Coche del día: Audi 80 (B1)

Coche del día: Audi 80 (B1)

El primer coche de Audi en superar el millón de unidades vendidas


Tiempo de lectura: 3 min.

Cuando mencionados el nombre de Audi 80, todos nos acordamos del modelo de los años 80 y 90, los Audi 80 B3 y B4, pero en realidad, el 80 apareció a comienzos de la década de los 70, concretamente, en 1972. Se le conoció internamente, como cabe esperar, como B1, donde la letra B hacía referencia a su posición dentro del catálogo de la marca y el número, a que era la primera iteración dentro de dicho segmento –denominación interna que se continuó con los Audi A4, por eso, el primer A4 es el Audi B5–.

La historia del Audi 80 es una historia de éxitos y de apertura a una nueva era. Por entonces, la firma de los cuatro aros ya estaba bajo control de Volkswagen, cuyos directivos buscaron dar una nueva vida a la marca y apostar por un concepto más refinado y por una calidad más elevada que en el caso de Volkswagen. La misma historia de Audi había apuntado hacia ese camino desde que la fundó el señor August Horch –quien también fundó la Horch & Cie. Motorwagenwerke AG y August Horch Automobilwerke GmbH, compañía que fabricaba los Audi–.

El encargado de diseñar la primera generación del Audi 80 fue Hartmut Warkuss, quien fue ascendido a director de diseño de Audi en 1976. De hecho, Warkuss fue el responsable de dirigir el diseño de varias generaciones de las series B, C y D de Audi, es decir, llegó incluso a dar forma a los Audi A4, Audi A6 y Audi A8, que en sus primeras generaciones eran los Audi 80, Audi 100 y Audi 200.

audi 80 b1

Aquella primera generación del Audi 80 estaba muy lejos de lo que hoy ofrece cualquier A4, como cabe esperar, incluso resulta muy pequeña por dimensiones. La longitud alcanzaba los 4,18 metros y la batalla solo 2,47 metros, aunque allá por los años 70 resultaba un buen sedán de tamaño medio y una opción interesante para familias –actualmente, las familias no viajan en coches con menos de 4,50 metros de largo–.

La firma de los cuatro aros se caracteriza, por lo general, por posicionar los motores muy adelantados, casi siempre por delante del eje delantero. Eso hace que sus coches sean muy subviradores al colocar mucho peso en el extremo más adelantado del coche. Una característica que ya presentaba la primera generación del Audi 80, que tenía un motor delantero, en posición longitudinal y muy adelantado en el vano motor. Aun así, el especialista Detlef Banholzer, diseñó una dirección con pivotamiento negativo, el primer coche europeo con esa configuración, lo que, según la marca, mejoraba la estabilidad en frenadas.

El Audi 80 B1 se fabricó hasta 1978 y fue el primer modelo de la marca alemana en superar el millón de unidades vendidas. De hecho, la planta de Ingolstadt fue incapaz de hacer frente a la demanda y hubo que repartir la producción del modelo entre la misma fábrica de Ingolstadt, la planta de Volkswagen en Wolfsburg y Emden. Contó con carrocería sedán de cuatro puertas, con carrocería sedán de dos puertas –el coupé– y por supuesto, una carrocería familiar.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.