Coche del día: BMW Serie 7 (E38)

Coche del día: BMW Serie 7 (E38)

Posiblemente, la mejor versión de la la berlina de representación de la marca bávara


Tiempo de lectura: 8 min.

Hoy os traemos hasta espíritu RACER la tercera generación de la Serie 7 de BMW, conocida en código interno como E38, que venía en el año 1994 a sustituir a su antecesor, el BMW Serie 7 (E32), dándole un giro de tuerca al segmento, manteniendo la calidad y acabado típica de la marca germana, además de ese punto deportivo que siempre ha caracterizado a los productos de los de Múnich.

Posiblemente la saga E38 sea de todas las series del 7, la más conocida y venerada por los clientes de la marca. Bien sea por su variedad de motores, un equipamiento a la altura de lo que exigieran sus futuros compradores y un comportamiento elogiable en prácticamente todas las circunstancias, gracias a ese gen único que BMW sabe dar a sus automóviles.

Por primera vez en la Serie 7 se incorporan mecánicas de gasóleo, con dos seis cilindros de 2,5 y 3 litros, respectivamente, y un excelso V8 de 4 litros de cubicaje capaz de poner en aprietos a casi cualquier automóvil del segmento, independientemente del propulsor que llevara, con potencias que iban desde los 143 CV del 725 tds hasta los 245 CV del 740d en su última revisión -justo antes de pasar a la nueva generación, denominada E65-.

BMW 730d E38 1

BMW 730d (1998)

En medio de estos teníamos al más equilibrado de todos, 730d, y posiblemente una de las mejores mecánicas diésel que se han fabricado hasta el momento gracias a un compendio prestaciones-consumos y funcionamiento difícilmente superable por ninguno de sus rivales del momento, incluso en la actualidad, donde se ha ido evolucionando ese mismo bloque hasta llegar a las cifras de potencia actuales. Con una cilindrada de 3 litros y seis cilindros, estuvo disponible con potencias de 184 CV en su versión inicial a 193 CV en la parte final de la vida comercial del E38.

El BMW Serie 7, y en particular la saga E38, es uno de los mejores automóviles creados por la marca germana hasta la fecha, donde el lujo, el confort y su gratificante conducción hace de ellos en cualquiera de sus versiones un coche excepcional incluso hoy, después de mas de 25 años desde su lanzamiento

En cuanto a las versiones alimentadas por gasolina encontrábamos al 728i con su L6 como entrada a la gama, pasando por los 730i, 735i y 740i, todos ellos equipados con bloques V8 con culata de 24 válvulas. Las cilindradas en este caso iban desde los 2.997 cc hasta los casi 4.400 cc de la última versión del mencionado 740i (del cual vimos una unidad nueva recientemente), con potencias que oscilaban desde los 193 CV del 728i hasta los 286 CV de la versión más potente.

Como guinda del pastel teníamos para los más selectos y amantes de las mecánicas top, la versión 750i que portaba un corazón de 12 cilindros en V con 5.379 cc y una potencia final de 326 CV a 5.000 RPM, el mismo que en su día daba vida al exótico BMW 850i. También se puede mencionar el rarísimo BMW 750hL, un demostrador tecnológico que empleaba hidrógeno como combustible en su V12, con una tirada de 15 unidades en el 2000.

BMW 728i E38 1

BMW 728i (1995)

Como podéis intuir, las prestaciones de cualquiera de ellos eran cuando menos respetables, y en sus versiones más punteras simplemente estratosféricas. Todo esto teniendo en cuenta las medidas y peso de la Serie 7, que en cualquier caso no bajaba -independientemente de la versión que fuera- de los 1.800 kilogramos en vacío, pudiendo llegar a algo más de 2 toneladas en los 750i y 740d, dado el peso de sus bloques y chasis reforzados para aguantar el torrente de potencia que emanaba de estos.

Todas las mecánicas salvo el 740i, que contaba de serie con cambio manual de seis relaciones, estaban asociadas a un cambio manual de cinco velocidades con opcional de un automático con las mismas relaciones, excepto en la versión 750i, donde la opción de manual no existía. ¿Y eso? Posiblemente por el carácter del coche y el uso que se haría de él mayoritariamente por autovías o autopistas a cruceros cercanos a la retirada de carnet instantánea en países como el nuestro, pero que en definitiva era para lo que estaba diseñado un buque de su calibre.

En la Serie 7 (E38) se incorporaba por primera vez una gama de mecánicas impulsadas por gasóleo, con potencias que iban desde los 143 CV hasta los 245 CV del impresionante 740d y su motor de ocho cilindros

El equipamiento de los E38 era excepcional. Poquísimos automóviles disponían de tantísimos elementos para facilitar la conducción y vida a bordo de este, ya fuera dentro de lo que la marca colocaba en serie en cada uno de ellos, como los que se servían de manera opcional, lista que podía hacerse tan larga como nuestra cartera aguantara.

BMW 750iL E38 3

BMW 750iL (1998)

Dependiendo de cada versión estas venían con más o menos equipamiento, como el climatizador automático, cuero o terminaciones en madera. Además, y de manera opcional, podían montar desde faros de xenón, siendo en este apartado el primer vehículo construido en serie en hacerlo, navegador por GPS, televisión y vídeo, asientos eléctricos y calefactables, teléfono y un largo etc.

Todo estaba hecho por y para el confort de sus ocupantes, sin olvidarnos de su seguridad, con la incorporación de airbags laterales, frontales y de cortina y un sistema de protección propio denominado SPH, diseñado específicamente para proteger y reducir las lesiones en los impactos laterales, de cabeza y cuello.

Otro de los datos que debemos mencionar, es la opción de adquirir a nuestro protagonista con una versión denominada iL, en la que la carrocería crecía desde los 4.984 mm hasta los 5.124 mm, ampliando la distancia entre ejes en nada menos que 14 cm. Destinada a públicos generalmente que contaban con chófer particular, solo estaba disponible con los propulsores alimentados por gasolina, nunca en sus versiones diésel. También tuvo su versión blindada, 7 Security, y una limusina más larga, L7.

BMW 735i E38 1

BMW 735i (1996)

El BMW E38 fue sustituido en el año 2001 por una nueva saga denominada E65, que nada tenía que ver con lo que habíamos visto hasta el momento dentro de la serie 7 de BMW. Con él la marca iniciaba el nuevo milenio de una manera totalmente distinta y algo discordante respecto a como venía haciéndolo hasta el momento

Además, y como no iba a ser menos en esta serie de BMW, el preparador Alpina creó una versión denominada B12 sobre la base del 750i, en la que se incrementó la cilindrada hasta los 5.700 cc en una primera hornada y luego llegando a los 6 litros de cubicaje en una segunda versión, consiguiendo elevar la potencia hasta los 387 CV y 424 CV, respectivamente.

Así, Alpina lo hizo aún más misil sobre ruedas, alcanzando una velocidad punta en cualquiera de las dos versiones cercana a los 300 km/h, ya que estos no contaban con auto limitador como si lo hacían por el contrario las versiones estándar de los E38, con las que no superaban los 250 km/h en ningún caso.

Al igual que las versiones de gasolina del E38, se podía adquirir tanto en carrocería normal como en la ya mencionada versión iL, con un total de 296 unidades fabricadas entre diciembre de 1995 y julio de 2001 de esta espectacular berlina.

El BMW 750iL -aunque en realidad era una versión inferior- tuvo un papel importante en “El mañana nunca muere”, cuando Pierce Brosnan fue James Bond y usaba un móvil Ericsson. Fueron necesarios 17 coches en el rodaje

Sus mayores rivales de la época siguen siendo los mismos en la actualidad en las nuevas versiones. Hablamos evidentemente de la Clase S de Mercedes Benz, el Audi A8, que quizás se acercaba un poco más a la filosofía del BMW, mientras que la marca de la estrella fabricaba un producto algo más aburguesado. Los ingleses lo contrarrestaron con el Jaguar XJ. Desde Japón tuvo un duro rival, el exclusivo Lexus LS 400, aunque estos eran meros observadores del segmento, ya que su presencia en Europa era prácticamente testimonial.

En el año 2001 la marca cesaba la producción de su incombustible E38, dando paso a una nueva Serie 7 de dudoso gusto y sobre todo con absolutamente nada que ver con lo que había sido hasta el momento el camino seguido la marca germana, el E65. De la mano de Chris Bangle, BMW entraba en una espiral de diseño algo confusa y con bastantes detractores dentro de los adeptos a los automóviles bávaros.

En la actualidad hay un surtido mercado de segunda mano de los E38, sobre todo en sus versiones menos potentes, pero que son más que suficiente para disfrutar rodando con uno de los mejores automóviles salidos de las fábricas de la marca hasta la fecha.

Calcula cuánto cuesta asegurar un BMW Serie 7 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.