Coche del día: BMW Z1

Coche del día: BMW Z1

Un coche al desnudo


Tiempo de lectura: 5 min.

Aunque en la actualidad, y ya desde hace más de 30 años, sea norma en la casa de Múnich el encontrar un descapotable biplaza con techo de lona de tamaño medio -un roadster, vaya-, hoy vamos a remontarnos al modelo que inició esta saga. Además, lo hizo con un diseño en unas puertas de acceso nunca visto hasta entonces. Hoy toca hablar del BMW Z1, presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 1987.

BMW ya hizo una incursión en el mundo de los descapotables biplaza de techo de lona a finales de los años 50 con el 507 Roadster; pero este era un modelo grande y quizás, demasiado lujoso. Lo que BMW pretendió en 1988 fue sacar un modelo algo más asequible -aunque al final no fuera así por toda la carga tecnológica que llevaba encima- y pequeño, para llegar a un mayor público.

El BMW Z1 fue diseñado por Harm Lagaay -quien diseñó años después los 911 (996) y Boxster (986) de Porsche-. La idea principal para BMW no fue en principio la de sacar un roadster pequeño y “asequible”.

BMW Z1 02

La idea de origen era que BMW Technik, la subsidiaria de BMW dedicada a la investigación, empezara a indagar sobre el desarrollo y proceso de nuevos tipos de carrocería, así como sus materiales, y para ello decidieron desnudar a un 325i E30. Otra de las investigaciones que se hizo sobre este “laboratorio rodante” fue el uso de los faros con lámparas de descarga de alta intensidad -en este caso de xenón-, estreno que finalmente corresponde a la Serie 7 en 1991.

Al final, el resultado de este desnudo fue un roadster con unas puertas plásticas “ocultables” bajo unos elevadísimos pasos de caja, que lo convertían en la forma más cercana a circular en un coche sin ningún tipo de carrocería, quizás la sensación más parecida a ir en moto. La Z, por cierto, viene de “Zukunft”, que significa “futuro” en alemán; y el “1” por ser el primero de la saga.

Hablando de la carrocería, este modelo se quedaba en 3.921 milímetros de largo y 1.250 kg, además de un rígido chasis monocasco de acero, un suelo de plástico reforzado con los bajos completamente carenados y todos los paneles exteriores y puertas también de plástico. Según BMW, una de las ventajas de esto era que podías cambiar completamente el color de tu coche intercambiando estos paneles de manera “fácil”, aunque “fácil” en realidad significaba un día completo de trabajo.

Su motor era un 2.5 de seis cilindros y 12 válvulas marca de la casa -concretamente el M20B25 del 325i E30 del que se partió- colocado en posición longitudinal delantera, lo más centrado posible para equilibrar el reparto de pesos entre ambos ejes, también marca de la casa.

La potencia máxima era de 170 CV a 5.800 vueltas, muriendo definitivamente a las 6.250, mientras que su cifra de par era de 222 Nm a 4.300 RPM, régimen al que entregaba casi 140 CV. Su potencia -cómo no- se transmitía a las ruedas traseras -aunque en un primer momento se estudió la posibilidad de la tracción integral-, a través de una caja de cambios Getrag -la 260/5- de cinco velocidades, que pedía a gritos una sexta.

Gracias a su contenido peso, despachaba el 0 a 100 km/h en menos de 8 segundos y alcanzaba los 225 km/h de velocidad máxima -entre otras cosas, gracias a su buena aerodinámica-. Su consumo estaba cifrado entre 9,5 y 14 litros a los 100 km, en función de la “pesadez” de tu pie derecho. De su detención se encargaban discos ventilados de 260 milímetros con pinzas flotantes para el eje delantero, mientras que para el trasero discos sólidos de 282 milímetros hacían lo propio.

BMW Z1 07

Dejándonos caer en su interior nos encontraríamos con un salpicadero de formas similares al del E30 -pero sin estar orientado al conductor-, con una instrumentación sencilla pero completa; con información para la velocidad, revoluciones, combustible y temperatura del motor.

Como buen BMW, el Z1 equipaba unos asientos cómodos a la par que envolventes, tapizados en piel. Se completaba el interior con un bonito y deportivo volante de tres radios, también tapizado en piel y de diámetro y grosor perfectos.

Los medios destacaban, que pese a no ser un modelo con unas prestaciones de vértigo, transmitía unas sensaciones puras de conducción -a las que contribuían el ir “desnudo”, si nos decidíamos por pilotarlo con las puertas retraídas, cosa que era totalmente legal-, además de un buen tacto del conjunto pedales-cambio y una soberbia rigidez del chasis, al que solo se le criticaba una dirección un tanto lenta.

BMW Z1 08

Su cese, tras 8.000 unidades vendidas, se produciría en 1991 de manera abrupta -influyó probablemente su elevado precio-. Tendríamos que esperar hasta 1995 para conocer a su sustituto, el BMW Z3. Con una estética, bajo mi punto de vista, más agradable y atemporal, pero sin innovaciones como el sistema de apertura de puertas o los materiales empleados en la carrocería.

Hoy, ante su escasez, es un modelo muy cotizado. De los aproximadamente 60.000 euros que costaba en 1988 -precio a 2020 con la inflación ajustada-, si hoy quieres hacerte con uno es difícil que encuentres una buena unidad por menos de 40.000 euros.

Calcula cuánto cuesta asegurar un BMW Z1 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!