Coche del día: Bentley Arnage Red Label

Coche del día: Bentley Arnage Red Label

Una "pequeña" limusina "Etiqueta Roja"


Tiempo de lectura: 5 min.

El Bentley Arnage Red Label (Etiqueta Roja) era la denominación que recibía la versión del Arnage que contenía bajo su capó un veterano, pero actualizado motor V8 de 6,75 litros. Nacido en 1999, entre sus principales rivales encontramos el Audi A8 6.0 L, el Mercedes-Benz S600 L o el BMW 750 iL, todos ellos con una tecnología mejor, aunque en un escalón por debajo en cuanto a precio y exclusividad.

Bentley fue adquirida por Rolls-Royce en 1931, propiedad mantenida hasta 1997, momento en el que la segunda pasó a manos de BMW, mientras que Bentley se convirtió en posesión del Grupo Volkswagen. En 1998 el conglomerado alemán anunció una inversión de 500 millones de libras esterlinas -unos 584 millones de euros- en Bentley. En septiembre de 1999 se lanza por fin al mercado el Bentley Red Label, recuperando el mencionado propulsor V8.

La puesta al día del veterano motor se encargó a la empresa especializada Zytek Automotive, adaptándolo a las normas anticontaminación del 2005, y le añadió un turbocompresor Garrett que generaba una presión máxima total de 1,7 bares. La otra versión del Arnage, conocida como Green Label (Etiqueta Verde), llevaba el motor V8 de 4,4 litros de origen BMW. Como indican sus apellidos, ambas versiones se identificaban por el color del anagrama, rojo o verde.

Bentley Arnage Red Label (3)

El Bentley Arnage Red Label recuperó el veterano V8 de 6,75 litros, debidamente actualizado. Con turbocompresor e intercooler entregaba 405 CV de potencia, pero más destacable era el par máximo, con 835 Nm a 2.100 RPM

Esta gran berlina es precisamente eso, un vehículo de grandes dimensiones de cuatro puertas y 2 + 2 plazas, con 5.390 milímetros de longitud, 1.932 milímetros de anchura y 1.515 milímetros de altura. La plataforma también era grandiosa, con 3.116 milímetros de batalla y unas vías delantera y trasera de idéntica dimensión, con 1.602 milímetros. Su peso homologado es de 2.520 kilogramos.

Entre el posible equipamiento del Bentley Arnage Red Label se podía elegir entre 27 colores de carrocería y 23 para la tapicería (en cuero Connolly), salpicadero en diferentes maderas nobles como roble, maple o raíz de nogal, asientos con todas las regulaciones eléctricas posibles con calefacción y varias memorias (opcional en los asientos traseros).

Bentley Arnage Red Label (4)

Otros elementos de equipamiento son sistema de navegación en 3D, radiocassete con cargador de CDs, soporte lumbar con dos posiciones, control de velocidad de crucero, ajuste eléctrico de la dirección en altura y profundidad, dirección con asistencia variable en función de la velocidad o control de distancia en aparcamiento. Llama la atención que Bentley solo ofreciese tres años de garantía.

Para dar visibilidad al interior se utilizó fibra óptica, ideal para encontrar la iluminación adecuada que casase con los colores y texturas de los materiales empleados en el habitáculo. El asiento trasero se reposicionó hacia atrás y hacia abajo respecto al Arnage normal, ganando 50 milímetros de espacio para las piernas. El maletero ofrece una discreta capacidad de 374 litros.

El propulsor que lo mueve tampoco es despreciable. Este V8 de 6,75 litros situado en posición delantera longitudinal, tiene una cilindrada total de 6.753 cm3 que generan 405 CV a 4.000 RPM y sobre todo un bestial par de 835 Nm a 2.100 RPM. Tanto el bloque como la culata están fabricados en aluminio. La distribución se realiza a través de un único árbol de levas en el bloque, con dos válvulas por cilindro. La alimentación es a través de inyección indirecta de gasolina, turbocompresor e intercooler.

Bentley Arnage Red Label (5)

Entre el posible equipamiento del Bentley Arnage Red Label se podía elegir entre 27 colores de carrocería y 23 para la tapicería (en cuero Connolly), salpicadero en diferentes maderas nobles como roble, maple o raíz de nogal

La caja de cambios era automática de cuatro relaciones (GM 4L80-E), con unos desarrollos muy largos (km/h a 1.000 RPM): 1ª: 19,5 km/h; 2ª:32,7 km/h; 3ª:48,5 km/h; 4ª: 64,6 km/h. Lleva control electrónico, pero carece de modo secuencial. La potencia se transmite a las ruedas traseras.

La suspensión cuenta con esquema independiente, con paralelogramo deformable, muelles helicoidales y amortiguadores hidráulicos en ambos ejes. La barra estabilizadora solo está presente en el eje delantero. Se completa con amortiguación de control variable de altura y dureza, con control de estabilidad y “detector de aquaplaning”. El equipo de frenos está a la altura, con discos ventilados en ambos ejes, con diámetros de 348 milímetros delante y 345 milímetros detrás. Las ruedas contemplan llantas de aleación de 8 x 18 pulgadas, calzadas con neumáticos de medidas 255/50 R18.

Bentley Arnage Red Label (2)

La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 249 km/h, y necesita 6,3 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado. Su monstruoso par motor le permite girar en cuarta a 1.550 RPM a una velocidad real de 100 km/h. Los consumos son elevados, acordes con el peso del vehículo y el tamaño y potencia del motor. Según el ciclo NEDC por ciudad gastaba 27,7 l/100 km, bajando a los 14,3 l/100 km fuera de ella, con un consumo medio de 19,2 l/100 km. Los 100 litros de capacidad de su depósito le otorgan una autonomía media algo superior a los 500 kilómetros. No creo que a su propietario le inquiete este aspecto.

Puesto a la venta entre el 1999 y 2002, su precio de partida era de unos 250.000 euros, unos 356.000 euros actualizados. Eso es casi o mismo que su sucesor espiritual, el Flying Spur y, como este, no es un coche que esté al alcance de cualquier mortal.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergio
Invitado
sergio

Una duda ¿Si paso a ser del grupo Volkswagen? ¿Cómo es que montaba motor BMW?

Pablo Mayo
Editor

Buenas Sergio. Antes de pertenecer a Volkswagen, Bentley ya tenía un acuerdo con BMW para suministrarle motores. Tras la compra de Volkswagen, y puesto que debían rediseñar los modelos, VW y BMW llegaron a un acuerdo para que BMW siguiera suminstrando los motores desde 1998 hasta 2003, momento en el cual dejó de hacerlo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.