Coche del día: Audi Karmann Asso di Picche

Coche del día: Audi Karmann Asso di Picche

Un concepto de coupé basado en el Audi 80


Tiempo de lectura: 4 min.

Nos situamos a principios de la década de los 70. Una jovencísima Audi, que surgió fruto de la unión de NSU y Auto Union, y que llevaba menos de 10 años formando parte de la todopoderosa Volkswagen, presentaba el prototipo que nos ocupa hoy, el Audi Karmann Asso di Piche o “As de Picas”.

El As de Picas fue obra del estudio de diseño italiano Italdesign Giugiaro y construido y demandado por Karmann, con la idea de motivar a la firma de Ingolstadt para que hicieran un pedido de edición limitada. Tomaba la plataforma y mecánica del Audi 80 (B1), así como sus faros delanteros y pilotos posteriores. Se dio a conocer ante el público en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 1973.

Su estilo seguía el tan en boga wedge design o diseño en cuña, inaugurado por el Alfa Romeo 33 Carabo del que os hablábamos la semana pasada. Obra de distinto autor, este se basaba en conceptos suyos anteriores como el Alfa Romeo Caimano de 1971 o el Maserati Boomerang de 1972; aunque para el caso del Audi con más aspecto de coche de producción.

Audi Karmann Asso di Picche 2

Este coupé de 2+2 plazas y poco más de 4 metros de longitud presentaba unas líneas muy propias de la época en la que nació: se abandonaban las curvas de décadas anteriores por líneas rectas en todas sus esquinas -parecía que los diseñadores solo “tiraban” de escuadra y cartabón-, un frontal dotado de faros redondos y una trasera simple que tomarían como ejemplo -entre otros- el Volkswagen Scirocco (Typ 53) y el Lancia Delta de 1979.

Su único ornamento adicional era una toma de aire sobre el capó. ¿Funcional? Sí, pero no necesaria para los motores que lo harían moverse. Estos eran los mismos de cuatro cilindros en línea colocados en posición longitudinal delantera del Audi 80, que cubicaban 1,3 y 1,5 litros. Las potencias irían entre los 54 y 59 CV del de menor cilindrada hasta los 74 y 84 CV del motor más grande.

Decimos “irían” porque todo esto era en teoría, ya que era la gama de motores al completo que daba vida al Audi 80 (B1) y se desconoce cuál iba en el vano motor del Asso di Piche -o ni siquiera si había alguno debajo del capó delantero-. En el supuesto de haber llegado a producción, estas potencias se enviarían al eje delantero a través de una caja manual de cuatro velocidades. Nada de tracción integral, marca de la casa posteriormente, porque al sistema Quattro aún le quedaría una década para darse a conocer.

Al abrir sus grandes puertas delanteras -que como curiosidad tenían la cerradura y el botón de apertura sobre la aleta trasera- atisbaríamos un interior con un salpicadero formado por dos grandes cilindros que agrupaban todos los controles e instrumentación. La dirección se gobernaba a través de un curioso volante deportivo monobrazo con tres agujeros y el logotipo de los cuatro aros.

Como propuesta a posteriori para Giugiaro: un cuarto aro agujero habría rizado el rizo y se podría haber obviado la insignia de la marca. El habitáculo se inundaba de lujo, con una bonita tapicería en cuero marrón oscuro para los asientos, parte baja del salpicadero y contrapuertas. Estas últimas contaban con unos vistosos bolsillos con correas, botones y cierres, a imagen y semejanza de los bolsos femeninos, muy curioso.

Pese a que este prototipo llamó la atención del público y de la propia Audi, nunca pasaría a la producción. ¿Los motivos? Que la marca prefirió priorizar el desarrollo de vehículos de pasajeros que generaran un mayor volumen de ventas y beneficio, y, en segundo lugar, que la empresa matriz Volkswagen no quiso canibalizar ventas al Scirocco, que saldría a la venta solo unos meses después.

Audi Karmann Asso di Picche 5

Nuestro protagonista fue parte de una serie de prototipos “de Ases”, siendo los otros los BMW Karmann Asso di Quadri o “As de Diamantes”, y el Asso di Fiori o “As de Tréboles”, basados en los BMW E21 e Isuzu Gemini, respectivamente. A estos tres debería haberse sumado el Asso di Couri o “As de Corazones”, y, de esta forma tener todos los ases de los palos de una baraja de póquer. Pero por desgracia no fue así, y la baraja se quedó a medias.

¿Dónde admirar a este Asso di Piche, ya que comprarlo es imposible? No hemos encontrado información al respecto, pero sabemos que forma parte del fondo de vehículos de Volkswagen Classic. Es un pedacito de historia automovilística e inspiración del diseño de los coches de calle que vendrían durante la década de los 80.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.