Coche del día: Aston Martin DB4 Convertible

Coche del día: Aston Martin DB4 Convertible

Un convertible de diseño italiano y corazón británico


Tiempo de lectura: 5 min.

El Aston Martin DB4 Convertible se presentó en los Salones del Automóvil de Londres y París de 1961. Fue diseñado por el estudio milanés Carrozzeria Touring, y sorprendió por su imagen deportiva y sin capota. Como todos los descapotables, el chasis se sometió a unos refuerzos para dotarle de una mayor rigidez que compensase la ausencia de techo. La casa ofrecía como opción un techo rígido desmontable (hardtop) de diseño extraño.

Su tirada fue muy reducida, tan solo 70 unidades de un total de 1.110 DB4 construidos, 30 del Series IV y 40 del Series V, entre 1962 y 1963. Ello hace del DB4 Convertible un vehículo muy codiciado por coleccionistas. De estas 70 unidades la mitad venían equipadas con la mecánica del Vantage, más potente que la convencional.

Hablaremos pues del desarrollo y características técnicas del DB4 para entender la versión Convertible del modelo. Aston Martin empezó a trabajar en el proyecto en 1956. Se partió desde cero, pues todos sus componentes principales eran de nueva factura. Las tres personas más importantes involucradas en su desarrollo fueron John Wyer -gerente general-, Harold Beach -diseño de chasis- y Tadek Marek -diseño de motores-.

Aston Martin DB4 Convertible 2

Su carrocería de paneles de aluminio de elegante, sencillo y depurado diseño iba acompañada de un lujoso interior pensado para el disfrute de sus cuatro ocupantes. Era un vehículo de diseño italiano con corazón británico

Carrozzeria Touring de Milán, al igual que su hermano convertible, utilizó su método de construcción “Superleggera”, por el cual la carrocería de paneles de aluminio se fijaba a un marco tubular de acero construido sobre un chasis tipo plataforma.

El nuevo DB4 se presentó conjuntamente con su hermano DB Mark III en el Salón del automóvil de Londres de 1958. Fue el primer coche de producción capaz de alcanzar las 100 mph -160 km/h- en 21 segundos. Este icónico vehículo supuso una nueva era para Aston Martin y colocó a la marca en la órbita de los deportivos de alto rendimiento de otros fabricantes de automóviles deportivos. En total se construyeron cinco series del DB4.

Las medidas de ambas versiones eran casi idénticas, pues el coupé tenía 4.480 mm de largo, 1.676 mm de ancho y 1.321 mm de alto. La versión convertible tan solo tenía 2 mm más de altura -1.323 mm-. Su peso homologado superaba por poco los 1.300 kg, 1.308 para ser exactos.

Aston Martin DB4 Convertible 3

Era y es un coche que enamora a todos los amantes de clásicos. Su frontal destaca por su gran parrilla cromada con lamas horizontales, presidida en el centro por la insignia de Aston Martin. Dos grandes faros redondos con el marco cromado flanquean la parrilla, con dos pequeños pilotos situados debajo de cada faro. Los cromados se manifiestan también en los paragolpes. También llama la atención la generosa toma de aire del capó.

La línea lateral es sumamente limpia, sin nervios ni florituras que rompan la uniformidad del diseño. Sus preciosas llantas de radios de acero llaman poderosamente la atención, así como el largo voladizo trasero con un paragolpes cromado prolongado hasta el paso de rueda. La trasera muestra igualmente un sencillo diseño, con los pilotos circulares agrupados de tres en tres de forma vertical, y un portón de maletero interrumpido por la placa de la matrícula con su correspondiente tirador de apertura.

Su interior estaba tapizado con cuero, tanto los asientos como los paneles de las puertas. Su volante de tres radios tenía el aro de madera y el cuadro de instrumentos estaba dominado por los dos grandes relojes del velocímetro y tacómetro, acompañados por dos relojes de menor diámetro con indicadores de nivel de combustible y temperatura de refrigerante. Todos ellos llevaban sus aros debidamente cromados. Estaba realizado para ofrecer una gran comodidad a sus cuatro ocupantes.

Aston Martin DB4 Convertible 4

Fotografía: Bonhams

Su motor de seis cilindros en línea de 3,7 litros entregaba 240 CV, permitía superar los 225 km/h y alcanzar los 100 km/h en poco más de 9 segundos

El motor era un bloque de seis cilindros en línea de 3,7 litros (3.670 cm3), con tres válvulas por cilindro, y entregaba 240 CV a 5.000 RPM y 325 Nm a 4.250 RPM. Estos valores le permitían alcanzar las 60 mph (96 km/h) desde parado en 9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 140 mph (225 km/h). La alimentación se realizaba por un carburador doble SU. Los Vantage tenían un tercer carburador SU, amén de otras modificaciones, alcanzando los 266 CV.

La potencia se transmitía a las ruedas trasera a través de dos cajas de cambio posibles, una manual de cuatro marchas con overdrive opcional o una automática Borg-Warner de tres marchas. El equipo de frenos estaba encomendado a cuatro discos macizos de 307 mm y 282 mm de diámetro en los ejes delantero y trasero (respectivamente), con servoasistencia.

El esquema de amortiguación era independiente, con horquillas articuladas, muelles y amortiguadores telescópicos en el eje delantero y un eje rígido De Dion con muelles y amortiguadores de brazo de palanca detrás. Calzaba neumáticos Pirelli 185/VR16. A título de curiosidad, su consumo medio era de 16 l/100 km.

Su precio era de 3.976 libras esterlinas para la versión coupé y de 4.194 libras la versión Convertible. Estos precios actualizados serían unos 68.600-72.360 euros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.