Coche del día: Audi Nuvolari quattro Concept

Coche del día: Audi Nuvolari quattro Concept

Homenaje a una leyenda


Tiempo de lectura: 3 min.

Aunque el Salón del Automóvil de Turín nunca pudo competir en importancia con otras grandes citas como Ginebra, París o Frankfurt, recuerdo las ediciones de principios de los 90 en las que a los carroceros italianos les daba por hacer locuras tomando como base modelos ya existentes para convertirlos en vehículos singulares donde la imaginación no tenía límites. En ello radica la magia de los concept cars que los fabricantes nos van presentando certamen tras certamen.

Dentro de estos se incluyen aquellos que solo muestran aspectos tecnológicos con carrocerías imposibles; otros adelantan algunos rasgos de diseño que la marca en cuestión irá perfilando; y otros son un adelanto más o menos fidedigno en caso de gozar de una buena aceptación. O no.

En Ginebra 2003 la marca de los cuatro aros presentaba el Nuvolari quattro para “indicar la dirección que tomará el diseño exterior e interior de Audi”, según su responsable Walter De Silva. Lo hacía con una carrocería de 4,8 metros de largo y forma de cupé clásico con dos puertas y tres volúmenes, si bien la marca lo encuadraba como un Gran Turismo. Visto ahora -quince años después-, quizá no resulte tan espectacular porque, tal como prometían, sus trazos fueron extendiéndose a modelos lanzados meses más tarde.

Así, el Audi A6 C6 de 2004 tomaría su vista delantera en la que la parrilla Singleframe comenzaba a ganarse protagonismo en el frontal. Por su parte, los pilotos traseros del A4 B7 recuerdan mucho a los de este concept. Sin embargo, la forma de la luneta trasera me hace pensar que la inspiración tenía el nombre de Mercedes CL…

Audi Nuvolari Quattro Concept

Curiosamente, la marca de la estrella presentaba en ese mismo Salón el CLS Vision, el que podría haber sido uno de los rivales del Nuvolari de haber pasado este a la serie. En aquel caso Mercedes fue más visionaria y creyó que el camino era el lanzamiento de un cupé de cuatro puertas laterales, y no sabemos si fue desde entonces que Audi comenzara a trabajar en el A7…

De lo que sí estaban seguros los de Ingolstadt era la tecnología FSI del motor que el Nuvolari escondía bajo el capó. Se trataba de un V10 5.0 FSI biturbo y 600 CV con el que el cupé aceleraba de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos. Fue un verdadero escaparate para la tecnología que había sido capaz de conquistar en las 24 Horas de Le Mans los años anteriores.

Esta competición francesa tenía mucho que ver con el Nuvolari quattro, pues el piloto italiano Tazio Nuvolari -gran rival de Achille Varzi– se impuso en las 24 Horas de Le Mans en 1933, sirviendo como homenaje el concept de Audi 70 años después tanto a él como a los Auto Union de GP que había pilotado y de los que tomaron la calandra Singleframe tan característica.

El interior del Nuvolari quattro estaba pensado para ser un 2+2, pero lo importante residía en las líneas de su salpicadero que se adaptarían en la tercera generación del A6 y otros muchos modelos de la marca como el A4 o el Q5, hasta que los trazos verticales orientados hacia el conductor dejaban paso a otras de líneas horizontales y diseño más limpio.

El Audi Nuvolari quattro concept fue, por tanto, un modelo clave para la historia reciente de la marca tanto en diseño como en tecnología. Aunque no llegó a pasar a la serie para competir con los Mercedes CL o BMW Serie 6, Audi lanzaría el A5 para completar la gama de cupés junto con el TT antes de la aparición de los Sportback.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.