Coche del día: BMW 524td (E28)

Coche del día: BMW 524td (E28)

Cuando los de Múnich sucumbieron al gasóleo


Tiempo de lectura: 5 min.

BMW y gasóleo eran términos contrapuestos hasta el año 1983, año en el que la marca bávara se decidió por sacar una mecánica Diesel lo suficientemente prestacional para que encajara en su modelo ejecutivo por antonomasia, la Serie 5. Hoy es el turno del BMW 524td (E28) y su novedoso motor M21D24.

Tenemos que ser precisos. En realidad, BMW presentó su primera mecánica de gasóleo dos años antes, en 1981. Pero por problemas con uno de sus proveedores (Steyr-Puch), finalmente tuvieron que posponer el lanzamiento a 1983. La marca quizás llegó algo tarde si tenemos en cuenta que Mercedes-Benz ya llevaba un tiempo con sus 300D Turbo Diesel (W123) de cinco cilindros. Motores que destacaban por ser duros como una roca, pero no eran precisamente refinados.

Pero BMW quería seguir una senda distinta y solo quería sacar a la venta un motor de gasóleo, si conseguía que tuviera un carácter lo más parecido a sus brillantes motores de gasolina. Y parece ser que lo consiguieron. A partir de su bloque de seis cilindros en línea de diferentes cilindradas, que montaba toda la gama de gasolina, BMW introdujo varias mejoras para poder “dieselizarlo” con garantías de refinamiento y fiabilidad.

BMW 524 td E28 4

Motor BMW M21D24

Algunas de estas mejoras fueron el refuerzo del cigüeñal, la mejora de la refrigeración y lubricación, o la incorporación de una culata de aleación ligera que llevaba incorporado el árbol de levas. Este motor de 2,4 litros con turbocompresor y dos válvulas por cilindro, que cómo no, iba colocado en posición longitudinal delantera, entregaba la friolera -para un Diesel de 1983- de 115 CV a 4.800 vueltas, estirando un poquito más y “muriendo” definitivamente a las 5.000 RPM.

La potencia se enviaba al eje posterior a través de una caja de cambios manual de cinco velocidades o una automática ZF de cuatro. Eran casi 48 CV/litro, y aunque hoy suene “a coña”, en 1983 era “la leche”. Se unía una respetable cifra de par de 210 Nm a 2.400 vueltas, donde entregaba cerca de 72 CV. Lo ideal para mantener un nivel de prestaciones que se corresponda con el de todo un BMW, era moverse entre poco antes de las 3.000 -donde se notaba el empuje del turbo-, hasta justo antes de la entrega de potencia máxima.

Las prestaciones del BMW 524td, que ahora serían comparables a las de un compacto Diesel básico, eran de un sprint hasta los 100 km/h de en torno a 12 segundos y una velocidad máxima de 184 km/h. Lo importante de este BMW, y el fin de su comercialización, era su consumo. Este era según ficha técnica de 7,1 litros a los 100 km en ciclo mixto, que realmente se iba a casi 10 litros.

BMW 524 td E28 2

Su principal rival lo tenía en casa, el BMW 520i de 125 CV. Costaba 400.000 pesetas menos, era 80 kg más ligero -lo que le dotaba de una mayor agilidad- y a nivel de prestaciones andaban muy parejos. Al final, donde debía destacar el diésel, en el consumo, había diferencias mínimas con el 520i. En conducción normal sí que era menos sediento que el gasolina, pero en conducción “ligera” las diferencias a favor del 524td eran de décimas de litro.

Sí que es cierto que la diferencia de precio por litro a favor del gasóleo hacía que la amortización del BMW 524td llegara solo a los 50.000 kilómetros. Por lo que si la vida de este BMW era a diario en carretera y realizando mucho kilometraje, la justificación para su compra estaba servida. Recorriendo con nuestra vista su carrocería de tres volúmenes y 4.620 milímetros de longitud, solo la insignia “td” y el tubo de escape mirando hacia abajo nos indicaban que estábamos ante el “petrolero” de la serie 5.

En su interior más de lo mismo. Solo cantaba el cuentarrevoluciones tarado hasta las 6.000 vueltas, rara avis la presencia de uno en un coche Diesel de entonces, por cierto. El resto, como cualquier E28: espacio a raudales, calidad y mucho confort, con la dosis de deportividad que la marca ha sabido imprimir siempre a todos sus modelos a la hora de conducirlos.

BMW 524 td E28 5

Gracias a este 524td, BMW ha seguido haciendo brillantes motores de gasóleo, cada vez más prestaciones, más frugales y superando ya desde hace tiempo la barrera de los 100 CV/litro. Tan buen rendimiento dio esta motorización de 2,4 litros -que por cierto, también estuvo disponible “sin turbar” y con solo 86 CV en algunos mercados-, que se montaría tal cual en su sucesor -el E34-, hasta 1992. En ese año sería reemplazado por su evolución, el 525tds (E34) de 143 CV.

Como curiosidad, y además de adoptarlo el BMW Serie 3 (E30) bajo su capó desde 1985, también se podía encontrar en el Lincoln Continental (1984-1985), la autocaravana Vixen 21 TD y XC  (1986-1987), el Bertone Freeclimber (I) y en cuatro unidades del todoterreno portugués UMM Alter II de 1992.

Su precio en España en 1983 era de 3.450.000 pesetas o aproximadamente 75.000 euros actuales: lo que cuesta un BMW 540d xDrive de 340 CV, mucho más equipado, con tracción integral y tres veces más potente. Para que luego digan que los coches cada vez son más caros.

BMW 524 td E28 3

Si quieres hacerte con uno, ve preparando desde unos 6.000 euros. La E28 es una serie que está cada vez más cotizada, y para más inri, 524td no se vendieron demasiados en nuestro país. La fiebre por el gasóleo aún no había llegado, en esa época se compraba un diésel quien realmente lo necesitaba.

Calcula cuánto cuesta asegurar un BMW Serie 5 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.