

Aún con razones muy poderosas a favor de su comercialización, este Cadillac no logró batir a los modelos germanos


Tiempo de lectura: 4 min.

Con grandes carrocerías, motores de alto cubicaje y habitáculos a la manera de un salón rodante Cadillac se hizo un hueco preferente entre las mejores marcas norteamericanas. De esta forma, el prestigio de la marca trascendió el puro ámbito del diseño y la ingeniería para convertirse en un elemento de estatus social. Es más, incluso nacional. Ya que durante décadas decir Cadillac suponía señalar la definición misma del automovilismo en los Estados Unidos. Sin embargo, de unas décadas a esta parte Cadillac no renuncia a entrar en el mercado europeo. Por ello surgieron modelos como el Cadillac ATS Coupé.

Un modelo claramente alejado de las coordenadas que definieron a esta empresa norteamericana, pero adaptado a los gustos de un mercado donde los coches llegados desde la otra orilla del Atlántico nunca han gozado de mayor predicamento que el dado por el exotismo. Consciente de ello, Cadillac incluso llegó a crear un modelo a medida para Europa. El BLS. Antecesor del protagonista de este artículo y hecho en base a la plataforma del Saab 9-3, siendo un fracaso rotundo para Cadillac aún no acabando de aprender la lección.

Una lección que nos habla de ventas exitosas para modelos con nichos muy concretos entre aficionados al motor americano como el Ford Mustang, pero fracasos constantes cuando se intentan comercializar modelos masivos que realmente no pueden competir con los de Audi, Mercedes o BMW. Protagonistas indiscutibles del segmento premium en Europa, claramente asentados con amplias gamas donde las motorizaciones plenamente hechas al gusto europeo se entremezclan con un diseño y unos acabados más depurados que los llegados desde América. No obstante, aún así el Cadillac ATS Coupé fue un modelo digno de atención. ¿Por qué?

cadillac ats coupe (3)

Pensado para competir con modelos de BMW y Mercedes, aunque se comercializó en los Estados Unidos este Cadillac tenía en mente entrar con fuerza en el mercado europeo gracias a su manejo ágil y deportivo

Cadillac ATS Coupé, un paso adelante para la entrada en Europa

La primera razón por la cual el Cadillac ATS Coupé merece atención es su reparto de pesos. Clavado en un interesante 50 – 50 responsable de brindar al modelo estabilidad y buen paso por curva a pesar de sus más de 1.600 kilos de peso. Además, respecto a la motricidad se anunció la opción de montar propulsión trasera o tracción total según la versión, dando satisfacción a los clientes que demandasen una conducción más purista con empuje desde el eje trasero como viene a ser común entre los aficionados a BMW.

En lo referido al motor, cuando el Cadillac ATS Coupé vio la luz en el Salón de Detroit lo hizo hasta con tres opciones diferentes. Dos con base en un cuatro cilindros en línea con turbo o atmosférico respectivamente, y la última en base a un V6 de aspiración natural capaz de subir hastas las 6.800 vueltas. Para el caso del mercado europeo Cadillac escogió el cuatro cilindros con turbocompresor y una cilindrada de 2 litros para rendir 276 CV. Con esta mecánica se esperaba competir cara a cara con los BMW Serie 4 y los Mercedes Clase S Coupé.

No obstante, aún se necesitaban más razones para hacer del Cadillac ATS Coupé un modelo digno de atención. Por ello hubo una labor muy cuidada en todo lo referido a los acabados. Uno de los tradicionales puntos débiles de los modelos premium pensados en América frente a los europeos, el cual aquí recibe materiales como el cuero, la madera o el aluminio para intentar ponerse a la altura de sus competidores germanos. Además, respecto al equipamiento se incluyen numerosas ayudas a la conducción. Todo ello para asegurar un manejo lo más ágil posible.

cadillac ats coupe (1)

En materia de acabados Cadillac hizo un gran esfuerzo, consciente de la falta de calidad de los americanos frente a los modelos premium europeos

Y es que posiblemente ésa sea la mayor razón del Cadillac ATS Coupé. Una conducción ágil e incluso deportiva gracias a la combinación de propulsión trasera, buen reparto de pesos, estudiada aerodinámica y rápida entrega de potencia por parte de su motor. Sobre el papel muy interesante para el mercado, pero en la realidad lastrado por las típicas dificultades de las empresas americanas a la hora de entrar en Europa a menos que seas Ford con modelos creados desde y para el Viejo Continente. En fin, cuestiones de mercadotecnia e imagen de marca en un territorio donde los segmentos de lujo se encuentran casi copados por los fabricantes alemanes.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.